Las malposiciones dentarias

1736

POR EL C.D. C.M.F. JOEL OMAR REYES VELÁZQUEZ

Para comprender mejor los diferentes tipos de maloclusiones es necesario definir los siguientes términos: se llama oclusión a la relación mutua producida al cerrarse ambos maxilares, superior e inferior. Oclusión normal es aquella en que la posición y angulación de los dientes es normal, el vínculo entre los maxilares es buena y la función muscular y nerviosa son normales. Por su parte, el término maloclusión involucra cuatro sistemas: dientes, hueso, músculos y nervios. De tal manera que una malposición dentaria conlleva a que las piezas dentarias superiores e inferiores no articulen, encajen o engranen con normalidad, y por lo tanto se origine maloclusión dentaria. Éstas se clasifican según sus causas en dentarias, esqueléticas, funcionales y mixtas. Existe también otra manera de catalogarlas en dos grupos: displasias dentales y displasias esqueléticas.

Displasias dentarias

Existe una maloclusión dentaria cuando las piezas individuales en uno o ambos maxilares se encuentran en relación anormal entre sí. Sólo el sistema dentario está dañado. Esta afección puede estar limitada a un par de dientes o puede perjudicar a la mayor parte de los existentes. La relación de los maxilares se considera normal, el equilibrio facial es en su mayoría bueno y la función muscular se observa normal. En estas displasias casi siempre existe falta de espacio para que los dientes se acomoden, esto puede deberse a ciertos factores locales como la pérdida prematura de dientes deciduos, retención prolongada de los mismos, pero es posible que se deba más al patrón hereditario básico, quizá a la discrepancia en el tamaño. La relación de los planos inclinados y la conformación de los dientes a la forma de la arcada, dictada por la confirmación de los maxilares, es imperfecta. Los incisivos pueden ser girados; los caninos carecen de espacio suficiente para erupcionar en su sitio normal, dentro de la arcada dentaria; los premolares pueden encontrarse parcialmente incluidos o pueden erupcionar en dirección vestibular o lingual a su posición normal en la arcada dentaria. Los segmentos molares pueden haberse desplazado en sentido mesial, obligando a los dientes anteriores a ocupar posiciones de maloclusión.

Displasias esqueléticas

Las irregularidades de los dientes individuales pueden encontrarse o no en esta categoría especial, pero la relación del maxilar superior con el inferior y la de éstos con el cráneo ejercen una gran influencia sobre los objetos ortodónticos y el tratamiento. Con frecuencia, los sistemas óseos, neuromusculares y dentarios están afectados con actividad compensadora o de adaptación de los músculos para acomodarse a la displasia esquelética. Pocos sucesos de maloclusión son problemas exclusivamente esqueléticos.

Displasias esqueletodentarias

Esta categoría incluye aquellas en las que no solamente los dientes, solos o en grupos, se encuentran en malposición, sino que existe una relación anormal entre el maxilar superior e inferior, y ambos con la base del cráneo. Además de los dientes mal situados, el maxilar inferior puede encontrarse demasiado hacia adelante o hacia atrás con respecto al maxilar superior o la base del cráneo, o la dentición superior puede encontrarse demasiado hacia adelante o hacia atrás con respecto a uno de ellos o a ambos. La función muscular generalmente no es normal en este grupo. Se encuentran afectados los cuatro sistemas tisulares; es decir, una malposición conlleva a una maloclusión. Para entender un grupo de entidades es necesario dividirlas en grupos y subgrupos basados en ciertas semejanzas. En este caso la clasificación es la descripción de las desviaciones dentofaciales de acuerdo con una característica en común o normal. Dependiendo de qué parte de la unidad bucal y maxilar es anómala, en general se pueden dividir en tres tipos:

• Malposiciones dentarias individuales
• Mala relación de los arcos dentarios o de los segmentos dentoalveolares
• Malos nexos esqueléticos

Estos tres tipos pueden existir individualmente en un paciente o en combinación con compromiso mutuo dependiendo del lugar donde se localiza la anomalía.

Una maloclusión dental existe cuando piezas individuales en una o ambas arcadas están anormalmente relacionadas, y únicamente el sistema dental se encuentra involucrado; esta condición puede estar limitada a una o dos piezas dentarias.

De hecho la maloclusión dentaria o malposición de los dientes consiste en una desviación de la correcta oclusión dental. Una de las funciones más importantes de los dientes es la masticación, para la cual es muy importante que exista un adecuado contacto entre las arcadas dentarias superior e inferior.

Para lograr la función de la masticación es muy importante que los dientes se encuentren correctamente alineados. En los casos en que el contacto entre las arcadas dentarias no es el adecuado se producen los cuadros de maloclusión, la cual en ocasiones necesitará tratamiento. Esto generalmente se realiza cuando se afecta la función masticatoria o al momento de existir una importante afectación de tipo estético.

De acuerdo con la OMS las maloclusiones ocupan el tercer lugar de prevalencia dentro de las patologías en salud bucodental, después de la caries dental y de las periodontopatías.

Sufrir de maloclusión causa problemas en el desarrollo facial y craneal, altera no sólo la relación normal de los dientes entre sí y la de los maxilares; sino que todas las funciones asociadas con el sistema estomatognático como la: masticación, deglución, fonación, respiración, además de los efectos sobre autoimagen y autoestima en la apariencia física. También genera cambios en la armonía, simetría y proporción facial. Por eso se evidencia la necesidad de evitar la presencia de maloclusiones en la población y de favorecer la normalidad y salud en la comunidad.

Edward Angle estableció una clasificación basada en la relación de cúspides entre los primeros molares superiores e inferiores, la cual ha sido tomada como patrón de referencia para las de origen dentario.

La maloclusión se refiere a cualquier grado de contacto irregular de los dientes del maxilar superior con los del maxilar inferior, lo que indica una desproporción entre el tamaño de los maxilares superiores e inferiores o entre el tamaño del maxilar y el diente, lo anterior provoca un apiñamiento de los dientes. En la mayoría de los adolescentes podemos encontrar gran cantidad de problemas bucodentales de los cuales uno de ellos son las maloclusiones. En la práctica odontológica diaria es común observar las diversas anomalías en la oclusión que existen en la población y lo difícil que resulta implementar un adecuado diagnóstico de dichos padecimientos; así como la elección de un buen tratamiento.

La posición de los dientes dentro de los maxilares y la forma de la oclusión están determinadas por procesos de desarrollo que actúan sobre los dientes y sus estructuras adyacentes durante la  formación, crecimiento y modificación posnatal.

La oclusión dentaria es diferente entre los individuos, según el tamaño y forma de los dientes, la posición de los mismos,  el tiempo y orden de erupción, la dimensión y forma de las arcadas dentarias y el patrón de crecimiento craneofacial.

Se reconoce ahora que la relación anteroposterior entre el maxilar y la mandíbula, con la base del cráneo, es de vital importancia. Irregularidades dentales individuales pueden estar o no presentes en esta categoría en particular, pero la relación del maxilar con la mandíbula y de éstos con el cráneo es anormal en pacientes catalogados con displasia esquelética facial. Frecuentemente, el sistema óseo, el sistema neuromuscular y sistemas dentales están envueltos con actividad muscular adaptativa o compensatoria para que se adapte la displasia esquelética.

Los dientes apiñados, irregulares y protruyentes han supuesto un problema para muchos individuos desde tiempos memorables, y los intentos para corregir esta alteración se remontan como mínimo 1.000 años a.C.

Ya en el siglo V a.C. se interesaban por la mala alineación de los dientes. El primer método de tratamiento ortodóncico en la historia está asociado con Celso (siglo I d.C.) en el que intentaba evitar el apiñamiento de los dientes mediante la extracción de los de leche que no se han caído para que salgan los permanentes.

Diferentes tipos de oclusión

Lo normal es que los dientes estén correctamente alineados, eso sería una oclusión normal o tipo I. En esta situación el primer molar inferior está un poco por delante de su equivalente superior; supone la posición normal. En la tipo II (la más frecuente en la población infantil) el primer molar inferior está por detrás de donde debería estar. Esto hace que los incisivos superiores puedan parecer prominentes o que la barbilla tenga el aspecto de estar ligeramente desplazada hacia atrás (lo que se denomina retrognatia). Mientras que en la tipo III ocurre exactamente lo contrario que en la anterior, el primer molar inferior está desplazado hacia delante, por lo que la barbilla parece prominente (se denomina prognatismo).

Otros tipos de clasificaciones establecen que además pueden haber sobremordidas (los incisivos superiores cubren a los inferiores) y mordidas abiertas (los incisivos no contactan entre sí al estar desplazados hacia fuera), o bien mordidas cruzadas.

El apiñamiento dentario o malposición dental ocurre cuando los maxilares son pequeños y los dientes no pueden alinearse correctamente. Se puede intuir que cuando no hay espacio libre entre los dientes de leche, entre los 5 y 8 años de edad.

Etiología

Parece que existe un importante componente hereditario, que se vincula con ciertos tipos de malformaciones que afectan cráneo o cara. Algunas enfermedades también pueden influir en su aparición. Las anomalías en los dientes obviamente generan la aparición de este tipo de problemas.

Con mayor frecuencia el origen de las maloclusiones puede ocurrir por usar el chupón demasiado tiempo o porque el niño se chupe constantemente el dedo o acostumbre morder o chupar lápices u otros objetos. En los infantes ya mayores se puede producir porque presentan deglución atípica, es decir, al deglutir apoyan la lengua sobre los incisivos en lugar de hacerlo sobre el paladar. Los niños que respiran por la boca y aquellos que padecen bruxismo también pueden presentar alteraciones en la posición de sus piezas dentales con mucha frecuencia.

Diagnóstico

Se hace durante una revisión odontológica de rutina, al pedirle al niño que muerda o junte sus dientes, observándose las desviaciones. Para ello debe apoyar los molares superiores sobre los inferiores y quedarse quieto. Deben igualmente solicitársele estudios radiográficos: cefalograma frontal, lateral y ortopantomografía. También será necesario tomarle modelos de estudio para su análisis.

Es muy probable que los padres ya hayan observado previamente que el menor tiene los dientes chuecos o que no contactan bien y se lo hagan saber al dentista.

Es importante que durante la consulta el dentista observe la posición de ambos labios y su hidratación. En muchas ocasiones el niño no puede cerrarlos con facilidad o los tiene resecos por ser un respirador bucal. Igualmente revisar sus manos, dedos y uñas.

Tratamiento

a) Niños entre 3 y 8 años de edad. A esta edad ni siquiera hay que pensar en la posibilidad de efectuarle un tratamiento ortodóntico.

b) Niños entre los 7 años, adolescencia y con dentición mixta. Esta es una edad muy complicada ya que se encuentran presentes en la boca dientes tanto de leche como permanentes, resulta difícil predecir qué va a ocurrir. Algunos de los tipos de aparatos más utilizados en ortopedia maxilar son:

• Activador de Andresen-Häupl
• Modelador elástico de Bimler
• Regulador de función de Fränkel
• Aparatos vestibulares: Bumper y Lip Bumper
• Aparatos linguales: Rejillas o rastrillos
• Otros: Bionator de Balters, Activador abierto de Klammt, Kinetor, Placas Planas, etcétera.

Prevención de las maloclusiones

Si existe predisposición genética (como mandíbulas pequeñas) es difícil.

Cuando la causa está relacionada con hábitos incorrectos, resulta importante educar al niño para corregir éstos.

Referencias bibliográficas

  1. http://mapaodontologico.blogspot.mx/2009/02/clasificacion-de-lisher-en-las.html
  2. http://notodoespediatria.com/2013/05/14/malposicion-de-los-dientes-maloclusion-dentaria/
Compartir