Prevención y tratamiento del cólico del lactante

80

POR EL C.D. C.M.F. JOEL OMAR REYES VELÁZQUEZ

De acuerdo a los criterios de Wessel, el cólico del lactante se define como aquellos episodios de llanto intenso y vigoroso, por lo menos, tres horas al día, mínimo tres días a la semana durante por lo menos tres semanas, en un niño sano y bien alimentado. Es de predominio vespertino y sin causa identificable, entre las 2 semanas y los 4 meses de edad. Ocurre en un lactante, independientemente del tipo de lactancia (materna o fórmula). Se presenta en el 10 al 40% de los niños. Existen otros autores que consideran al cólico del lactante con menos tiempo de llanto, ya que es difícil que los padres y el pediatra resistan un llanto de estas características sin intervenir, incluso Barr simplifica el concepto y lo define ¨como un niño sano cuyo llanto es percibido como excesivo por sus padres¨, y aunque esto pueda ser muy subjetivo puede ser válido si se conoce antes cuántas horas de llanto diarias son normales en un niño, lo que establecen algunos autores entre 1 hora y 6 minutos hasta 2 horas y 45 minutos

Etiología

• Causas sicológicas: son resultado de un carácter difícil del niño al que puede agregarse una alteración de la relación padre-hijo. Los padres malinterpretan la conducta de los niños, y aunque no puede afirmarse que un mal manejo del niño por parte de sus padres sea la causa del cólico, es posible que contribuya a perpetuarlo ya que cambios en las conductas paternas pueden reducir el llanto de estos niños. Se ha relacionado también con factores socioeconómicos, ansiedad de la madre, hábitos fumadores y también con la edad y paridad de la madre.

• Causas gastrointestinales: consecuencia de la hipertonicidad e inmadurez del tracto gastrointestinal que a esta edad es un organismo ¨vagotónico¨ , regido por la influencia del sistema vegetativo. A este respecto, algunos autores describen la existencia de una hipertonía transitoria del esfínter anal originando ondas contráctiles del intestino grueso intensas y dolorosas que desaparecerían con la colocación de una sonda rectal la cual provocaría emisión de gas y heces. Existen muchos factores que pueden desencadenar esta patología: 1) hormonales: los niños con este tipo de problema presentan niveles bajos de colecistoquinina (CCK), que desempeña un papel importante en la contracción postprandial de la vesícula biliar, además de tener efectos tranquilizadores como el de la saciedad y el bienestar. Para algunos autores la secreción de la CCK origina disminución de la contractilidad de la vesícula biliar y llanto excesivo. Ha sido descrito también que los lactantes con esta enfermedad tienen niveles de motilina basal elevados, lo que incrementa el vaciamiento gástrico, aumenta la peristalsis y disminuye el tiempo de tránsito intestinal, ocasionando dolor; igualmente opinan que los niveles altos de serotonina desencadena el cólico; 2) Intolerancia a la lactosa: la lactosa no absorbida en el intestino sirve de sustrato para lactobacilos y bifido bacterias, que fermentan la lactosa, produciendo rápidamente ácido láctico e hidrógeno el cual provoca distensión abdominal y dolor; 3) Meteorismo: el aire intraintestinal excesivo ocasionaría cólico; 4) Alteración de la microflora intestinal: los niños con este tipo de cólicos tienen una menor cantidad de la ctobacilos y un incremento en los Lactobacillus brevis y Lactobacillus lactis lactis asimismo abundantes coliformes; 5) Posible reflujo esofagogástrico y 6) Estreñimiento.

• Causas odontológicas: sobre todo por la erupción de los dientes incisivos, hay llanto, disconfort, dejan de comer, babeo y puede existir fiebre.

Tratamiento

A pesar de la evolución favorable de este padecimiento, que desaparece espontáneamente alrededor de los3 -4 meses de vida, la mayoría de los padres necesita y solicita ayuda médica.

• Tratamientos farmacológicos: se han utilizado diversos anticolinérgicos como el clorhidrato de diciclomina que demuestra que es efectivo para el control de los síntomas. La presencia de efectos adversos como somnolencia, estreñimiento y dificultad respiratoria desaconseja su uso. La dimeticona es un agente tensoactivo que actúa sobre la formación de gas, no es tóxica y no se absorbe. Ha sido utilizada ampliamente y aunque en los adultos sí disminuye la flatulencia, no sucede lo mismo en los niños. Sobre el efecto analgésico de la glucosa y la sacarosa existen muchas investigaciones: la glucosa alivia el dolor por la inducción de la liberación de endorfinas y su efecto está relacionado con la concentración de la solución. Markestad analiza el uso en los niños con este tipo de cólico y encuentra que su efecto apaciguador es significativamente mayor. Puede utilizarse infusión casera o comercial preparadas con semillas de anís estrella o verde, igualmente infusiones de manzanilla, regaliz, hinojo y melisa con buenos resultados.

• Modificación en la conducta de los padres: Barr y colaboradores sugieren que pasear al niño con este trastorno no mejora el llanto. Se ha aconsejado también utilizar chupones, mantener al niño en movimiento tampoco proporciona mejores resultados.

• Modificaciones en la dieta: eliminar la proteína de la leche de vaca ha resultado efectivo.

• Si es por problemas de erupción dental: aplicación de soluciones con anestésicos tópicos que se encuentran en el mercado, anteriormente se le daban a morder al bebé los rabitos de la cebolla.

Referencia bibliográfica

Compartir