Diátesis hemorrágica, manifestaciones en boca

19

POR EL C.D. C.M.F. JOEL OMAR REYES VELÁZQUEZ

La palabra diátesis proviene del griego diátesis que significa arreglo o disposición y es traducida a nuestro idioma como la predisposición orgánica a padecer una enfermedad, misma que puede ser heredada o adquirida. En el caso de la del tipo hemorrágico es aquella condición del organismo, congénita o adquirida, que hace que cualquier parte del cuerpo sangre de manera anómala, debido a que existe una alteración en cualquiera de las cuatro fases que intervienen en la hemostasia (coagulación). Debemos recordar que el sistema circulatorio humano tiene tres funciones muy importantes: transporte, comunicación y defensa, las cuales deben realizarse rápido. Esto se logra debido a que los vasos sanguíneos tienen una presión relativamente elevada lo cual también los hace mucho más vulnerables a las lesiones y consiguientes pérdidas de sangre.

La necesidad de que exista una circulación sanguínea rápida y eficiente, en un sistema vulnerable a las lesiones como son los vasos sanguíneos, requiere la existencia de algún mecanismo que se ocupe de mantener la integridad del sistema circulatorio, evitando las hemorragias y estableciendo la fluidez si algún segmento queda obstruido. Esto, claro está, se consigue gracias a la interacción de un conjunto de procesos fisiológicos conocidos como hemostasia.

El cirujano dentista, durante el ejercicio de su práctica profesional, está siempre en contacto con procedimientos que ocasionan sangrado, como una profilaxis, eventos traumáticos, extracciones dentarias, y cirugías bucales de todo tipo. Es necesario por lo tanto volver a tratar este tipo de temas para evitar que puedan tener eventos desagradables.

El sistema hemostático, como mecanismo de defensa, tratará siempre de impedir la pérdida de sangre y detener la hemorragia cuando se produce una lesión. Para que esto sea posible se necesita de una correcta integridad del árbol vascular, que las plaquetas sean normales tanto en número como en actividad funcional, así como un adecuado funcionamiento de los mecanismos de coagulación y fibrinolisis. Una alteración de cualquiera de estos apartados provocará la aparición de un cuadro hemorrágico. Este tipo de alteraciones pueden ser de tipo congénito o adquirido, siendo más frecuentes estas últimas. Las alteraciones congénitas se caracterizan, habitualmente, por la existencia de alguna anomalía en los mecanismos plaquetarios o en las proteínas de la coagulación. Sin embargo, las alteraciones adquiridas suelen producirse por alteraciones complejas que afectan simultáneamente varios de los mecanismos involucrados en el proceso hemostático.

Diátesis hemorrágicas

El sangrado excesivo puede deberse a:

• Aumento de la fragilidad capilar.

• Déficit o disfunción plaquetaria.

• Trastorno en los mecanismos de la coagulación.

•Combinacióndelosanteriores.

Los episodios hemorrágicos pueden ser de localización muy diversa, siendo conveniente que la historia clínica investigue la posible presencia de los siguientes tipos de hemorragias:

• Hemorragias en piel: Aparecen como consecuencia de una extravasación de sangre de los vasos de la piel, tejido subcutáneo o ambos.

La equimosis y hematomas subcutáneos son difíciles de valorar porque los pacientes varían mucho en cuanto a su valoración.

• Hemorragias en mucosas: Entre estas hay que considerar la sepistaxis, gingivorragias, hematurias, hempotisis, hematemesis, melenas y rectorragias.

Las gingivorragias son otro síntoma muy frecuente en las anomalías plaquetarias y a menudo son el primer signo en pacientes con trombopenia secundaria a quimioterapia. La presencia de gingivorragias ocasionales es muy frecuente en la población normal, sobre todo después del cepillado. El síntoma tiene significado diagnóstico cuando aparece de forma espontánea y crónica, especialmente en pacientes con buena higiene dental y sin síntomas de enfermedad gingival. Los pacientes con trombopenia severa presentan con frecuencia ampollas llenas de sangre en la mucosa bucal.

Aunque las menorragias pueden producirse por alteraciones hemorrágicas, son causadas con más frecuencia por alteraciones endometriales, uterinas u hormonales. La hemorragia menstrual es difícil de cuantificar, ya que la percepción de cada mujer es muy variable. Cuando la menstruación dura más de 7 días o cuando las pérdidas de los tres primeros días son muy intensas, la hemorragia puede ser patológica. Pueden aparecer menorragias muy intensas, tanto como para producir anemia desde las primeras reglas, en procesos como la trombastenia de Glanzman, y de menor intensidad en otros procesos.

La hematuria puede aparecer en múltiples situaciones no relacionadas con una alteración del sistema hemostático.

Otros tipos de hemorragias como la hemoptisis, la hematemesis, la melena y la rectorragia, aunque son situaciones claramente patológicas, en general se deben a una causa anatómica local y requieren el estudio endoscópico o radiológico oportuno.

El dentista puede enfrentarse a este evento desagradable durante la extracción dental o cualquier procedimiento quirúrgico. Eso se resuelve al usar gelatinas para fortalecer la formación del coágulo e incluso con electroterapia.

Referencia bibliográfica

Compartir