Infecciones cruzadas en el consultorio dental

22

POR EL C.D. C.M.F. JOEL OMAR REYES VELÁZQUEZ

Desde sus inicios y aparición del hombre en la faz de la tierra, ha tenido una gran interacción con los microorganismos, los cuales han sido los primeros seres vivos sobre la tierra y gracias a ellos nuestro planeta se ha visto favorecido con un sinfín de procesos que han facilitado la instalación y supervivencia de especies superiores en la tierra, por lo que la relación entre el hombre y los microorganismos ha sido muy estrecha. Esta convivencia no siempre ha sido favorecedora para el hombre ya que la población humana ha sido diezmada debido a enfermedades y en ocasiones epidemias. Podemos definir a la infección cruzada como la transmisión de agentes infecciosos entre los pacientes y el personal que les proporciona atención en un entorno clínico. En el caso del consultorio dental entre el paciente y el dentista o el asistente dental. Este tipo de infección puede deberse a un contacto directo o bien a uno indirecto (mediante objetos contaminados llamados fomites).

La transmisión de una persona a otra requiere:

• Fuente de infección (un portador, un convaleciente, un paciente en etapa prodrómica).

• Vehículo: por el que los agentes infecciosos se transmiten (sangre, secreciones, saliva, o bien instrumentos contaminados con ellos).

• Vía de transmisión (inhalación, inoculación).

Durante la práctica odontológica, tanto el personal clínico como sus pacientes se encuentran expuestos a una gran cantidad y variedad de microorganismos susceptibles de causar una infección. La posibilidad infecciosa en el ámbito de la odontología se produce a través de la saliva, fluído gingival y la sangre, además del aire a presión, que es considerado un factor de riesgo debido a la posible diseminación de aerosoles microbianos transportados, por lo general, hacia las vías respiratorias. Debido a ello, tanto el odontólogo como sus pacientes, consideran al consultorio dental como un lugar en el que potencialmente pudieran estar expuestos a contagios.

Las infecciones más frecuentes en el medio y que se dan con mayor frecuencia en la consulta son: abscesos, infección secundaria a procedimientos quirúrgicos y extracciones dentales, citomegalovirus (HCMV), enfermedades transmisibles, virus de la hepatitis B (HBV) y C (HCV), virus del herpes simple (HSV-1 y HSV-2), virus de la inmunodeficiencia humana (HIV), mycobacterium tuberculosis y otros virus y bacterias.

Patógenos transmisibles en el consultorio dental: Bacterias, virus, hongos.

Vías de transmisión en el consultorio dental

En el consultorio dental, el personal está expuesto a los agentes infecciosos que se encuentran en la sangre, fluidos orales, sobre todo en la saliva de los pacientes y en el ambiente odontológico.

La infección por estos patógenos, independientemente de la ruta de transmisión que signa, requiere la presencia de una serie de condiciones comúnmente conocidas como ¨cadena de infección¨ . Se denominan ¨vías de contaminación cruzada¨ cuando se produce la transmisión de microorganismos desde un paciente a otro, bien a través de las manos del personal, o porque en él se desarrolla la enfermedad, por instrumentos utilizados. De esta forma son necesarias todas las medidas de control de la infección para evitar la transmisión, que puede propagarse a través de los distintos pacientes. Por esto hay que impedir que se inicie la cadena de transmisión.

Medidas para el control: Asepsia y antisepsia, protección del personal, protección del paciente.

Referencia bibliográfica

Compartir