Por la Dra. Lizeth Alejandra Gutiérrez Chávez Especialista en Dermatología. Cd. de Puebla, Pue.

242

Es importante destacar el aspecto preventivo de su formación, por lo que medidas cotidianas de cuidado están ampliamente recomendadas.

Las arrugas periorales predominantes en labio superior, y conocidas en el argot dermocosmético como “código de barras”, son una causa de consulta frecuente, y en estudios recientes se ha encontrando una relación entre su aparición y severidad con la edad, el sexo y la duración del hábito tabáquico.

Por alguna causa, que aún no está plenamente establecida, el fenómeno es más grave en las mujeres que en los hombres, especialmente en las mayores de 45 años. Como parte de la búsqueda de una explicación, se ha aceptado que este incremento en la incidencia femenina puede deberse al menor número de glándulas sebáceas en el área perioral, así como a una densidad más baja de vasos sanguíneos a nivel del tejido conectivo en comparación con los hombres.

Ejemplos de arrugas periorales.
Ejemplos de arrugas periorales.

Otra posible explicación se basa en la pérdida de volumen de la grasa suborbicular y la sequedad relacionada con cambios en los labios por aspectos ambientales, nutricionales o deprivación hormonal, además de influencias raciales, ya que de acuerdo con algunos estudios publicados, hay una menor cantidad de arrugas faciales entre las mujeres asiáticas chinas en comparación con las francesas.

Al parecer el bigote en los hombres actúa como filtro solar, y eso puede ser una razón para la menor presencia del fenómeno en este género, aunado a lo anterior, un fenómeno de antienvejecimiento perioral, otorgado por las células madre provenientes del folículo piloso del bigote durante la remodelación y regeneración de la dermis, puede ser también factor protector ante esta manifestación cutánea.

El vínculo entre la formación de arrugas periorales y el tabaquismo es un factor de riesgo conocido para el envejecimiento prematuro de la piel, más allá de que el acto mecánico de succionar el humo de tabaco arruga la piel perilabial, y la exposición a los productos del tabaco aumenta las metaloproteinasas de la matriz 1 y 3, disminuyendo así la producción de procolágeno en la piel, debido a los radicales libres inducidos por este hábito.

Adicionalmente, la exposición crónica a la luz ultravioleta contribuye a la formación de arrugas por medio de la interrupción de la síntesis de la matriz dérmica y una menor cantidad de colágeno, en la cual los fibroblastos presentan una mayor rigidez con la edad, pasando de la síntesis de monómeros de actina G a filamentos de actina F.

El estilo de vida saludable previene de manera importante la formación de las arrugas periorales

Existen protocolos para la terapia del “código de barras” que van desde la aplicación de productos con retinoides suaves y alfa hidroxiácidos en bajas concentraciones hasta cremas con urea y ceramidas, en el entendido de que los beneficios ante estos procedimientos son limitados.

Entre las terapias médicas y tecnológicas más utilizadas están la microdermoabrasión en forma repetitiva, la inyección de rellenos con ácido hialurónico de baja densidad para llenar los surcos, o de mayor densidad para perfilar el borde labial, lo cual mejora las arrugas periorales considerablemente.

El peeling químico es muy efectivo si se combina con la aplicación de toxina botulínica, y desde luego, la aplicación de un láser fraccionado en el área es también una buena alternativa.

El procedimiento cosmético de elección debe ser implementado por personal capacitado.
El procedimiento cosmético de elección debe ser implementado por personal capacitado.

Es una realidad que se necesitan más estudios e investigación adicional para dilucidar las diferencias en los procesos del envejecimiento facial basados ​​en género, raza y zona anatómica, sin embargo, una vez que éstas se presentan, es recomendable que sólo profesionales de la salud debidamente capacitados, sean quienes intervengan en los cuidados cosméticos, con el fin de evitar complicaciones como la melanosis posinflamatoria o la reactivación del herpes simple; además de que se debe estar consciente de que la combinación de métodos ofrece los mejores resultados.

Compartir