Novedades odontológicas

94

¿DIENTES SEPARADOS, DESCOLORIDOS O DESIGUALES?
DESCUBRE LAS CARILLAS LUMINEERS

Las carillas Lumineers son unas láminas finas de composite o de cerámica que se colocan cubriendo la parte anterior del diente y se emplean normalmente en dientes con manchas que no se pueden blanquear, que están astillados o con pequeños defectos de forma dando a la sonrisa un aspecto ideal.

Para colocar las carillas dentales hay que rebajar y tallar un poco el diente para compensar su grosor y que puedan sujetarse adecuadamente en su sitio. Se unen fuertemente al diente por medio de un adhesivo especial. Esta unión es tan fuerte que una vez colocadas no se pueden retirar a menos que se rompa la carilla. Existen varios tipos de carillas dentales, pero las más demandadas actualmente son las llamadas Lumineers, que son tan delgadas como un lente de contacto (0.3 mm). Tienen numerosas ventajas, dentro de las que destacan: 1) en la inmensa mayoría de los casos se colocan sin que sea preciso tallar la estructura sensible del diente, 2) su colocación es totalmente indolora, simplemente hay que pegarlas al diente con un potente adhesivo y por lo tanto no se utiliza anestesia, 3) a diferencia de otro tipo de carillas, son completamente reversibles en la mayoría de los casos ya que no se ha alterado la estructura del diente al colocarlas, 4) están fabricadas en un material altamente resistente y tienen garantía del fabricante que entregan con un certificado personalizado para cada paciente, 5) la porcelana utilizada en estas carillas es más translúcida que la normal y está disponible en una gran cantidad de tonos por lo que dan un aspecto muy natural. Las indicaciones para su uso son: a) dientes manchados y descoloridos que no pueden blanquearse, b) dientes pequeños o desiguales, c) dientes separados, d) dientes girados o torcidos, e) dientes astillados, f) antiguos tratamientos dentales que lucen de forma antiestética con el tiempo. El proceso para su colocación habitualmente consta de dos visitas al odontólogo: en la primera visita se estudia el caso, se toman radiografías, fotografías, se decide el color y se toman los moldes, todo lo cual se enviará al laboratorio especializado encargado de fabricar las carillas de manera personalizada, en unas cuantas semanas éstas estarán listas; en la segunda cita se colocan las carillas sobre los dientes con el adhesivo, sin tallado. http://www.clinicalosvalles.es/novedades/

¿QUIERES UNA ESTÉTICA DENTAL DIFERENTE?
PRUEBA CON INCRUSTACIONES DENTALES

Las incrustaciones dentales son una restauración dental conservadora a medio camino entre una obturación dental y la corona. Cuando el daño producido por una lesión cariosa es muy pequeño, lo normal es recurrir a una obturación y cuando es muy grande a una corona dental que recubrirá la totalidad del diente. Además de dientes afectados por caries, las incrustaciones denta-les pueden colocarse en dientes, generalmente premolares y molares, que hayan sufrido una fractura o que tengan tratamiento de endodoncia. Siempre que sea posible debemos optar por una incrustación ya que preparar un diente para colocarle una corona nos obligará a destruir gran parte de la estructura dentaria. Las incrustaciones pueden colocarse en dos pasos: a) en la primera cita se elimina la caries y/o parte dañada del diente, se toman modelos con mordida en cera, para que en el laboratorio elaboren la parte del diente que falta de manera exacta, ya sea en cerámica o en resina, se colocará por lo mientras una obturación provisional hasta la nueva cita; b) la segunda cita incluye el retiro de la obturación provisional, limpieza de la cavidad y colocación cuidadosa de la incrustación sobre el diente tallado, cementando ésta de manera definitiva, se pule y se da de alta al paciente. http://www.clinicalosvalles.es/novedades/

VUELVEN DE MODA LOS TATUAJES DENTALES

Los tatuajes dentales se pusieron de moda hace unos años en Japón y los Estados Unidos. En un principio, fueron corazones o estrellas pero los diseños se fueron complicando y existen algunos que se consideran verdaderas obras de arte. Se les llama también tateeth, que no son propiamente tatuajes dentales ya que no se hacen directamente sobre el diente sino sobre una corona, carilla o funda dental. Los tateeth, palabra que proviene de tatoo + teeth, son diseños impresos sobre el material cerámico del que está hecho una corona o una funda dental. Se necesita una temperatura de más de 200ºC para que el diseño se fije al soporte y eso lo haría impensable realizarlo directamente sobre un diente natural. El dibujo necesita soportar además tantos años de cepillados y mordiscos como la funda o corona sobre la que está impreso, así que una buena fijación es imprescindible. La corona o la funda ¨tatuada¨ se coloca después sobre el diente o molar para la que se haya fabricado. Igualmente pueden ponerse sobre aquellas coronas que se colocan sobre implantes dentales. Si el paciente se aburre del diseño éste se puede borrar puliendo la superficie de la corona o de la funda. Existen además algunos tateeths temporales que solamente se pegan. El dentista coloca una lámina fabricada con un material biocompatible que puede lucirse alrededor de 10 a 15 días sobre los dientes. En un principio los tatuajes dentales no suponen ningún peligro siempre que sean hechos por profesionales y que están debidamente indicados. Es decir, si se necesitan colocar fundas o carillas dentales, se puede aprovechar para colocarles encima uno de estos diseños. En el caso de los tatuajes temporales, el único problema es que el paciente deje de cepillarse adecuadamente para no estropearlos; esto originará problemas de salud bucodental.

¿QUÉ TIPO DE CARIES TIENES?,
¿DEL ESMALTE, DENTINA, RADICULAR?

Esta enfermedad es la más común en el mundo, afecta principalmente a niños y adolescentes y puede presentarse de diversas maneras y afectar diferentes tejidos.

Su característica más importante además de la destrucción del diente, es el dolor que genera el hecho de presentar terminaciones nerviosas libres, a través de los túbulos dentinarios y hacia la cavidad bucal, siendo agredidas éstas por la saliva, restos de alimentos, productos ácidos derivados del metabolismo bacteriano y por lo general por el descuido y la falta de una buena higiene bucodental.

Los tratamientos publicados en la literatura son extensos y pueden ir desde la simple aplicación de selladores de fisuras y fosetas hasta el recubrimiento completo de la corona dentaria con una prótesis total metal-porcelana, pasando por obturaciones diversas.

La caries afecta a la capa más externa y dura del diente, el esmalte. Esta es una caries inicial o del esmalte. En sus primeras fases, los ácidos que debilitan el esmalte dental, hace que aparezcan sobre los dientes unas manchas blanquecinas. En esta fase temprana todavía se trata de un proceso reversible. Este tipo de caries son normalmente descubiertas por el dentista en las revisiones periódicas, por presentar dolor, pero existen manchas granulosas y falta de brillo. En ocasiones, existen surcos transversales y oblicuos de un color opaco en tonos blanco, amarillento o café. Este proceso puede revertirse de manera terapéutica o extremando la higiene y dejando que el propio organismo, gracias a la saliva, remineralice al diente. Desde luego, esto dependerá en gran medida del alcance de la lesión. Por lo tanto es de vital importancia el realizar visitas periódicas de control al dentista para que observe si se está produciendo un proceso de desmineralización en zonas que el paciente no puede observar con facilidad. Por lo que respecta a la caries de la dentina, ésta puede localizarse en fosetas y fisuras así como en la superficie lisa de los dientes, o en la raíz dentaria. Sus lesiones son amarillentas o marrones y se localizan con la inspección visual o a través de una radiografía. Este tipo de caries sí es dolorosa. Su tratamiento es más invasivo y puede requerirse de un tratamiento de endodoncia para salvar la pieza dental. En cuanto a la caries radicular, ésta afecta obviamente la raíz dental. Se presenta en personas mayores cuyas raíces, debido a la migración gingival, quedan expuestas. Igualmente se le encuentra en personas con gingivitis o periodontitis. El no reponer una pieza dental perdida también hace que el diente que debía ocluir con ella se vaya saliendo de su alvéolo exponiendo la raíz y se haga susceptible a la caries ya que el cemento radicular no es tan duro como el esmalte. Lo mismo sucede con los dientes adyacentes. No olvidemos que la caries radicular es una causa muy importante de pérdida de piezas dentales. Lo que sí está claro es que las revisiones periódicas al dentista son fundamentales para poder descubrir todas las lesiones cariosas lo más pronto posible. Así, el tratamiento será mucho menos invasivo, molesto y costoso. http://www.clinicalosvalles.es/tipo-de-caries-dental-esmalte-radicular-dentina/

¿NECESITAS UN  BAÑO DE SOL PARA TUS DIENTES?

Al llegar el verano comienzan una serie de campañas de todo tipo de protectores y bloqueadores solares con los que al parecer debemos cubrirnos de la mañana a la noche, todos y cada uno de los centímetros de nuestro cuerpo. Y lo que empieza siendo un uso razonable acaba convirtiéndose en un problema porque, necesitamos tomar el sol sobre nuestra piel limpia para poder sintetizar la vitamina D. Esta vitamina es muy importante para nuestros huesos y dientes, porque es la que nos ayuda a asimilar el calcio que ingerimos en la dieta. Es muy importante en la fase de formación de los dientes cuando somos pequeños y posteriormente para mantener las estructuras ya formadas. Además de estimular la absorción de calcio y fósforo, la vitamina D tiene numerosas funciones. Los niveles bajos de esta vitamina en la sangre están relacionados con raquitismo, osteomalacia, osteoporosis, y riesgo de fracturas, enfermedad cardiovascular, diabetes, cáncer, infecciones y enfermedades degenerativas. Tenemos dos maneras de sintetizar la vitamina D, una es mediante la exposición de nuestra piel al sol y la otra mediante la ingesta de alimentos que la contengan, pero éstos se limitan a unos cuantos, los pescados grasos como el salmón, atún o caballa, el hígado de vaca, queso y la yema del huevo, además de que sus aportaciones son pequeñas. Debemos tener en cuenta que cuando exponemos la piel a la luz en ambientes interiores o días nublados no se sintetiza vitamina D y que las personas de piel oscura necesitarán una mayor exposición que las de piel clara, por eso las personas de raza negra que viven en países nórdicos son los que mayores problemas suelen tener con los niveles de esta vitamina. Las personas obesas también tienen dificultades porque parte de esta vitamina queda adherida a la grasa y no llega a la sangre. También pueden tomarse suplementos de vitamina D cuando el médico así lo indique teniendo en cuenta que si excedemos la dosis puede tener efectos tóxicos, cosa que no ocurre con la síntesis de la vitamina por la exposición al sol. Diversos autores recomiendan 15 minutos de exposición solar al menos tres o cuatro días a la semana, con la piel limpia y evitando los momentos centrales del día, sobre todo los niños, embarazadas, mujeres tras la menopausia y adultos mayores. Nunca olvidar que los dientes son una parte importante del organismo y que no solamente cumplen funciones de estética. Su conservación en buen estado es indispensable. http://www.clinicalosvalles.es/vitamina-d-dientes-huesos-y-verano/

Compartir