Detectives parlanchines

320

¿Gatos que ayudan a resolver una historia policial que se desarrolla en una pequeña ciudad? En Estados Unidos, los cozy mysteries se están convirtiendo en todo un género literario, sin embargo, los lectores aún están divididos acerca de si los animales deben o no hablar. La escritora Sofie Kelly ha cosechado varios éxitos luego de convertir a su personaje, la bibliotecaria Kathleen Paulson, en la heroína de sus novelas. Lo primero que supimos de ella es que nunca quiso ser “una loca con gatos”, pero tras encontrar un cadáver cerca de su café favorito, se da cuenta que sus mascotas tienen poderes mágicos y se convierten en detectives que ayudan a resolver casos de asesinato.

Sofie Kelly, la autora.
Sofie Kelly, la autora.

“Me encanta la idea de que los gatos puedan hablar y de que son inteligentes”, afirma una usuaria del portal literario Goodreads. Sin embargo, hay algunos a quienes las pláticas de los gatos les disgusta y ni que decir la posibilidad de que los animales puedan leer y escribir.

El debate ha llegado nada menos que hasta la Cat’s Writers Association (CWA), la asociación de autores que ya cuenta con más de 300 miembros en los Estados Unidos.

Shirley Rousseau Murphy, exitosa autora, posa con su felino.
Shirley Rousseau Murphy, exitosa autora, posa con su felino.

Una de las escritoras representantes del género, Shirley Rousseau Murphy, se escuda en la libertad literaria para defenderse de las críticas porque su gato Joe Grey y su amiga Dulcie hablan entre ellos. “Para mí esto es como cualquier obra del mundo fantástico”. Un fan casi nonagenario de este tipo de novelas califica esta característica en una reseña en Internet de “extremadamente creíble”. “Si los gatos realmente pudieran leer, hablar y solucionar misterios, lo harían tal como lo hacen los gatos de Rousseau Murphy”, señaló. Según opinan muchos de los seguidores del género, no hay sentimientos más fuertes que la relación entre las personas y sus animales domésticos. “Todos quisiéramos gatos y perros que hablasen y que nos salvaran. Nos ayudaría a evadirnos de lo cotidiano”.

Compartir