Nueva clínica de heridas en el Hospital Juárez Centro

236
El agua y alcohol, entre otras sustancias, complican el proceso de cicatrización.

Las heridas en úlceras venosas, pie diabético, quemaduras superficiales de primer y segundo grado, entre otras lesiones graves, no deben limpiarse con jabón, alcohol, agua oxigenada o inyectable, porque retrasan el proceso de cicatrización de lesiones, debido a que causan daño celular en la piel, reveló la encargada de la Clínica de Heridas de la nueva Unidad Quirúrgica de Corta Estancia Juárez del Centro, Cecilia Montiel Rodríguez.

Informó que en instituciones como la Clínica de Heridas, de la Secretaría de Salud, utilizan productos de nueva generación, como dialil óxido de disulfuro modificado, que no dañan las células de los tejidos de la piel. Además, aplican tratamientos especializados para cada una de las etapas de la cicatrización, que sanan en menor tiempo.

Montiel Rodríguez explicó que con los métodos tradicionales que todavía se emplean, consistentes en “tallar hasta que sangre la lesión”, sólo retrasan la cicatrización o se profundiza la herida.

La Clínica de Heridas es un proyecto nacional de la Comisión Permanente de Enfermería, en cuyos programas se incluye la alta especialización del personal de salud. Se trata, argumentó Montiel Rodríguez, de una unidad de corta estancia, donde se atienden diariamente entre seis y ocho pacientes, sobre todo, por pie diabético, los cuáles primero deben ser atendidos por los médicos de urgencias o de consulta externa.

Fuente: www.gob.mx

Compartir