Nueva clasificación para cicatrices atróficas de acné e impacto en la calidad de vida

Por el Dr. Vicente Torres Lozada Especialista en Dermatología del Hospital Juárez de México.

272
25582745 - girl with acne scars on temples and cheekbones

Aunque existen antecedentes sobre este tema, las variaciones en cuanto a la categorización de las lesiones son importantes, por lo que el estudio y profundización de nuevos instrumentos que favorezcan la clasificación son una necesidad primordial.

 

El acné y sus consecuencias sin duda son una de las condiciones a las que cotidianamente podemos enfrentarnos los profesionales de la salud; por ello es que se han realizado múltiples esfuerzos para tratar de comprender desde su fisiopatología, hasta las mejores opciones terapéuticas, así como el manejo de sus complicaciones (cicatrices, afectación psicológica, entre otras).

Screen Shot 2016-08-31 at 11.48.11 AM
Clasificación de Jacob en la que se establece la división de las cicatrices atróficas de acuerdo con su forma; se plantea el concepto de adherencia al fondo de la dermis de las cicatrices en rolling y el nivel hasta el que llegan los láseres ablativos así como el del SMAS (sistema músculo-aponeurótico superficial) como referencia quirúrgica.

Como parte de lo anterior, recientemente se ha publicado un comunicado –en el que he tenido la oportunidad de participar–, sobre un nuevo instrumento para clasificar y medir la severidad de las cicatrices atróficas de este padecimiento, y otro para determinar su impacto en la calidad de vida.

Una clasificación propuesta hace algunos años, por parte de la la Dra. Carolin Jacob, para las cicatrices atróficas de acné, fue publicada en el  Journal of the American Academy of Dermatology (Jacob CI, Dover JS, Kaminer MS. Acne scarring: a classification system and review of treatment options. J Am Acad Dermatol. 2001; 45[1]:109-117), la cual las categoriza en icepick (“picahielo”), boxcar (“caja cuadrada”) y rolling (para aquéllas extendidas o “en valle”).

El nuevo artículo parte de un encuentro realizado en el año 2013, para el cual se enviaron fotografías a un grupo importante de expertos a quienes se les pidió que categorizaran las cicatrices atróficas de acné con base en la clasificación de Jacob.

La conclusión fue que aun entre dermatólogos expertos, orientados al estudio del acné, la concordancia es muy baja.

Dicha encuesta fue publicada en Journal of the European Academy of Dermatology and Venereology (Finlay AY, Torres V, Kang S, Bettoli V, Dreno B, Goh CL, Gollnick H; Global Alliance. Classification of acne scars is difficult even for acne experts. J Eur Acad Dermatol Venereol. 2013 Mar; 27[3]: 391-393), y destacaba la necesidad de implementar un nuevo estudio clínico en vivo; esto se realizó con el apoyo de cinco dermatólogos y un grupo de 30 pacientes con cicatrices atróficas, en quienes se clasificaría y determinaría la severidad y afección en calidad de vida secundaria a la presencia de esas complicaciones del acné.

New Patient-Oriented Tools for Assessing Atrophic Acne Scarring es el título del reporte publicado a inicio de este año (Layton A, Dréno B, Finlay AY, Thiboutot D, Kang S, Lozada VT, Bourdès V, Bettoli V, Petit L, Tan J. New Patient-Oriented Tools for Assessing Atrophic Acne Scarring. Dermatol Ther [Heidelb]. 2016 Feb 17), y en el se crearon dos instrumentos, que por sus siglas en inglés fueron SCARS (Self-Assessment of Clinical Acne-Related Scars) y FASQoL (Facial Acne Scar Quality of Life), específicos para cicatrices atróficas de acuerdo con las reglas de la FDA de Estados Unidos.

Screen Shot 2016-08-31 at 11.46.16 AM
1. Paciente con cicatrices complicadas para catalogar por sus tamaños y formas, respecto a las cuales la medición en milímetros es una forma más objetiva de abordaje. 2.Paciente con una combinación de cicatrices atróficas e hipertróficas difíciles de clasificar.

Debido a que como ya hemos dicho, la clasificación de Jacob es difícil de conceptualizar, y puede generar desacuerdo entre dermatólogos, los resultados de nuestro estudio concluyeron que las cicatrices atróficas de acné, más que por su forma, se deben ordenar por su tamaño, pues lo importante es la falta de tejido, y no la configuración que tienen, por lo que la coincidencia entre investigadores, haciendo una correlación de la evaluación clínica contra fotografías en imágenes computarizadas de las cicatrices, resultó en un alto índice de concordancia entre los cinco investigadores a partir de lesiones de 2 mm de diámetro, mientras que de 2 a 4 mm el acuerdo es muy fuerte y para lesiones mayores de 4 mm, la correlación es casi perfecta.

Screen Shot 2016-08-31 at 11.49.45 AM
Prevenir antes que tratar Sin duda prevenir durante la aparición del acné es primordial para evitar las cicatrices, es decir, hay que concientizar al público en general sobre la importancia de la intervención terapéutica temprana, especialmente en quienes inician la adolescencia o tienen padres que han sufrido acné severo y presentan importantes secuelas. La prevención es lo que permitirá obtener los mejores resultados, ya que aunque existen alternativas para su manejo (tanto clínicas como quirúrgicas) y la mejoría puede ser significativa, los recursos actuales no las corrigen al cien por ciento.

Para conocer la severidad, se fabricó una máscara de plástico cuadriculada con espacios de dos por dos cm; se coloca en áreas de la cara que se han establecido anatómicamente; así,  es posible hacer un conteo por cuadros de las cicatrices.

Para saber el tamaño de cada cicatriz, ésta se compara contra la punta de un punch de distintos calibres, con lo cual es posible hacer un cálculo general de la gravedad y cantidad del tejido perdido.

Creemos que esta nueva forma de abordar el estudio de las cicatrices atróficas causadas por el acné será de utilidad para llevar a cabo estudios de investigación, para probar productos tópicos, terapias regenerativas ablativas y semiablativas,  láseres, dermoabrasión, peelings y radiofrecuencia con agujas de una manera más objetiva y consensuada.

La medición del impacto en la calidad de vida de los pacientes con acné es otra aportación de este estudio. El instrumento no está aún probado para el abordaje de las cicatrices de la espalda y pecho, zonas donde el tipo de secuela que deja el acné es un poco distinto, con cicatrices atróficas, pero además, otro tipo de lesiones conocidas como elastolisis perifolicular; o en todo caso predominan las cicatrices hipertróficas. Así, el abordaje terapéutico, clasificación y medición de la gravedad de las cicatrices que deja el acné en tronco, es todavía una tarea pendiente por abordar a fondo.

División de las áreas faciales para  utilización de la máscara cuadriculada y evaluación de la severidad.
División de las áreas faciales para utilización de la máscara cuadriculada y evaluación de la severidad.

 

Compartir