Las manifestaciones bucales de los respiradores bucales

398

POR EL C.D. C.M.F. JOEL OMAR REYES VELÁZQUEZ

La respiración bucal constituye un síndrome que puede ser ocasionado por causas obstructivas, hábitos o problemas anatómicos. Este síndrome es un conjunto de signos y síntomas característicos provocados por una alteración patológica de la función nasorrespiratoria. Está debidamente comprobado que el hábito de tener una respiración bucal o mixta ocasiona perjuicios al ser humano; algunos de ellos son bastante visibles, como las asimetrías faciales y los problemas posturales, otros son menos perceptibles entre ellos algunos desajustes en la oclusión dentaria.

Partiendo de la base de que la respiración es el mecanismo fundamental para la vida del organismo, lo normal es que se realice por vía nasal. Sin embargo, pueden existir algunas dificultades en las vías respiratorias superiores que condicionan al cuerpo a realizarlo por la boca.

La respiración bucal es un hábito muy común en aquellas personas en edad de desarrollo, a causa de obstrucciones de las vías aéreas superiores, desviaciones del tabique nasal, adenoides inflamadas, etcétera. Aunque la mayoría pueden respirar tanto por la nariz como por la boca y en los casos en que la respiración bucal se vuelve crónica empiezan a aparecer cambios tanto en la oclusión dental como a nivel facial, situación referida por algunos autores como “facies adenoideas”, cara alargada, ojos caídos, ojeras, nariz estrecha, narinas pequeñas, labio superior corto e incompetente y labio inferior grueso y evertido; o el también llamado “síndrome de cara larga” por la posición siempre abierta de la mandíbula para permitir el paso del aire.

Sintomatología

Los síntomas más comunes son:

• Falta de aire o insuficiencia respiratoria

• Cansancio rápido al realizar actividades físicas

• Dolor en los costados y en la musculatura del cuello

• Disminución del sentido del olfato y del gusto

• Halitosis

• Boca seca

• Dormir mal y roncar

• Somnolencia durante el día

• Ojeras

• Escupir al hablar

• Problemas de oclusión dental

• Alteraciones posturales

• Función incorrecta de los órganos fonoarticulatorios

La correcta función respiratoria

El sistema respiratorio es un conjunto de órganos tubulares y alveolares situado en la cabeza, cuello y cavidad torácica, a través de la función respiratoria son responsables de los intercambios gaseosos que se producen entre el organismo y el medio ambiente. El aire entra por succión y circula por la cavidad nasal, faringe, laringe, traquea y bronquios antes de llegar a los pulmones. La integridad de estas estructuras es vital para permitir una respiración eficiente. Un adulto inspira una media de siete litros de aire por minuto y durante un ejercicio físico puede respirar hasta 100 litros por minuto. Un recién nacido realiza 40 inspiraciones por minuto, un bebé de un año 24 inspiraciones y un adulto apenas 14.

La nariz está formada por una estructura osteocartilaginosa que se encuentra dividida por el tabique. Las fosas nasales son el segmento inicial del sistema respiratorio. La comunicación con el medio externo se da a través de dos orificios llamados narinas; éstas tiene formatos diferentes dependiendo, por ejemplo, del grupo étnico. En la raza blanca son alargadas y en la negra oblicuas. Las de tipo estrecho dificultan la entrada del aire.

La comunicación interna de la nariz con la nasofaringe se da a través de las coanas. En la pared lateral de la cavidad nasal se encuentran los tres cornetes (superior, medio e inferior). Los espacios entre ellos se llaman meatos de los cuales también existen tres: superior, medio e inferior. En el inferior desemboca el canal lacrimal; por lo que hace al meato medio se comunica a través de unos orificios con los senos paranasales anteriores: frontal, maxilar y etmoides anterior, mientras que el meato superior entra en comunicación con los senos posteriores: etmoides superior y esfenoides.

La parte más estrecha de la fosa nasal es la válvula nasal, regulador dinámico del paso de la corriente de aire ofreciendo una resistencia nasal. La inspiración es una acción dinámica, producto de acciones musculares voluntarias y reflejas. La espiración es pasiva. El filtrado y purificación del aire se dan por una acción mecánica de los vellos del vestíbulo nasal, de la función ciliar, así como de la acción química y bactericida del moco nasal. El calentamiento del aire inspirado está garantizado por la irradiación de calor de las venas, arterias y de la copiosa irrigación de la mucosa nasal.

Asimismo, participa en la función termorreguladora general del organismo. Por lo tanto, el que el aire pase por la nariz contribuye en el mantenimiento de la temperatura corporal, además de la propia salud de la membrana mucosa nasal.

Tratamiento

Debe ser proporcionado por medio de aparatología intrabucal, motivación personal y cambios en los hábitos y posturas de dormir.

Referencias bibliográficas

1. Síndrome del respirador bucal. Aproximación teórica y observación experimental.Ruiz-Varela MA, Cerecedo-Pastor A. Cuadernos de Audición y Lenguaje, No. 3, Sección A, páginas 13-58, Febrero 2002.
2. http://ariane09.blogspot.mx/2009/12/los-respiradores-bucales-y-sus.html

Compartir