Mundos paralelos, películas infinitas

432

Por José Felipe Coria

Las películas basadas en cómics siguen dando de qué hablar. Tras el estreno de Batman vs. Superman, el origen de la justicia (2016, Zack Snyder), que costó la friolera de 450 millones de dólares, comenzó una discusión a otro nivel. ¿Por qué el público no se cansa de estas cintas? ¿A qué deben su permanencia?

batman_el_caballero_de_la_noche_asciende_306146209_900x599

La pronta fatiga que exhibieron los films basados en cómics durante los 1990, no impidió que aparecieran nuevas versiones. Mucho se habla de Batman inicia (2005, Christopher Nolan), que este director convirtió en intensa trilogía con Batman: el caballero de la noche (2008) y Batman: el caballero de la noche asciende (2012), y que dejó al personaje a las puertas de eso que ahora se llama franquicia: una serie de películas protagonizadas por el mismo personaje que puede o no ser interpretado por el mismo actor.

hero_EB20030620REVIEWS306200304AR-1

Caso notable fue Hulk (2003, Ang Lee), luego Hulk, el hombre increíble (2008, Louis Leterrier). En el primer film fue interpretado por Eric Bana y en el segundo por Edward Norton. En esencia era la misma historia con variantes y un estilo visual ligeramente diferente. Más llamativo fue Los 4 fantásticos (2005, Tim Story), que tuvo una secuela en Los 4 Fantásticos y Silver Surfer (2007, Story) y luego un deplorable reciclamiento en Los 4 Fantásticos (2015, Josh Trank). ¿Cómo en tan breve tiempo pueden hacerse estos films?

Tal parece que la idea no es nueva, y el director Zack Snyder en la presentación de Batman vs. Superman la expresó: su Batman pertenece a un universo y el de Nolan a otro. ¿Perdón? Resulta que esta idea surgió tan temprano como en 1961, en un cómic de Flash, en el que el Flash de la Tierra A, Barry Allen, se encontraba con el de la Tierra B, Jay Garrick. Esto dio origen a una compleja mitología que se agrupa bajo el nombre de multiverso: consiste en re-escribir no sólo la historia del cómic original, modificando incluso el uniforme, la personalidad y el nombre del personaje. También el de la historia con mayúscula. Así, en una versión los nazis ganan la Segunda Guerra, por ejemplo. Ambos universos pueden convivir en el espacio pero no en el tiempo.

captain-america-civil-war-sides-beginning-plot-details-revealed-iron-man-s-duh-363673El tema, en realidad, es confuso y genera la creación de demasiados espacios alternativos para que sucedan las historias. Las dos empresas que dominan el mercado, DC y Marvel, apelan a su respectivo multiverso para reciclar personajes e historias y atraer nuevas generaciones. El asunto ya se traspasó al cine y ha dado frutos desiguales mientras películas como Capitán América: Guerra Civil (2016, Anthony Russo & Joe Russo) de Marvel, y The Justice League (2017, Snyder) de DC, amplían esos mundos para crear series infinitas de films en los que todo se recicla cambiando de “universo”; todo empieza de cero una y otra vez.

Y la pregunta sigue siendo, ¿hasta dónde estirar el hilo con costosas cintas y ese recurso del multiverso que a la larga será profundamente incoherente, como ya sucedió en los cómics?

 

 

—–     —–

Frases del cine

“Ahora lo sabemos, ¿no es cierto? Los demonios no provienen del infierno bajo nuestros pies. Vienen del cielo “:Lex Luthor (Jesse Eisenberg) en Batman vs. Superman, el origen de la justicia (2016)

Compartir