Novedades odontológicas

436

COLOCACIÓN DE UN SENSOR INTELiGENTE
PARA CONTROLAR EL MAL DE PARKINSON

Como todos sabemos el Papa Juan Pablo II ha sido uno de los dirigentes de la Iglesia Católica que más ha durado en su pontificado. Inició a una edad joven pero el hecho de estar en el cargo durante más de 25 años hizo que sus capacidades físicas fueran disminuyendo paulatinamente, a tal grado que cuando oficiaba misa se notaba el temblor de sus manos; mismo que iba aumentando conforme lo hacia su edad. Dentro de sus múltiples enfermedades fue diagnosticado con mal de Parkinson, enfermedad que se desarrolla en el tronco del encéfalo, misma zona donde se unen cerebro y médula espinal. Este padecimiento, a grandes rasgos, hace que las neuronas dopaminérgicas, que son las encargadas de controlar todos los movimientos, comiencen a degenerarse y consecuentemente a morir. Al año se detectan aproximadamente unos cuatro millones de casos a nivel mundial. Y la medicina solamente la controla, no la cura ni la quita. Actualmente se trata con un medicamento muy activo, la levodopa, pero que conforme transcurren los años va perdiendo efectividad y los pacientes entran en un periodo de hibernación, o sea que la medicina no les hace nada y entonces los médicos se ven obligados a estar incrementando la dosis, lo que ocasiona que el enfermo presente trastornos psicológicos y disminuciones de la presión arterial con frecuentes pérdidas de la conciencia.

En los países bajos se realizó un ambicioso proyecto, en el cual 23 naciones buscaron mejorar la calidad de vida de los individuos de la tercera edad y una de las iniciativas consistió en colocar un sensor que detecta los síntomas del mal de Parkinson y le avisa a una bomba del medicamento colocada de manera subcutánea para que vaya dosificando, aumentando o disminuyendo la dosis. El mencionado plan cambia la bomba subcutánea por un molar falso capaz de llevar a cabo esta función e ir liberando el fármaco de manera constante. Inicialmente, hay que recordar, que los médicos tenían que enfrentarse a varios problemas para que el enfermo ingiriera las pastillas contra este mal. De manera tal que se optó por fabricar unas bombas por debajo de la piel mediante un catéter o bien directamente hacia el duodeno, de las porciones del intestino delgado. De estas dos maneras de administrar el medicamento unas 100, 000 personas en el mundo utilizan la bomba duodenal y cerca de 50, 000 tienen la vía subcutánea, que a decir verdad es muy incómoda. Jordi Rovira, ingeniero español, logró probar un sensor que fue creado por el Centro de Atención a la Dependencia de la Universidad Politécnica de Cataluña el cual está acoplado a un cinturón de neopreno que se coloca en la cintura del enfermo. Cuando el sensor detecta un temblor ligero en un paciente en reposo, una bomba subcutánea va suministrando la dosis exacta que se requiere para aliviar los síntomas, esto además de utilizar una aplicación del teléfono móvil del enfermo. Los investigadores de este proyecto llamado HELP lo consideran el primer marcapasos del Parkinson. El mencionado ingeniero Rovira considera que el invento podría perfeccionarse y unir el sensor a una muela inteligente capaz de detectar aquellos periodos en que se hace necesario el medicamento, suministrando la dosis exacta para neutralizar la sintomatología. Ya se han hecho ensayos de éste, con 12 pacientes en Madrid, Barcelona y Tel Aviv, los cuales han estado dirigidos por el médico Alejandro Rodríguez Moreno, quien trabaja en la Fundación Privada Sant Antoni Abat.

De acuerdo con Rovira, los resultados preliminares hablan de que se ha conseguido mejorar los síntomas de algunos pacientes y al mismo tiempo reducir la cantidad del fármaco necesaria para ello. Como en toda investigación en sus inicios, esto es caro y cuesta alrededor de 3,500 euros. Frente al costo económico, Rovira afirma que los pacientes van a aceptarlo debido a que las bombas, ya sean duodenales o subcutáneas, representan una solución al problema que es muy invasiva para el enfermo. Otra docena de personas con Parkinson, reclutados en Israel y Palermo, han vivido en sus últimos meses con una muela artificial e inteligente que solamente tenían que reponer cada mañana un cartucho del medicamento en el diente falso. Estos resultados que como ya dijimos son preliminares, en un futuro serán publicadas en una revista médica. Otro encargado del proyecto, el ingeniero Israelí Ben Beiski, explica que se ha comprobado la viabilidad en el uso del dispositivo y para ello planean ir cargando el dispositivo con el medicamento derivado de la levodopa. De hecho, se trata de una prótesis dental, concebida hace una década y patentada por la empresa alemana HSG-IMIT y la israelí Peh-Med, probada con éxito en otros ensayos relacionados en el tratamiento contra los adictos a la heroína. Igualmente Rovira advierte que no hay que crear falsas expectativas, sobre la bomba o muela, para no pensar que son una panacea. Los pasos siguientes de esta investigación serán llegar a acuerdos con una compañía farmacéutica que tenga la capacidad de realizar un ensayo clínico en un millar de enfermos, para demostrar científicamente los beneficios de dicho proyecto. http://dentalw.com/news/224.htm

EL ANÁLISIS DE LA SALIVA
PUEDE PREDECIR LA DEPRESIÓN

En Londres, Inglaterra, un grupo de científicos midieron la presencia de la hormona cortisol en adolescentes. Descubrieron que aquellos con elevados niveles tenían un riesgo 14 veces mayor de sufrir una depresión mayor en sus años posteriores de vida, que aquellos con niveles bajos o normales de dicha hormona. Este análisis fue probado en adolescentes varones y mujeres y se observó que fue más efectivo en los hombres. Cerca de una de cada seis personas sufren depresión clínica en algún momento se su vida. En la actualidad no existe un análisis biológico para detectar la depresión. Joe Herbert, de la Universidad de Cambridge y uno de los autores de este estudio, opina que es el surgimiento de una nueva forma de examinar las enfermedades mentales y no sólo se depende de lo que informa el paciente durante el interrogatorio sino que ahora ya se pude medir dentro de él.

Herbert y sus colaboradores examinaron a un grupo cerca 1,800 jóvenes de entre los 12 y 19 años de edad, estudiando sus niveles de cortisol con análisis de saliva y agregándolos a la información proporcionada por ellos en cuanto a sus síntomas depresivos, teniendo un seguimiento con ellos de cerca de tres años. El estudio fue financiado por el Wellcome Trust, y los resultados publicados por la revista Proceedings of the National Academies of Science fueron los siguientes: que aquellos adolescentes con altos niveles de cortisol y bajos niveles de depresión fueron 14 veces más susceptibles a sufrir depresión clínica comparados con otros jóvenes que tenían niveles normales de la hormona, mientras que las adolescentes con niveles de cortisol similarmente elevados apenas fueron cuatro veces más susceptibles. Esto originó que los expertos opinaran que el cortisol puede afectar de manera diferente a hombres y mujeres. Carmine Pariante profesor de psiquiatría del Instituto de Psiquiatría en el King´s College de Londres afirmó que todas las hormonas, incluyendo las de tipo sexual, afectan las funciones cerebrales y el comportamiento de una persona. De todos es sabido que un hombre y una mujer nunca son iguales ni en el aspecto físico ni en el psicológico. Su producción de hormonas es diferente para poder inducir la aparición de los caracteres sexuales secundarios. Igualmente se dice que las mujeres son más sentimentales y tienden a deprimirse con mayor facilidad. Asimismo dijo que las hormonas específicas del sexo, andrógenos para los hombres y estrógenos y progesterona para las mujeres, pudieran reaccionar de forma diferente al cortisol. En este estudio los niveles de la hormona se tomaron con base en una muestra de la saliva de cada paciente. http://dentalw.com/news/234.htm

Compartir