Historia de la odontología. Aspectos históricos diversos

1287

Por el C.D. C.M.F. Joel Omar Reyes Velázquez

Desde que comienza a existir el hombre en este planeta se percibe su gran ingenio a través de los fragmentos y restos encontrados. Los primeros registros arqueológicos de tratamientos dentales datan de hace unos 14 milenios, en el norte de Italia: una pieza dental con caries fue operada para eliminar la patología aunque no se utilizaron rellenos dentales. En el 4500 a.C. en Eslovaquia se encontraron restos de piezas en las que sí se utilizaron empastes o rellenos dentales.

Se acepta que la odontología inició en el año 3000 a.C. con los médicos egipcios que incrustaban piedras preciosas en los dientes. Mucho nos dicen acerca de la práctica odontológica de la época los cráneos y estructuras dentales de las antiguas civilizaciones. Los conceptos en odontología estética han estado desde sus inicios íntimamente ligados a los estereotipos culturales prevalecientes de cada época. La ornamentación y decoración dental como distinción social, ha sido una tradición muy arraigada en el mundo antiguo, de acuerdo con los hallazgos y registros encontrados de las diferentes culturas a lo largo de la historia. El hombre ha utilizado una gran diversidad de formas, técnicas y destrezas, como el teñido, coloración, cauterización, modificación de la posición y el modelado de coronas dentales. Varios son los procedimientos utilizados para hacerle frente a las enfermedades dentarias: la fractura intencional, la extracción, la perforación y el tallado o limado, pero muy frecuentemente estos métodos eran para mejorar la imagen personal y por lo general estaban alejados de las clases sociales bajas.

Civilizaciones antiguas. En lo referente a la estética dental, los egipcios fueron los primeros en utilizar la crema dental. Asimismo incrustaban piedras preciosas en los dientes en función del linaje y la estética. Los mayas poseían una gran habilidad para trabajar las piezas dentales; sus motivaciones eran estrictamente rituales y religiosas, su principal incentivo era el adorno personal que en conjunto con la mutilación dental eran esenciales para el ritual. Realizaban diversos trabajos como incrustaciones de piedras (jade, hematita, turquesa, cuarzo, cinabrio, pirita de hierro) en las cavidades dentales perfectamente talladas. Se distinguían además, por realizar el tallado y ennegrecimiento de los dientes. Dichos trabajos rituales eran realizados por artesanos, en su mayoría mujeres. El ingenio maya también desarrolló en forma eficiente, taladros y abrasivos.

Pueblos primitivos. Las incrustaciones de piedras realizados por los mayas, tenían como característica principal que se hacían sobre el diente vivo, y generalmente se hacían en los incisivos superiores e inferiores y en algunas ocasiones en los premolares. Se han identificado más de 50 diferentes tipos de tallado, quizás esto se deba a que cada uno de ellos tenía un significado diferente relacionado con algún ritual. Posteriormente, incas y aztecas tomaron los métodos de los mayas para reconstruir las piezas dentales.

A pesar de que la odontología como parte de la medicina es una rama joven, se conoce de su existencia desde tiempos muy remotos en los que existieron expertos en problemas odontológicos, especialmente en la extracción dental (procedimiento quirúrgico) y cuyas patologías han afectado a la humanidad desde sus mismos orígenes.

Por ésta y otras razones es muy importante para los odontólogos conocer la misma historia desde sus inicios en la escuela dental, para estar conscientes de su papel en la historia de la humanidad. Este conocimiento ayuda a saber los hechos ocurridos, en los que se manifiesta la importante función desarrollada por quienes desempeñan este oficio en ayuda del ser humano enfermo, e igualmente la historia ayuda a recordar figuras eminentes que, desde diferentes culturas, han destacado de forma brillante por su trabajo y han aportado su inteligencia, así como los conocimientos haciendo avanzar cada día en la odontología.   

Aproximadamente 700 años a.C. los etruscos fueron los primeros en utilizar material para implantes, tales como marfil, huesos y conchas de mar, con la finalidad de la restauración y belleza dental, igualmente mostraban un adelanto muy importante en el manejo y vaciado de los metales y un desarrollo notable en la artesanía cerámica, posibilitando, de esta manera, el obtener prótesis dentales muy elaboradas.

Antigua Roma y el Nuevo Mundo. En la antigua Roma eran muy utilizados y comunes los enjuagues bucales, dentífricos y palillos para dientes. En el Nuevo Mundo, específicamente en la zona de Mesoamérica la arqueología ha ratificado la búsqueda de la estética dental; en esta región la costumbre llegó a tener una presencia casi generalizada. En el norte de América fueron encontrados limados dentales provenientes de Illinois, Arizona, Tennessee, Georgia y Texas. Parece que las modalidades norteamericanas eran adoptadas del sur (excepto en el caso de un limado procedente de Texas, el cual data del periodo arcaico). En la Mesoamérica prehispánica, las técnicas empleadas en los trabajos dentales fueron básicamente, además del teñido, como embellecimiento menos permanente, el limado y la perforación parcial. Estas tareas no eran nada simples, la incrustación, procedimiento relativamente complejo, requería parte de la preparación de una cavidad circular diminuta, un ajuste preciso de la piedra a incrustar y su fijación con pegamentos especiales. Por otra parte, la técnica del limado implicaba la reducción selectiva de la pieza mediante materiales abrasivos que entraban en contacto con el esmalte y la dentina. En algunos casos, incluso llegaban a crear daños en la pulpa dental. Después de la conquista del Nuevo Mundo y con la creciente imposición de la cultura occidental comenzó a abandonarse la costumbre de decoración entre los mayas, al igual que otros grupos indígenas de México. Entre tanto, el ingreso de grupos africanos al Nuevo Continente incentivó un reemplazo de los antiguos cánones de la modificación dental, ahora realizada en las modalidades traídas desde la cultura africana.

 

Compartir