Un universo en expansión

358

Para 2016, Hollywood mostró inquietud en torno a la película, definitivamente, más costosa de la historia con presupuesto de 450 millones de dólares: Batman vs. Superman, el origen de la justicia (2016, Zack Snyder). Estos films de entretenimiento puro han elevado sus presupuestos a estas alturas, ¿es una crisis o la hegemonía de todo un estilo fílmico?

La ola de los cómics resurgió con éxito en Superman (1978, Richard Donner), después del gran momento dorado que fueron las seis temporadas de la serie de televisión (1952-1958) donde George Reeves volaba echado sobre una mesa y con un ventilador en la cara. Reciclar al personaje no fue cosa del otro mundo mejorando trucos ópticos que permitían a Christopher Reeve volar con solvencia y salvar Metrópolis. Superman II (1980, Richard Lester), subió las expectativas del personaje, y la posibilidad de hacer mejores films, cuando el héroe perdió su virginidad, ni más ni menos, y con ello sus súper poderes. Pero la parte III (1983, Lester), sumada a Supergirl (1984, Jeannot Szwarc), un verdadero fracaso, cancelaron la posibilidad de que continuara Superman, héroe acaso demasiado exagerado para la era post-Vietnam. El mito de la supremacía invencible ya no existía.

Fue necesario un héroe más humano, con defectos, sin súper poderes: Batman (1989, Tim Burton) y Batman regresa (1992, Burton) abrieron una nueva era. Mejores efectos visuales y una concepción diferente, con un héroe psicológicamente oscuro. Un interesante punto de partida que se fue al traste con un par de malísimas secuelas: Batman eternamente (1995, Joel Schumacher) y Batman & Robin (1997, Schumacher).

deadpool-gallery-03-gallery-imageLas cosas cambiaron radicalmente con Batman inicia (2005, Christopher Nolan) y con toda la generación de superhéroes mutantes: el Hombre Araña, los X-Men, Iron Man, Capitán América; constelación que invadió las pantallas de cine, televisión e internet con infinidad de propuestas. Básicamente, las cuales han estado en los cómics de las empresas DC & Marvel durante años; verdadero universo de personajes ahora en plena expansión que ya produjo elaboradas sátiras para adultos como Kick-Ass: un superhéroe sin poderes (2010, Matthew Vaughn) y la muy exitosa Deadpool (2016, Tim Miller).

Este universo tuvo varias etapas. La primera, su fundación, fue la tradicional: traspasar el cómic clásico a la pantalla. La segunda reafirmó sus propuestas precisamente con secuelas que fueron exitosas. La tercera fue de deterioro, lo que significó una primera extinción a fines del siglo XX. La cuarta fue su resurrección con mejores recursos. La quinta expande valores más complejos y violentos hasta alcanzar hoy su sexta etapa con la autoparodia y la exageración de una superproducción, como Batman vs. Superman, que de fracasar en taquilla, llevará a otra crisis demostrando que demasiado cómic no es rentable. Pero, de triunfar, implicará que este universo continuará creciendo hasta quién sabe dónde.

 

—–     —–

Frases del cine

“Los X-Men son básicamente producto de mi flojera. Bastó con que dijera que sus poderes provenían de una mutación. Así no tendría que explicar nada más” : Stan Lee

Compartir