Gingivitis

190

POR EL C.D. C.M.F. LUIS ENRIQUE LOERA TORRES

Las enfermedades de las encías pertenecen a una gran familia de patologías diferentes y complejas, que resultan de variadas etiologías. Los diversos autores las engloban como afecciones puras de la encía, las cuales pueden ser el inicio de la enfermedad periodontal. Su prevalencia es alta en la población. La gingivitis puede detectarse en cerca del 50 % de los individuos mayores de 19 años, asimismo parece que los varones resultan más afectados que las mujeres, independientemente de la edad. Del mismo modo, se ha visto que los índices de gingivitis tam- bien se diferencian en relación a los factores raciales, y aunque las variaciones entre etnias son pequeñas, la inflamación gingival es más prevalente entre los sujetos caucásicos. La gingivitis es frecuente, siendo en su forma simple de carácter benigno.

En términos generales se acepta que la gingivitis es la inflamación marginal de la encía debido a la infección bacteriana inespecífica de ésta. La presencia de placa dentobacteriana a nivel supra y subgingival es un fenómeno constante e inevitable en la mayoría de los individuos. Se sabe también que es posible mantener sana la encía y obviamente al periodonto cuando la cantidad de  esta placa es pequeña la virulencia de las bacterias es reducida y los sistemas defensivos del huésped son positivos.

Tipos de gingivitis

Podemos distinguir varios tipos de acuerdo al factor causal; en cualquier caso el tratamiento se debe hacer lo antes posible para evitar el avance del padecimiento a estadios más graves que pueden llevar a consecuencias irreversibles.

Gingivitis relacionada con la placa dentobacteriana

Loe y colaboradores, en 1965, llevaron a cabo una investigación llamada “Gingivitis ex-perimental en el hombre” en la que se demostró que, a partir de una superficie dental limpia, en la mayoría de los pacientes la acumulación de placa durante un periodo de dos a tres semanas daba como resultado una gingivitis manifiesta. A causa de este almacenamiento se alteran los componentes de la flora que forman la placa, en los primeros días aparecen cocos grampositivos y espirilados, posteriormente filamentos y finalmente espiroquetas (gramnegativas). La encía reacciona al aumento cuantitativo y a la
alteración cualitativa de la placa con una inflamación de intensidad variable. Existen una serie de factores naturales que favorecen la retención de placa; la presencia de sarro o cálculo supra y subgingival, el apiñamiento dentario, el límite amelo-cementario y la respiración bucal. Otros factores añadidos que conllevan la acumulación de placa son la presencia de restauraciones dentales desbordantes o prótesis mal ajustadas, por ejemplo. Hay que resaltar la importancia de un excelente control de placa en los pacientes portadores de aparatología de ortodoncia, ya que esta es otra causa para que se incremente la retención de placa y, en consecuencia, de la posible aparición de gingivitis.

• Gingivitis simple o marginal crónica. Es la forma más común de enfrmedad gingival, puede permanecer estática durante lapsos largos de tiempo o bien proceder a la destrucción de las estructuras de soporte del diente, en cuyo caso se habla del establecimiento de una periodontitis. Las causas de esta progresión no se conocen con toda claridad; sin embargo, la progresión es frecuente, ya que algunas modalidades de gingivitis
se encuentran en 70 % de la población adulta. Su característica principal es que se trata de un padecimiento reversible, mediante un adecuado control de placa. Clínicamente existe inflamación, enrojecimiento, sangrado espontáneo, al cepillado o al sondaje, cambios en su forma, cambios en su textura, etcétera.

• Gingivitis avanzada por factores sistémicos. Las encías pueden enfermarse a consecuencia de otro tipo de enfermedades sistémicas y por lo general ya se relacionan con periodontitis, así tenemos: gingivitis relacionada con fármacos, con leucemia o déficit de vitamina C, embarazo, pubertad, la ocasionada por la ingesta de anticonceptivos orales, la GUNA, la observada en pacientes con SIDA, etcétera. Se acompaña de sangrado, dolor, mal olor.

Gingivitis no asociada con la placa dentobacteriana

Se caracteriza por falta de respuesta al control mecánico o químico de la placa dentobacteriana y por una distribución de la inflamación en sentido ápico-coronal, o sea que no tiene predilección por el margen gingival. Se observa en enfermedades tales como: pénfigo, lupus eritematoso, gingivitis descamativa, sífilis, histoplasmosis, actinomicosis, herpangina, herpes zóster, fibromatosis gingival idiopática, eritema multiforme, liquen plano, psoriasis.

Prevención y tratamiento

Eliminar la placa, sarro, aplicar una buena técnica de cepillado, utliizar enjuagues que oxigenen los tejidos y una buena alimentación.

Es importante resaltar que de no tratarse la inflamación de las encías dañará en forma progresiva el hueso alveolar y ligamento periodontal, que terminará con destrucción del hueso, movilidad dental y posterior pérdida del diente, así como halitosis; en los pacientes con enfermedades sistémicas de base como diabetes, hipertensión arterial y cardiopatías constituyen verdaderos fo- cos sépticos.

Referencias

1. Matesanz-Pérez P, Matos-Cruz R, Bascones-Martínez A. Enfermedadesgingivales: una revisión de la literatura. Av Periodon Implantol. 2008; 20, 1: 11-25.

2. http://salud.ccm.net/faq/ 6670-gingivitis-factores-sintomas -y-tratamiento

Compartir