Meslasma. ¿cómo tratarlo?

281

Es un trastorno cutáneo común, que aunque tiene preferencia por algunos tonos específicos de piel, puede presentarse en cualquier persona, de ahí la importancia de conocer las diversas opciones que existen para intentar el aclaramiento.

La hidroquinona (HQ), inhibe la conversión de dihidroxifenilalanina-L 3,4- (L-DOPA) a melanina por acción de la tirosinasa, pero tiene algunos efectos adversos que incluyen irritación, dermatitis por contacto alérgica y, raramente, ocronosis.

Se ha utilizado sola o mezclada con filtros solares de 2 a 4 %, y los estudios han demostrado que su efecto despigmentante aumenta cuando se combina con ácido retinoico (AR) y corticosteroide (formula triple o fórmula de Kligman). Para evitar secuelas a largo plazo como ocronosis, los esquemas de manejo deben ser de 3 a 6 meses, e interrumpir la terapia por un tiempo antes de utilizarse nuevamente.

Paciente tratada en forma crónica con HQ, por lo que ha desarrollado un cuadro clínico que, en los mismos términos  corresponde a ocronosis.
Paciente tratada en forma crónica con HQ, por lo que ha desarrollado un cuadro clínico que, en los mismos términos corresponde a ocronosis.

Es posible aplicarla como tratamiento de mantenimiento durante el fin de semana o tres veces por semana, ya que se ha visto que ofrece resultados sustanciales a largo plazo, aunado a pocas complicaciones.

La fórmula triple asociada a dermoexfoliaciones con ácido salicílico al 20 %, en esquema de seis semanas, utilizada dos veces al día más dos peelings, también da resultados sutiles pero positivos, aunque la mejoría es gradual y requiere mayor tiempo de tratamiento para alcanzar un cambio positivo significativo.

Los retinoides interfieren con la transferencia de melanosomas a los queratinocitos, acelerando así la pérdida de pigmento mediante el aumento del recambio epidérmico y la inhibición de la tirosinasa.

La monoterapia con los retinoides no es recomendable, ya que pueden causar inflamación e inducir hiperpigmentación posinflamatoria (PIH, por sus siglas en inglés).

Lo mismo preocupa con la HQ al ser utilizada como monoterapia en concentraciones muy altas (8 a 20 %), de tal manera que la adición de un corticosteroide tópico de baja potencia, como parte de la fórmula triple, ayuda a limitar la irritación e inflamación que producen la HQ y el AR, además de que mejora la penetración epidérmica y previene la oxidación de la HQ, otorgando de este modo un perfil de sinergia terapéutica, pero que a largo plazo puede provocar atrofia cutánea y telangiectasias (efectos adversos característicos de los esteroides).

De acuerdo con la evidencia que existe, se puede destacar un estudio realizado en 70 pacientes con melasma de moderado a severo, el cual informó que  67.7 % de los individuos alcanzó una mejoría de “leve a totalmente clara” después de 12 semanas de tratamiento diario con la fórmula triple.

En otro estudio implementado en 242 individuos, se evidenció que la triple formulación como terapia de mantenimiento de dos veces por semana conservó a 53 % de pacientes libres de signos durante un lapso de meses, lo que sustenta la eficacia de la combinación.

Debido a la irritación, hiperpigmentación posinflamatoria, ocronosis y el riesgo de carcinogénesis, se han promovido ingredientes con menos irritación y estigma que la hidroquinona, tales como el ácido azelaico, ácido tranexámico, resorcinol, mequinol y el ácido kójico, constituyentes comunes de las fórmulas utilizadas para el aclaramiento cutáneo.

Screen Shot 2016-06-07 at 3.52.43 PM

Otros compuestos de este tipo, y que son componentes usuales de las cremas aclaradoras también son la silimarina, resveratrol, aloe vera, pycnogenol, boswellia, aloesina, té verde, orquídeas, semilla de uva, algas marinas y regaliz.

Algunos antioxidantes botánicos también han demostrado proporcionar cierto beneficio en el aclaramiento de la piel gracias a sus efectos antinflamatorios, entre los que destacan:

• Arbutina: es un derivado de la hidroquinona y proviene de una planta; inhibe la maduración de los melanosomas así como la actividad de la tirosinasa. Actualmente es uno de los agentes más utilizados para aclarar la piel en todo el mundo.

• Niacinamida (vitamina B3): actúa creando una interacción entre los queratinocitos y los melanocitos, modulando de esta manera el receptor activador de proteasa número 2 (PAR-2) el cual está implicado en la transferencia de los melanosomas desde el melanocito al queratinocito.

• Ácido ascórbico: es un antioxidante natural que interactúa con los iones de cobre en el sitio activo de la tirosinasa; funciona como un agente reductor en diversas etapas de la melanogénesis, inhibiendo así la formación de pigmentos.

• Coffeeberry: antioxidante cuyos efectos de despigmentación aún no se han estudiado de forma adecuada, pero se ha encontrado útil como tratamiento alternativo del melasma.

• Soya: tiene efectos despigmentantes mediados por PAR-2, e inhibición de la DOPA oxidasa implicada en el proceso de pigmentación.

Compartir