Factores de crecimiento y rejuvenecimiento cutáneo

Por los doctores Giovana Fernanda Osorio, Gabriel Serrano e I. Expòsito. Especialistas en Dermatología. Clínica Dermatológica Serrano, Valencia, España.

286

Los avances tecnológicos han hecho que los GF sean una herramienta útil en diversos procedimientos; además, éstos pueden ser aplicados en productos cosmecéuticos domiciliarios o en consulta mediante mesoterapia o micropunción (mesoroller).

Los factores de crecimiento (GF, por las siglas en inglés de growth factors) son proteínas o péptidos reguladores que ejercen una función de comunicación entre las células y hacia el interior de las mismas; en la piel su efecto es sobre la proliferación y diferenciación, la regulación de la síntesis de proteínas de la matriz extracelular (colágeno, fibronectina, elastina, filagrina, laminina), y el ciclo del pelo. Se utilizan para prevenir y revertir el envejecimiento cutáneo, así como en los trastornos del pelo.

Los GF pueden ser extraídos de una amplia variedad de fuentes de origen humano, animal, vegetal, bacteriano o fúngico, sin embargo la tendencia actual es obtenerlos a partir de plantas para evitar la presencia de proteínas de origen animal, endotoxinas y antibióticos.

Screen Shot 2016-07-13 at 9.23.04 AM

Ante los cambios propios de la edad y las agresiones físicas externas, los GF son útiles para controlar el envejecimiento cutáneo

Para cada factor de crecimiento existe un receptor o conjunto de receptores de membrana específicos, que transmiten una señal bioquímica por medio de un sistema de segundos mensajeros (habitualmente una enzima tirosina quinasa), y generan una cascada de señales que permiten la activación de uno o varios genes.

En la piel, los factores de crecimiento son sintetizados por fibroblastos, queratinocitos, plaquetas, linfocitos y mastocitos. Cada GF regula aspectos vitales de la homeostasis celular como mitogénesis, angiogénesis, quimiotaxis, síntesis de matriz extracelular y la regulación de otros factores de crecimiento.

Las especies reactivas de oxígeno (ROS, por sus siglas en inglés) en el fotoenvejecimiento causan “daño oxidativo” a componentes esenciales como lípidos de membrana, mitocondrias y ADN, además de inducir la transcripción del factor AP-1, que estimula la producción de metaloproteinasas de matriz (matrix metalloproteinases o MMP), favoreciendo la degradación del colágeno. Con la edad hay un deterioro progresivo de los sistemas antioxidantes cutáneos, lo que condiciona la aparición de una sobrecarga de ROS, provenientes del metabolismo celular y de los factores externos como la radiación ultravioleta.

El objetivo de administrar GF tópicos o inyectables es repletar dichos niveles disminuidos y estimular la actividad de las células responsables de la remodelación dérmica, y así ralentizar o incluso revertir las manifestaciones del envejecimiento cutáneo. Esta idea también es aplicable cuando se realizan procedimientos cosméticos ablativos o láseres en los que el uso de GF podría facilitar la cicatrización e incluso mejorar los resultados.

En años recientes los factores de crecimiento tópicos e inyectables han surgido como una novedosa modalidad terapéutica para el rejuvenecimiento cutáneo que pueden ser administrados en forma de plasma rico en plaquetas autólogo (PRP) o utilizarse de forma tópica en productos cosmecéuticos, mediante mesoterapia o con técnicas de micropunción. Luego de la interacción de los GF con receptores específicos en los queratinocitos, los secretados por dichas células estimulan a los fibroblastos a producir otros GF que ejercen su efecto en la dermis, estimulando la proliferación epidérmica, dando como resultado una amplificación de la vía de señalización inicial (retroalimentación positiva).

Los GF son moléculas grandes hidrofílicas, con peso molecular mayor de 15000 Da, lo cual hace difícil que penetren a través del estrato córneo, pero si a través de los folículos pilosos y las glándulas sudoríparas, utilizando nanotecnología, y encapsulando los activos en liposomas que alcanzan la célula diana sobre la cual ejercen su acción.

Los GF actuales se obtienen de plantas para evitar algunos efectos adversos

Screen Shot 2016-07-13 at 9.21.42 AM

La Nicotiana benthamiana es una planta de la cual, mediante biotecnología, se obtienen diferentes GF sintéticos, altamente purificados, libres de trazas de origen animal, endotoxinas o antibióticos. De esta planta se extraen múltiples GF entre los que están EGF, TGF, HGH, GM-CSF y TIMP, entre otros.

Los factores de crecimiento tópicos ofrecen una modalidad terapéutica novedosa, no invasiva y en pleno desarrollo para el tratamiento del envejecimiento cutáneo, o como adyuvantes de procedimientos cosméticos.

Compartir