Novedades odontológicas

131

LA BIOESTÉTICA ES LA BASE DE LA ODONTOLOGÍA MODERNA

De acuerdo al Dr. Didier Dietschi, quien es un referente a nivel en la odontología estética, y una de las figuras más reconocidas a nivel internacional en este campo, tuvo un encuentro científico en Madrid, en la sede del Colegio de Odontólogos y Estomatólogos y en el que se le realizaron las siguientes preguntas, respondiendo con sus conceptos, de la siguiente manera:

—En qué consisten los últimos avances en restauraciones estéticas? ¿Cuál ha sido la evolución en los últimos años?

—El objetivo principal es mejorar la estética de la sonrisa con medios conservadores, quitando todo riesgo biológico y evitando fragilizar el diente, es decir sin preparación previa; lo que llamamos el «no-prep» que realizamos principalmente con las técnicas de pegamento directo y la aplicación del composite. Es también la técnica llamada «bioestética».

—¿Cuál es el potencial de los composites actuales?

—Los composites actuales han evolucionado mucho desde sus indicaciones tradicionales como material de obturación (sobre dientes anteriores y posteriores). Hoy están utilizados de manera universal en Odontología Restauradora, por lo que van mucho más allá de su utilización inicial, es decir en las técnicas directa o indirecta. También se pueden aplicar en todas las zonas de la boca, tanto por motivos estéticos como funcionales, por ejemplo para la elaboración de carillas, esconder manchas, modificaciones de formas, tratamiento de desgaste dentario, inlays y onlays, etcétera.

—¿En qué consiste la bioestética?

—La bioestética es la base de la Odontología moderna. Su fundamento es el respeto de la biomecánica dental, es decir, la no agresión del órgano pulpar y la preservación de los tejidos duros. Utilizamos técnicas como el blanqueamiento vital o no vital, la microabrasión o infiltración para el tratamiento de las manchas blancas; remodelación del esmalte y técnicas de sellado sin preparación, con el composite y también algunas veces con la cerámica.

—¿Existen hoy soluciones para todas las situaciones clínicas en el terreno de la estética?

—No existe un único tratamiento estético universal de la sonrisa. Al contrario, el enfoque moderno destaca por una selección individual del tratamiento, basándose en el estatuto biomecánico de cada diente y en el análisis estético de la sonrisa del paciente. Debemos considerar todas las opciones terapéuticas, como, por ejemplo, la ortodoncia asociada al conjunto de las técnicas de bioestética. Al contrario, debemos resistirnos a la tendencia norteamericana, dirigida a cubrir de manera abusiva y extendida con las técnicas de carillas (Veneers).

¿Existe una forma exacta de ajustar el color natural de los dientes de cada paciente?

Existen muchos sistemas para determinar el color de los dientes naturales y la manera de transcribirlos en nuestras restauraciones de composite o cerámica. En composites, hay que señalar que muy pocos sistemas de restauraciones directas incluyen una guía de colores real y un método fiable y sencillo de análisis y de elección de color. El sistema Inspiro (EdelweissDR, Suiza) es uno de los pocos productos que ofrece una guía que permite una vista previa del conjunto dentina y esmalte seleccionado.

—¿Es la Odontología Estética una especialización estancada o es transversal con las demás disciplinas odontológicas, como Ortodoncia, Prótesis o Cirugía?

—La Odontología Estética no es en sí misma una especialización reconocida, así como la Ortodoncia, la Prótesis, la Parodontología y la Cirugía Oral. Sin embargo, en un nivel menos formal, es una rama de la Odontología que requiere de conocimientos especiales, que se prodiga en numerosos cursos privados y que recientemente ha comenzado a ser objeto de un programa en la Universidad de Ginebra, en concreto, el Máster en Odontología Estética Mínimamente Invasiva. No obstante, es una «especialidad» que está en proceso de reconocimiento por el conjunto de partners y actores de la profesión.

Trayectoria professional

El Dr. Didier Dietschi se licenció en Odontología en 1984, obteniendo sus diplomas de doctorado y de profesor privado en 1989 y en 2004, respectivamente, en la Universidad de Ginebra (Suiza). También posee el grado de Doctor por la Universidad de ACTA (Holanda) desde 2003. Actualmente es profesor adjunto en CASE Western University (EE.UU.) y ponente senior en la Universidad de Ginebra. Asimismo es cofundador del Geneva Smile Center, una clínica de excelencia para la estética integral y rehabilitación funcional, especializada en técnicas conservadoras y adhesivas.

El Dr. Dietschi ha publicado casi un centenar de artículos clínicos y científicos, capítulos de libros y es coautor del libro «Restauraciones adhesivas sin metal», editado por Quintessence y traducido a siete idiomas. 

EL BRUXISMO PUEDE DAÑAR LOS IMPLANTES DENTALES

El bruxismo (rechinar de dientes) debe diagnosticarse antes de colocarse un implante, ya que puede entrañar complicaciones mecánicas que pongan en riesgo las piezas, según una revisión de estudios, con motivo del Día Mundial de la Salud Bucodental, que se celebra el 20 de marzo. Una investigación publicada en el último número de la revista Clinical Implant Dentistry and Related Research asegura que hay una relación directa entre el bruxismo y el fallo del implante. “Las prótesis en los bruxistas tienen un porcentaje de fallo mayor que en los no bruxistas. Por tanto, se podría sugerir que el bruxismo es un factor que causa complicaciones técnicas y biológicas y juega un papel importante en el fallo del implante”, asegura esta investigación. Otro estudio anterior, publicado en la misma publicación concluye que el bruxismo no implica complicaciones biológicas para el implante, sí lo relacionan con disfunciones mecánicas que pueden dañar dichas prótesis. “El bruxismo produce un impacto continuado en los dientes e implantes que puede causar la fractura en la pieza dental o incluso el fallo de los mismos”, destaca el doctor Rodrigo Martínez Orcajo, odontólogo. Entre el 30 y el 50% de la población mundial, adolescente y adulta, padece bruxismo según datos de la sección odontológica de la Organización Mundial de la Salud (OMS). “Es habitual que pasen años hasta que el bruxista acude al dentista, ya que no es consciente de que lo es, a menudo hasta que  alguien del entorno oye el rechinar de dientes, se detectan desgastes de los dientes, comienzan los dolores o la mandíbula se bloquea. El paciente suele tener mucha sensibilidad dental porque se erosiona el esmalte y queda expuesta la dentina que tiene sensibilidad a los estímulos térmicos y mecánicos”, precisa el doctor Martínez Orcajo. Sin embargo, “también pueden aparecer otros síntomas como dolor en la mandíbula, en los oídos o cefalea, trastornos del sueño e incluso bloqueos o disminución de la apertura bucal, hay pacientes que se quedan con la boca abierta sin poderla ni abrir ni cerrar”, añade. Por ello, este especialista insiste en la importancia de solicitar diagnóstico y más de cara a una cirugía como la implantológica. “Con una exploración clínica y un estudio radiológico (radiografías especiales de la articulación o resonancias) se puede confirmar el diagnóstico y tratar de solucionarlo, sobre todo si se va a realizar un implante”, resalta.  De otro modo, no sólo se pone en peligro las nuevas piezas dentales sino que pueden producirse problemas mandibulares, como el síndrome de la articulación temporomandibular (ATM). Una vez diagnosticado  este trastorno se suele recomendar el uso de una férula de descarga que puede ser utilizada durante la noche. Este tipo de tratamiento ha demostrado ser eficaz para devolver la calidad de vida al paciente. Según un estudio reciente publicado en Oral Health and Preventive Dentistry, quienes utilizan la férula, un 75% de la muestra del estudio, aseguran haber mejorado su salud bucodental. http://www.vivirmejor.com/odontologia-las-noticias-de-la-salud-de-la-boca/

IMPLANTES CIGOMÁTICOS: VÍA INTRASINUSAL
VS. VÍA EXTRASINUSAL

En el caso del maxilar superior este proceso consiste en la reabsorción centrífuga del hueso que se asocia a la hiperneumatización de los senos maxilares. Estos dos factores provocan una situación clínica que en muchas ocasiones no hace sostenible la utilización de prótesis completas removibles por parte del paciente y a la vez imposibilita la rehabilitación del paciente con una técnica convencional con implantes. Es entonces, cuando técnicas alternativas como la inserción de implantes cigomáticos son utilizadas para poder rehabilitar al paciente desdentado con una prótesis fija.

Los implantes cigomáticos son implantes que se estabilizan anclándolos en el arco cigomático del paciente, debajo de las órbitas. Dicha técnica, puede llevarse a cabo mediante la colocación de 4 implantes cigomáticos, dos en cada cigoma, y a veces se complementa con la colocación de implantes convencionales en el sector anterior de la premaxila del paciente, en cuyo caso, colocamos un implante cigomático a cada lado y varios implantes en el sector anterior hasta conseguir un mínimo de 4 anclajes en total. Los implantes cigomáticos presentan unas particularidades de diseño especiales, que en nada tienen que ver con los implantes intraorales. Presentan una longitud de entre 35 y 55mm., con un diámetro apical de 4mm. y a nivel coronal de 4,5mm. La conexión puede ser  universal externa de 4.1 y su cabeza tiene una angulación de 45º o una conexión interna cono morse.  Se rehabilitan con la colocación de pilares transepiteliales que corrigen su angulación para luego realizar una prótesis hibrida atornillada convencional. La estabilidad primaria que se obtiene con estos implantes permite hacer en casi todos los casos la carga inmediata de los mismos, situación además recomendable por la ferulización que le da a los implantes y que evita los movimientos que se producen al llevar prótesis completa. Existen dos técnicas a la hora de su colocación, la técnica intrasinusal y la extrasinusal. En la intrasinusal el implante atraviesa el seno tangencialmente y se intenta preservar la membrana de Schneider no siendo siempre posible. La emergencia de la cabeza del implante es más a palatino en la bóveda del paladar y la porción de implante anclado en el cigoma es ligeramente menor que con la técnica extrasinusal. Con la técnica extrasinusal, la emergencia de la cabeza del implante es más crestal y la porción de ápice del implante con recorrido óseo en el malar mayor, sin embargo como posible complicación es que el paciente en fondo de vestíbulo se nota el recorrido del implante. La inserción intra o extrasinusal muchas veces viene determinada por la anatomía del maxilar del paciente con la premisa de que la cabeza del implante tenga emergencia lo más crestal posible para poder conseguir una prótesis lo mas higiénica posible en su manejo posterior. Para esto se ha propuesto la clasificación de ZAGA (Anatomy-guided Aproach Zygomatic Implants). Se trata de una técnica con importantes complicaciones, por lo que no debe ser valorada a la ligera. Una planificación exhaustiva del caso es necesaria para evitar complicaciones. La sinusitis, sobre todo en las técnicas intrasinusales, la lesión del nervio cigomático y la introducción del implante en la órbita son las complicaciones más importantes inherentes a la técnica. Es un tratamiento que puede ser llevado a cabo en cualquier tipo de paciente y de cualquier edad, siempre y cuando no existan contraindicaciones para realizar una cirugía oral. http://espidident.es/odontologia/actualizaciones/829-implantes-cigomaticos-via- intrasinusal-vs-via-extrasinusal

Compartir