Periodontitis

1289

POR EL C.D. C.M.F. JOEL OMAR REYES VELÁZQUEZ

Existen dos enfermedades bucales que a nivel mundial predominan en el ser humano: por un lado la caries dental y por el otro las llamadas enfermedades periodontales. Estas últimas se clasifican de diversas maneras y en el presente trabajo se hará una recopilación de lo que se refiere a la periodontitis. Este término implica forzosamente la inflamación y afección, aguda o crónica, de los tejidos de soporte de los dientes: encía, cemento, ligamento periodontal y hueso alveolar. De esta manera, las manifestaciones clínicas podrán ser variadas, dependiendo de su naturaleza, etiología y extensión. Para la mayoría de los autores esto es debido a un desequilibrio entre la interacción inmunológica del huésped y la flora de la placa dentobacteriana que coloniza el surco gingival. Los tejidos se inflaman y se produce lo que inicialmente se llama gingivitis, etapa en la que los cambios pueden revertirse una vez que se hayan eliminado los factores causales. La encía sufre cambios de color, volumen, hay sangrado y se incrementa en fluido crevicular. Básicamente éste es el inicio de lo que se conoce como enfermedad periodontal. Si no se hace nada, la enfermedad avanza y comienza la destrucción de los tejidos periodontales, presentándose cambios irreversibles y estableciéndose de lleno la enfermedad periodontal que desde 1999 fue definida como: “enfermedad inflamatoria de los tejidos de soporte de los dientes causada por microorganismos específicos que producen la destrucción progresiva del hueso alveolar y fibras del ligamento periodontal con formación de bolsas, recesión o ambas”.

Esta es la típica periodontitis en la que además de inflamación de las encías se produce una pérdida de la inserción de las fibras colágenas que se insertan en el cemento radicular del diente, y constituye la forma crónica de la enfermedad que anteriormente se conocía como periodontitis del adulto, ya que generalmente se presenta a partir de los 35 años de edad. Es la causa principal de pérdida de dientes en los adultos. Más de la mitad de la población adulta, y 3/4 partes de la población mayor de 35 años tienen alguna forma de enfermedad periodontal.

De manera general y de acuerdo con Haffajee y Scoransky (1994), las bacterias más frecuentes en las afecciones periodontales son: Actinobacillus actinomycetemcomitans, Bacteroides forsythus, Campilobacter rectus, Eubacterium nodatum, Fusobacterium nucleatum, Peptostreptococcus micros, Porphyromona gingivalis, Prevotella intermedia, Prevotella nigrescens, Streptococcus intermedius y varias especies de Treponemas.

Otra forma de clasificarlas es de acuerdo con su evolución clínica y se utilizó hasta hace poco una escala que se basaba en la edad de aparición y a la velocidad de su progresión. Según ésta, las periodontitis podrían ser de progresión lenta y de progresión rápida, así como periodontitis del adulto y periodontitis de inicio precoz (entre las que tenemos la periodontitis juvenil, prepuberal, rebelde o refractaria y la ulceronecrotizante. Fue así como en diciembre de 1999, Armitage Gary sugirió cambiar radicalmente la terminología de las enfermedades periodontales y gingivales, lo que fue aceptado, y por ejemplo la llamada Periodontitis del adulto, se cambió por periodontitis crónica (localizada o generalizada); la periodontitis de inicio precoz por periodontitis agresiva y las periodontitis refractarias por periodontitis crónica refractaria o periodontitis agresiva refractaria.

Tratamiento

Acudir con el odontólogo o periodoncista para eliminación del sarro dental, control de placa dentobacteriana, técnica de cepillado, probablemente algún procedimiento quirúrgico y administración de antibióticos vía oral. Es muy importante utilizar de manera permanente un antiséptico bucal antes, durante y después de la manipulación periodontal.

Compartir