Acné de la mujer adulta, abordaje terapéutico

Por el Dr. José Luis Sánchez Rodríguez Especialista en Dermatología.

307

Se considera en este contexto a las mujeres mayores de 25 años, y aunque la causa no siempre es conocida, se han identificado factores que pueden favorecerlo.

Durante la adolescencia la presencia de acné es altamente prevalente, sin embargo, es de llamar la atención el creciente número de mujeres que lejos de esta etapa del desarrollo humano comienzan a manifestar tales alteraciones dermatológicas. De acuerdo con algunas investigaciones, el fenómeno se ha relacionado con aspectos de tipo ambiental, suplementos de gimnasio con derivados del complejo B, uso de cosméticos grasosos y la excoriación facial por ansiedad que frecuentemente refieren.

Antes de iniciar con el tratamiento se deben hacer estudios que descarten o confirmen otra enfermedad de fondo.
Antes de iniciar con el tratamiento se deben hacer estudios que descarten o confirmen otra enfermedad de fondo.

Es usual que predomine en la mandíbula baja, y para su abordaje terapéutico debe hacerse un análisis de diversos factores como son el estado endocrinológico, la severidad del cuadro, la evolución clínica y la respuesta a tratamientos previos, así como indagar si la paciente desea embarazarse; además, siempre es recomendable preguntar sobre el impacto psicosocial que le causan estas manifestaciones en la calidad de vida, ya que las alteraciones respecto a este punto suelen ser distintas a las del adolescente.

Debe tenerse en cuenta que debido a sus labores y función en puestos de trabajo o profesión, solicitan un tratamiento eficaz que les permita seguir manteniendo una buena apariencia y presencia social, es decir, conductas terapéuticas que no interfieran con la continuidad de sus ocupaciones.

El tratamiento en general es similar al que se utiliza en los adolescentes, y requiere ser compaginado con cosméticos y dermocosméticos. La terapia tópica con retinoides, peróxido de benzoilo (BPO), ácido azelaico y antibióticos tópicos conforman la base terapéutica.

Las combinaciones fijas ofrecen alta eficacia y tolerabilidad, por lo que la adherencia suele ser elevada gracias a los beneficios de una aplicación en monodosis que no altera la actividad laboral (en el mercado existen combinaciones de retinoides con peróxido de benzoilo, peróxido de benzoilo con clindamicina y retinoides con clindamicina).

En cuanto a la terapia sistémica, los antibióticos tetraciclínicos son los de primera elección, y los de segunda generación, como la limeciclina y la doxiciclina, tienen un mejor perfil de absorción intestinal que las tetraciclinas de primera generación, lo que hace que puedan darse incluso en monodosis con los beneficios que anteriormente se comentaron (cumplimiento).

Acné en mujer adulta de predominio perioral y mandibular.
Acné en mujer adulta de predominio perioral y mandibular.

La terapia hormonal es altamente efectiva, incluso en pacientes sin alteraciones hormonales y, en general, bien tolerada a largo plazo. En las mujeres postadolescentes, esta terapia también puede estar indicada en quienes presentan signos clínicos de hiperandrogenismo como hirsutismo, ovarios poliquísticos y alteraciones menstruales, como una alternativa a la isotretinoína, ya que esta conducta farmacológica reduce principalmente la producción de sebo. Es recomendable que los hormonales sean combinados con agentes dirigidos a otros factores patogénicos, tales como los antibióticos y el BPO.

El acetato de ciproterona solo o combinado con estrógenos, la espironolactona (50 a 150 mg al día), drospirenona (un análogo de la espironolactona) más un estrógeno y flutamida (cara y hepatotóxica), son antiandrogénicos que pueden ser utilizados con asesoría del ginecólogo o el endocrinólogo, debiendo hacerse énfasis en que el acné de la mujer adulta no significa forzosamente un desorden hormonal.

La isotretinoína también se utiliza después del fracaso de otras terapias en mujeres adultas, y se necesita una prueba de embarazo negativa y un método anticonceptivo o abstinencia sexual para poder utilizarla (debido a su potencial teratógeno).

Las terapias con luz, aun cuando pueden funcionar, no cuentan todavía con estudios y series grandes que apoyen su uso.

Como medida de mantenimiento están los retinoides tópicos, hidratantes y filtros solares con color o maquillajes no comedogénicos a base de agua y filtro solar cuyo vehículo puede ir variando dependiendo de la evolución del problema y la disminución del sebo.

En pacientes que desean embarazarse no debe indicarse isotretinoína ni hormonales, y se utiliza la terapia estándar, evitando los retinoides tópicos por el riesgo lejano de absorción y teratogénesis, por lo que debe privilegiarse el ácido azelaico y el peróxido de benzoilo.

Por vía oral se utiliza la isotretinoína y los macrólidos como la eritromicina o la claritromicina.

Es importante explicar a las pacientes la importancia de manejar el estrés (por ejemplo, mediante ejercicio o yoga), así como evitar el tabaco y la excoriación de la cara, además de recomendar el que no realicen limpiezas faciales (causan mayor inflamación) y suprimir los suplementos dietéticos con complejo B.

El mejor tratamiento es el que toma en cuenta las necesidades de la paciente, lo que favore la adherencia terapéutica

Compartir