Una delicia para la Piel

Por Cinthya Mendoza Romero

214

Para muchas personas el chocolate resulta una deliciosa tentación en la que caen constantemente. Lo que no se sabe es que varias marcas de cosméticos, a lo largo del tiempo, lo han aprovechado y han lanzado cuidados y cremas hechos a base de cacao.

En sus orígenes esta semilla se utilizaba para cuidados del cuerpo. Los aztecas sabían sacar provecho del chocolate por y para su belleza. Tal vez podría parecer contradictorio el hecho de que beneficie al organismo, pues durante mucho tiempo se le ha hecho responsable de los kilos de más o de provocar acné; sin embargo hoy ese enfoque ha cambiado; al punto de convertirse en un componente importante para los cosméticos, ya que cuenta con numerosas virtudes: es antiedad, anticelulítico, relajante, entre otras tantas.

Las semillas del cacao contienen más de 800 moléculas con propiedades hidratantes, tonificantes, regeneradoras y revitalizantes

¿Qué beneficios aporta?

El cacao es muy rico en polifenol; es un antioxidante que tiene gran poder contra los radicales libres y por tanto indirectamente sobre el envejecimiento celular.

Además de frenar la aparición de los primeros signos de la edad, podría tener también un efecto sobre nuestra silueta, y sobre todo sobre la celulitis. En la cáscara de la semilla del cacao se encuentra la cafeína que tonifica los tejidos.

De igual manera, es importante mencionar que el cacao contiene serotonina y endorfinas, que poseen un efecto calmante beneficioso contra el estrés. Sin olvidar el magnesio y la vitamina B1 que tienen un efecto relajante.

Al utilizarlo combinado con la cafeína te permite obtener un excelente antiinflamatorio, ideal en aquellos casos de retención de líquidos, pues un masaje hecho con esta mezcla mejora la circulación de la sangre y de otros líquidos que se acumulan en el organismo.

No hay que olvidar que el comer chocolate en moderación es saludable, en exceso no resulta ser efectivo ya que se encuentra mezclado con elevadas cantidades de azúcar y grasa.

Compartir