Férulas en odontología

386

POR EL C.D. C.M.F. JOEL OMAR REYES VELÁZQUEZ

Dispositivos fabricados ya sea por el técnico dental o por el mismo odontólogo, si es que cuenta con laboratorio en su consultorio, confeccionados de materiales plásticos o resinas acrílicas que recubren total o parcialmente los arcos dentarios, dependiendo del uso que se les vaya a dar. Pueden utilizarse en prostodoncia, cirugía bucal, periodoncia, para resolver problemas de la articulación temporomandibular, en operatoria dental, ortodoncia y traumatología. A todos los dentistas se les enseña a elaborarlas, así como sus indicaciones y contraindicaciones.

Objetivos de una férula

• Blanquear los dientes. Sirven para contener los agentes blanqueadores sobre la superficie de las piezas dentales por un tiempo determinado. Pueden usarse en el consultorio o bien en casa del paciente.

• Mantenimiento en ortodoncia. Una vez que finaliza el tratamiento para corregir las malposiciones dentales, es necesario colocar sobre los órganos dentarios unas férulas que impidan el movimiento de los mismos, esto sólo por cierto tiempo.

• Periodontales. Las enfermedades periodontales ocasionan la pérdida del soporte óseo y con esto se incrementa la movilidad de los dientes. Una vez terminado el tratamiento periodontal respectivo, evita que los dientes continúen moviéndose y favorece la cicatrización de los tejidos con lo que se recupera el soporte óseo.

• Oclusales o de descarga. Son utilizadas por los protesistas después de una rehabilitación dental completa, con la finalidad de modificar poco a poco la oclusión del paciente y sin ocasionar daños a las estructuras periodontales o articulares.

• Quirúrgicas. Son utilizadas para evitar el movimiento de los dientes, posterior a un procedimiento quirúrgico; en el caso de cirugía ortognática, para reposicionar los huesos en su nueva posición planeada y también se confeccionan en los niños con labio y paladar hendido (aunque reciban otro nombre el principio es el mismo).

Funciones de una férula quirúrgica

Asegurar los cóndilos en la posición céntrica deseada, de forma previa a la separación quirúrgica de los maxilares.

En segundo lugar, para colocar la forma tridimensional respecto al maxilar opuesto de acuerdo con lo planificado en el segmento del maxilar operado.

Tipos de férulas quirúrgicas

• Férula Céntrica (azul). Sirve para posicionar la mandíbula a la base craneal, es decir, para la fijación del lugar de la articulación temporomandibular.

• Férula de posicionamiento (roja). Exclusivamente utilizada en cirugías bimaxilares, para que pueda posicionarse de manera correcta y adecuada en su nuevo sitio.

• Férula definitiva (transparente). Se emplea para reposicionar el reborde dentoalveolar inferior en la posición terapéutica determinando así la oclusión posoperatoria definitiva.

Procedimiento para confeccionar las férulas

• Férula de posicionamiento. Los modelos de yeso deben estar secos para poder trazar la escala de orientación y para ello se utiliza un marcador resistente al agua. Las líneas de referencia verticales en el maxilar superior, son señaladas entre el modelo y la base en el área de los incisivos laterales, entre el canino y el premolar y sobre los primeros molares. En la mandíbula los trazos se realizan en el área de los incisivos centrales, entre el canino y el premolar, así como debajo de los primeros molares. Las líneas de referencia deben corresponder al eje vertical de los dientes. Después, el pin (vástago) del articular se coloca en la posición “O”, el modelo superior se retira del zócalo del articulador y se reposiciona de acuerdo con el plan quirúrgico, fijándolo al zócalo con cera pegajosa. Si interfieren superficies de yeso, el zócalo del articulador es recortado, no el modelo. Las arcadas dentales son cubiertas de la misma manera con cera. De nuevo se incrementa la altura del pin o vástago del articulador en 2 mm y la segunda férula (roja) se fabrica exactamente de la misma forma que la primera, agregando el acrílico, terminándola y puliéndola. Al detallar las tres férulas se debe prestar especial atención en que no presente mucha fricción al colocarse sobre los modelos.

• Férula definitiva. Inmediatamente después, la tercera férula (transparente) puede ser fabricada. El pin del articulador se vuelve a colocar en la posición “O” y la cirugía del modelo de la mandíbula puede comenzarse. Por lo tanto, el modelo inferior es cortado del zócalo del articulador, reposicionado con base en lo planeado en sus tres dimensiones y si es necesario, se recorta la superficie de yeso del zócalo que interfiere. El modelo se fija firmemente con cera pegajosa. La limitación de cera se coloca alrededor de los dientes y el pin del articulador se eleva 2 mm de manera idéntica que con las otras dos férulas. Después de hidratar y aislar se agrega el acrílico y se termina. .

El otro tipo de férulas que no son quirúrgicas, sirven para el tratamiento de disfunciones articulares y pueden elaborarse de acrílico o acetato, siempre de acuerdo con un protocolo de uso; otras de ellas de utilizan para ferulizar dientes en el caso de periodontopatías.

Compartir