Novedades odontológicas

23

HISTORIA, INDICACIONES Y RESULTADOS
DE LAS CARILLAS DE PORCELANA

El tratamiento de una dentición defectuosa siempre ha sido un reto para el dentista. En un principio las coronas eran las únicas opciones disponibles de restauración. Con el tiempo se ha extendido el empleo de carillas con fines restauradores. Curiosamente el uso de las carillas de porcelana tiene su origen en los años treinta, cuando eran utilizados en Hollywood para mejorar temporalmente la apariencia de los dientes de los actores durante los rodajes. En 1937, el Dr. Charles Pincus presentó un informe a la Asociación Dental del Estado de California en el que deja constancia de su empleo, indicando que ante la falta de mecanismos disponibles para retenerlos de forma duradera las mismas debían ser colocadas al comienzo del día y retiradas al final de éste. Por tanto, hasta la llegada de resinas eficientes en términos de adhesión y grabado, estas restauraciones no fueron aceptadas dentro de los procedimientos cotidianos realizados por el odontólogo. Fue Buonocore quien en 1955 desarrolló la técnica de grabado del esmalte, revolucionando el sector dental, y marcando el comienzo de la odontología adhesiva. Las carillas de porcelana actualmente son un tratamiento no sólo habitual en la práctica diaria, sino además con gran peso en la odontología estética. Son aplicadas, por ejemplo, para incisivos superiores, rejuvenecimiento dental con alargamientos, mejoras del color, solución de ligeras malposiciones dentarias o defectos de forma, así como mejoras estéticas en rehabilitaciones completas. Todos estos usos hacen de esta técnica una ayuda indispensable para nuestro trabajo diario. Están indicadas en problemas estéticos de una u otra etiología y también para solucionar algunas alteraciones anatómicas y funcionales. A continuación se enumeran de forma no limitativa alguna de sus aplicaciones.

Aplicaciones estéticas

Cambios de coloración dentaria. Las discromías y las tinciones intrínsecas (tetraciclinas, fluorosis) pueden ser modificadas por carillas.

Cambios de posición dentaria. Dentro de unos límites y para casos concretos se pueden recolocar dientes con rotaciones por medio de carillas de porcelana que los lleven a una posición más correcta.

Cambios de textura superficial dentaria. En ocasiones, la superficie del esmalte presenta una rugosidad excesiva, que retiene placa con la consiguiente facilidad de tinción. La colocación de la carilla, restaura la anatomía vestibular del diente y evita de esta manera el acúmulo de placa bacteriana.

Cierre de diastemas. El ensanchamiento del diente por medio de carillas permitirá el cierre de pequeños espacios interdentarios de un modo conservador. No aconsejable si el espacio es superior a 1mm.

Aplicaciones anatómicas

La indicación de las carillas para solucionar anomalías de forma, tamaño o volumen dentario, tanto congénito como adquirido debe tomarse con cierta reserva (aunque no significa que no se puedan realizar), debiendo ser de poca intensidad/severidad. Así, podrán solucionarse estos problemas mediante carrillas para recuperar la estructura dentaria perdida.

Aplicaciones funcionales

Las carillas de porcelana pueden solucionar alteraciones funcionales tales como restauración de las guías anterior y canina colocándolas sobre la cara palatina de los dientes anterosuperiores, más que a expensas de la cara vestibular de los inferiores.

Otras aplicaciones

También se puede recurrir a las carillas en problemas derivados de la porcelana de las coronas metalocerámicas, bien por su fractura, por necesidad de modificar su color, su morfología u otras.

Finalmente y por lo que respecta a la duración y evolución clínica de las carillas de porcelana, se pueden citar varios estudios. Resulta interesante uno de ellos, “Evaluación Clínica de 6 a 12 Años”, estudio retrospectivo realizado por Kart Jäger y Jacob Wirtz, sobre una bolsa de 182 carillas colocadas en 46 pacientes a lo largo de 12 años. De él se pueden extraer las siguientes conclusiones en relación con el éxito o fracaso de las carillas:

Fracaso clínico de 5 restauraciones, aproximadamente representan un 5,6 % a los 12 años, lo cual implica una porcentaje de permanencia del 94,4%.

La evolución del color, integridad marginal y de la porcelana fue satisfactoria.

Siempre es conveniente recordar que la resina que pega a las carillas con la superficie del diente se van disolviendo por la humedad bucal y consecuentemente se requiere de revisiones periódicas al dentista para que en caso de presentarse esta situación sean recementadas, en caso contrario además de la filtración, mal olor y despegamiento de la carilla se corre el riesgo de que la superficie dentaria comience a presentar lesiones cariosas.

http://www.elcuerpo.es/historia-indicaciones-y-resultados-de-las-carillas-de-porcelana/

NUEVO BISTURÍ ULTRASÓNICO PARA MEJORAR
LA PRECISIÓN Y SEGURIDAD EN CIRUGÍA ORAL

Las diversas terminales del instrumental permiten adaptarse a las especificidades y abordaje de cada situación anatómica intraoral. Desde su fundación, en 1989, BTI Biotechnology Institute, ha centrado la atención de sus investigaciones en la biomedicina. Impulsado por el médico cirujano, Eduardo Anitua, BTI aglutina a diversas empresas innovadoras que centran su actividad en el desarrollo de nuevos productos y nuevos procesos de obtención de materiales biológicos gracias al uso de diversas tecnologías, entre ellas la de cultivos celulares y de tejidos, campo en el cual la empresa se ha convertido en una firma pionera con implantación internacional. En los últimos 10 años, BTI es uno de los referentes internacionales en el diseño y fabricación de implantes dentales, componentes protésicos e instrumental quirúrgico. Sin embargo, tiene otras áreas estratégicas como la terapia regenerativa, los biomateriales y el desarrollo de programas informáticos para su aplicación a la medicina. A principios de 2008, BTI se ha implicado, bajo el impulso del Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial, en el desarrollo del proyecto Intelimplant que cuenta como objetivo final con el desarrollo de novedosos biomateriales que permitan extender la funcionalidad del implante a toda la vida del paciente con la idea de evitar reintervenciones quirúrgicas. Asimismo, el proyecto pretende mejorar la fiabilidad e integración de los implantes evitando reacciones de rechazo. Intelimplant busca, además, acortar significativamente los tiempos de recuperación de los pacientes, de tal manera que los implantes estén operativos en un breve tiempo. Pretende, de igual modo, monitorizar el estado y evolución del implante tras la intervención quirúrgica, tanto a corto como a largo plazo, lo que posibilitaría la aplicación de terapias preventivas. Otro de sus objetivos es simplificar la práctica quirúrgica avanzando hacia la cirugía mínimamente invasiva y la automatización de las fases de la intervención. Desde este punto de vista, BTI trabaja con modelos experimentales en el área dental, de cadera, rodilla, columna y otras áreas como el rejuvenecimiento facial, o el tratamiento de úlceras vasculares. El director científico de BTI Biotechnology Institute considera que “la utilización de los factores de crecimiento, unida a la utilización de células madre ocuparán un lugar destacado en un futuro inmediato”. Asegura que se han finalizado varios ensayos clínicos “con muy buenos resultados, uno de ellos relacionado con el rejuvenecimiento facial”. Más allá de las alternativas quirúrgicas sobre las que profundiza la compañía, Eduardo Anitua subraya “el desarrollo de un software informático que trabaja sobre las posibilidades que ofrecen las 3D en el campo de la cirugía. BTI Biotechnology Institute desarrolló hace cinco años el Programa BTI Scan como una aplicación de digitalización y visualización por ordenador, para facilitar la planificación de cirugías de implantes dentales. A raíz de unos cortes axiales reales obtenidos en un escáner de CT (tomografía computerizada), se obtiene un conjunto de imágenes que pueden guardarse y transferirse en CD-ROM, pudiendo así visualizarse cómodamente en un PC. A partir de los datos obtenidos con este software, como la densitometría ósea, es posible establecer la secuencia de fresado necesaria para la inserción y obtención de una estabilidad óptima. El Programa BTI Scan es compatible con cualquier TAC que almacene las imágenes en formato con conversión DICOM 3 y tenga el BTI Scan RAD” y en la actualidad presenta una nueva versión con un tratamiento de 3D muy mejorado. Asimismo, BTI ha profundizado en el diseño de instrumental científico y quirúrgico. En este sentido el experto reseña “el desarrollo de un bisturí ultrasónico que, mediante diversas terminales (la punta del bisturí), alcanza un alto grado de precisión en el corte, ajustándose a las necesidades de cada región anatómica”. Entiende Eduardo Anitua que “la aplicación de los ultrasonidos en el campo de la cirugía oral presenta múltiples ventajas y posibilidades. En este trabajo se muestra la aplicación del bisturí ultrasónico en una apertura lateral de un seno maxilar. Este nuevo procedimiento presenta importantes ventajas frente a técnicas convencionales de fresado, ya que además de reducir el riesgo de perforar la membrana sinusal, mejora la visión y la accesibilidad del área quirúrgica y permite una incisión ósea más conservadora y controlada”. Con el paso del tiempo, BTI ha logrado imponer su visión vanguardista en el orden internacional. Tan es así que el propio Eduardo Anitua reconoce que “en la actualidad BTI cuenta con 25 patentes internacionales, no sólo en el campo de la cirugía oral y la implantología sino en áreas tan relevantes como la terapia regenerativa”. BTI Biotechnology Institute, S.L. (BTI) es una empresa de biomedicina y biotecnología con implantación internacional y destacada en el diseño y fabricación de implantes dentales, componentes protésicos e instrumental quirúrgico. Volcada en una intensa actividad de I+D+i nace con una clara vocación investigadora en diferentes áreas biomédicas y está considerada un referente científico en la regeneración tisular mediante la utilización del plasma rico en factores de crecimiento (PRGF) en diferentes áreas de la medicina (cirugía oral, traumatología, dermatología, oftalmología, medicina deportiva).

Todo este trabajo de investigación de años ha dado sus frutos, convirtiendo a BTI Biotechnology Institute en el principal sistema de implantes dentales de origen español, y uno de las empresas de referencia del panorama internacional. Desde sus orígenes, BTI ha apostado de un modo firme por la investigación científica y tecnológica. El año pasado recibió el premio Príncipe Felipe a la investigación e innovación tecnológica.

En muchas ocasiones el cirujano debe recurrir al uso de hojas de bisturí tradicionales número 15 o 20 para poder efectuar con mejor precisión la incisión de los tejidos blandos, para controlar adecuadamente el corte de un vaso sanguíneo y posteriormente poder ligarlo. Esto no quiere decir que la investigación sobre el bisturí ultrasónico no sea adecuada o no proporcione un corte nítido, sin embargo tanto en la boca como en la cara existe una gran cantidad de estructuras vasculares o nerviosas que pueden dañarse al menor movimiento y estos instrumentos son exageradamente sensibles al mismo.

http://www.elcuerpo.es/un-nuevo-bisturi-ultrasonico-mejora-la-precision-y-la-seguridad-en-la-cirugia-oral/

Compartir