Cuidado de los párpados

Por la Dra. Rosa María Calderón Amparán Dermatóloga y Cirujana dermatóloga.

264

Mantenerlos sanos es una de las labores más importantes para poder conservar la apariencia de la expresión facial así como un aspecto más juvenil de la región periocular.

La piel de los párpados es sumamente delgada, por lo que fácilmente puede perder humedad e hidratación, además, con el paso de los años, la producción de colágeno comienza a sufrir alteraciones y disminuir en cantidad, lo anterior más la influencia de la fuerza de gravedad pueden llegar a originar una laxitud extrema que ocasiona la caída de los mismos, manifestándose como un exceso de tejido que en ocasiones puede llegar a obstruir la visión. De manera específica, el párpado inferior va perdiendo tejido alrededor de la bolsa grasa, y ésta simultáneamente puede crecer y protruir dando un aspecto de vista cansada.

El primer paso para el cuidado de esta zona radica en la forma correcta en que deben asearse, teniendo en cuenta que, al igual que la piel del escroto, las características anatómicas le confieren una estructura delicada, por lo que es posible que el uso de jabones agresivos ocasionen comezón y hasta irritación; es decir, si se debe asear la cara y en particular los párpados, lo ideal es utilizar jabones cremosos, lo menos alcalinos posible, o en su caso lociones dermolimpiadoras con poca detergencia o sin detergente (existen diferentes marcas en el mercado actual) en busca de evitar el daño al manto hidrolipídico.

Por otra parte, los párpados son un área que constantemente sufre agresiones externas, como lo son el maquillado con las sombras o las máscaras para pestañas. La remoción de dichos productos mediante el uso de aceite para bebé (práctica que produce irritación ocular) o agua en ocasiones es incompleta, dejando residuos de componentes grasosos. En estos casos, es importante orientar a los pacientes y prescribir desmaquillantes dermocosméticos que contengan aguas micelares especiales, que por sus características remuevan tanto las sombras como las máscaras de pestañas, manteniendo la salud e integridad de la piel de los párpados y sin irritar los ojos.

Existen líneas dermocosméticas que cuentan con este tipo de aguas micelares desmaquillantes, por tanto, debemos enseñar a los pacientes que buscan asesoría para el cuidado facial, cómo deben desmaquillarse y asear los párpados.

Procesos infecciosos y el maquillaje, entre otros, a lo largo del tiempo pueden afectar la estética de esta zona.
Procesos infecciosos y el maquillaje, entre otros, a lo largo del tiempo pueden afectar la estética de esta zona.

Una vez cubierto el aspecto de la limpieza y manera correcta de retirar el maquillaje, el siguiente punto es el cuestionamiento acerca de cuál es la crema más adecuada para mantener la piel de esta zona hidratada y firme. Una situación real en nuestra práctica dermatológica, es que hay muy escasos productos de prescripción para este fin, y la enorme mayoría de opciones caen dentro del contexto cosmético y dermocosmético de venta libre, sin embargo, aun cuando no son productos de receta, el dermatólogo debe estar informado a este respecto para ofrecer alternativas a los pacientes.

El problema puede ser que al tratar de seleccionar un producto bajo la óptica médica de los activos y los estudios de investigación que avalen su eficacia, hay poca evidencia al respecto, por ejemplo, hay algunos hechos con cafeína que se supone ayudan a reafirmar la piel, o que contienen retinoides suaves a bajas concentraciones o para  estimular la síntesis de colágeno, otros refieren contener péptidos o polímeros también para síntesis de  colágeno, e inclusive té verde como descongestivo, además de otros extractos antioxidantes como vitamina  C, vitamina K, o derivados de plantas que se supone favorecen la producción de ácido hialurónico o colágeno.

La gama de productos para párpados es tan diversa en el área dermocosmética, que cada profesional debe ir creando su propia experiencia al respecto y tener uno o dos productos en su arsenal.

Complementariamente, en ocasiones hay que abordar una hiperpigmentación derivada de la fricción de los párpados, o posterior a un evento inflamatorio, siendo la mejor opción en este caso tanto el aseo gentil con dermolimpiadores suaves, como la humectación, junto con tiempo y paciencia, ya que la mayoría de los despigmentantes puede irritar los párpados.

El uso de frío en antifaces de gel es efectivo para descongestionar, además está indicado el recomendar tomar alcohol con moderación y poca sal, como parte de las estrategias que benefician la apariencia física de la zona.

La utilización de la toxina botulínica es una opción que puede levantar los párpados superiores, sin embargo, en casos extremos de caída palpebral, sólo la cirugía, el ultrasonido focalizado de alta intensidad en la frente, o alternativamente la radiofrecuencia, pueden ser benéficos dependiendo de las características de cada paciente.

El relleno de párpados inferiores con ácido hialurónico de baja densidad alrededor de la bolsa es otra alternativa para la mejoría de las ojeras y, por tanto de esta zona fundamental en la expresión facial.

Compartir