Este patógeno produce enfermedad por invasión directa o mediante la acción de toxinas. La directa puede producirse por la cepa presente en la piel o la mucosa del paciente (infección endógena) o por la inoculación de una cepa desde otra fuente (infección exógena).

Los microorganismos del género Staphylococcus son cocos grampositivos que se agrupan en racimos, son inmóviles, no esporulados, dan positiva la reacción de la catalasa (a diferencia de los estreptococos) y generalmente crecen en aerobiosis, aunque también fermentan la glucosa en anaerobiosis.

Staphylococcus aureus es uno de los microorganismos más frecuentemente aislados en infecciones comunitarias y nosocomiales. Según reportes implementados en EE.UU. la incidencia anual es de 28 a 35 casos por 100,000 habitantes–año.

En infecciones comunitarias como las de piel y partes blandas, artritis séptica, osteomielitis, espondilodiscitis o endocarditis, se encuentra entre los principales agentes etiológicos y en infección nosocomial es el microorganismo más frecuentemente aislado en infecciones de herida quirúrgica y el segundo en bacteriemia relacionada con el catéter,  después de los estafilococos coagulasa negativos (ECN).

S. aureus es el segundo microorganismo bacteriémico más frecuente sólo después de Escherichia coli.

La morbimortalidad es muy elevada y así una infección nosocomial por S. aureus triplica la mortalidad y la duración media de ingreso hospitalario. Además, un porcentaje importante de estas infecciones se deben a cepas resistentes a la meticilina (SARM).

El factor de riesgo más importante para padecer infección por S. aureus es ser portador de este microorganismo en la piel y las mucosas.

Su principal reservorio ecológico es la fosa nasal, seguido de la faringe y la región perianal. A partir de estos reservorios puede diseminarse de forma transitoria a cualquier localización de la superficie cutánea y numerosos estudios han demostrado que en pacientes con infección estafilocócica la cepa invasiva es la misma que se encuentra en la fosa nasal (infección endógena).

Entre los elementos que permiten la invasión tisular y la evasión del sistema inmunitario destacan:

  • Una cápsula de polisacárido.
  • Amplio repertorio de moléculas de superficie como la proteína A y otras moléculas capaces de fijarse a proteínas de la matriz extracelular, como fibrinógeno (clumping factor), fibronectina o colágeno.
  • La síntesis de toxinas y otras enzimas (coagulasas, lipasas, proteasas, hialuronidasas).
  • En adultos sanos, la tasa de portadores nasales oscila entre el 20 y 40 %, aunque es mayor en algunos colectivos identificados clásicamente como de mayor riesgo para padecer infección estafilocócica entre los que destacan los pacientes en diálisis (hemodiálisis o diálisis peritoneal), diabéticos, con artritis reumatoide, cáncer, usuarios de drogas por vía parenteral o alcohólicos.

Screen Shot 2017-02-27 at 10.17.54 AM

El incremento de la colonización por el Staphylococcus aureus en la piel de  pacientes con dermatitis atópica se conoce desde hace varios años; y muchos estudios reportaron una prevalencia en un rango entre 30 y 100 por ciento.

Si bien el mecanismo patogénico de esta asociación se desconoce, estudios recientes sugieren una relación causal entre este microorganismo y la enfermedad a través de la generación de un defecto de barrera en la piel y la exacerbación de la inflamación. Si esta bacteria contribuye tanto al defecto de barrera de la piel cómo a exacerbar la inflamación, en esta enfermedad el control de la misma podría disminuir la severidad de la sintomatología. Sin embargo, la utilización de antibióticos puede favorecer la resistencia y generar un desbalance de la microflora normal. Actualmente la prevalencia de la colonización de esta bacteria, reportada en los pacientes con dermatitis atópica, varía ampliamente dependiendo sobre todo del tipo de enfermos incluidos, el tamaño de la muestra y el método utilizado para detectar esta bacteria o sus productos.

Tomando en cuenta lo anterior, recientemente se realizó una revisión sistemática que fue publicada en British Journal of Dermatology (Totté JE, et al. 2016) con la finalidad de proveer una estimación global de la prevalencia y la probabilidad de colonización con Staphylococcus aureus en los pacientes con dermatitis atópica.

Los investigadores realizaron la búsqueda bibliográfica de las bases de datos de: EMBASE, MEDLINE, OvidSP, PubMed, Web of Science y The Cochrane Central Register of Controlled Trials (CENTRAL) hasta setiembre del 2014; incluyeron estudios experimentales y observacionales sin restricción de fecha de publicación ni de idiomas, que tomaran en cuenta a pacientes de cualquier edad con diagnóstico de dermatitis atópica, y  reportaran la proporción de ellos que tuviesen la presencia del S. aureus en la piel (tanto en áreas lesionales como no lesionales) o en las fosas nasales. Se descartaron los reportes de casos.

Dos de los principales reservorios de S. aureus: la fosa nasal y la faringe.
Dos de los principales reservorios de S. aureus: la fosa nasal y la faringe.

Dos de los principales reservorios de S. aureus: la fosa nasal y la faringe.

Los autores extrajeron las principales medidas de evaluación, que incluyeron la proporción de pacientes con estafilococo dorado en la piel tanto en áreas lesionales como no lesionales, y en las fosas nasales. Como medidas secundarias se incluyeron la presencia en la piel de factores de virulencia de esta bacteria, y la relación entre la severidad de la dermatitis atópica y la tasa de colonización. Para realizar el análisis de metarregresión de la severidad de la enfermedad se utilizaron las escalas “Eczema Area Severity Index” (EASI) o “SCORing Atopic Dermatitis” (SCORAD).

Infecciones de piel y partes blandas

  • Staphylococcus aureus es una causa frecuente de este tipo de infecciones que cabe dividir en superficiales, si afectan a epidermis o dermis, y profundas, si lo hacen en tejido celular subcutáneo, fascia o músculo.
  • S. aureus, junto con Streptococcus pyogenes, es el microorganismo más frecuente, aunque la etiología estafilocócica ha aumentado en los últimos años y es más común cuando se identifica una puerta de entrada y en presencia de una colección supurada.
  • En concreto, el absceso subcutáneo es la forma más frecuente de presentación de las infecciones producidas por SARM adquirido en la comunidad y productor de leucocidina de Panton-Valentine.
  • La fascitis necrosante es una entidad poco frecuente y característicamente está producida por S. pyogenes, aunque S. aureus y, particularmente, cepas productoras de leucocidina de Panton-Valentine también pueden producir fascitis.

En total 95 estudios fueron aceptados para el análisis cualitativo, y 91 en el metanálisis, todos observacionales, además 30 de ellos compararon a pacientes con dermatitis atópica con controles sanos.

La mediana de edad de los pacientes incluidos fue 14 años, con un rango entre 0.8 y 68.9; el 52 % de ellos de sexo masculino.

En 11 estudios se evaluó la severidad de la enfermedad utilizando la escala EASI con una mediana de 17.7 puntos, y en 22 estudios se utilizó el escore SCORAD con una mediana de 48.2 puntos. De manera global se evidenció que el 70 % de los pacientes con dermatitis atópica fueron portadores de estafilococo dorado en áreas lesionales de la piel (IC 95 %: 66 a 74; I2= 88.31 %), y el 39 % de ellos en áreas no lesionales (IC 95 %: 31 a 47; I2= 87.39 por ciento).

El análisis global de la colonización nasal evidenció que ésta se presenta en 62 % de los pacientes con dermatitis atópica (IC 95 %: 57 a 68; I2= 85.20 %).

Respecto a la tasa de colonización comparativa por S. aureus entre los pacientes con dermatitis atópica y los controles sanos se incluyeron los datos de 16 estudios que incorporaron a 823 pacientes y a 688 controles, observándose que los pacientes con esta enfermedad fueron de forma significativa más propensos a estar colonizados por esta bacteria en las áreas lesionales de la piel, en comparación con los controles (OR 19.74; IC 95 %: 10.88 a 35.81; P< 0.001; I2= 66.04 %). Con respecto al análisis global en las áreas no lesionales de la piel se observó que los pacientes tuvieron un (OR 7.77; IC 95 %: 3.82 a 15.82; P< 0.001; I2= 63.08 %), comparados con los controles.

De manera similar la probabilidad de colonización nasal en los pacientes fue superior comparada con los controles (OR 4.50; IC 95 %: 3.00 a 6.75; P< 0.001; I2= 70.31 %).

El análisis de metarregresión evidenció que la tasa de colonización cutánea en las áreas lesionales fue superior en relación con la severidad de la dermatitis atópica (43 % en los pacientes con las formas leves y 83 % en aquellos con las formas severas).

Micrografía electrónica de S. aureus.
Micrografía electrónica de S. aureus.

La tasa de colonización en áreas cutáneas no lesionales y a nivel nasal fue independiente de la severidad de la enfermedad.

La conclusión que se integra como resultado de la implementación de la investigación es que se demuestra que los pacientes con dermatitis atópica tienen una mayor probabilidad de estar colonizados con Staphylococcus aureus comparados con los controles sanos, tanto a nivel de zonas lesionales como no lesionales de la piel y de las fosas nasales.

En  lesiones cutáneas esta prevalencia da la impresión de ser dependiente de la severidad de la enfermedad, sin embargo tal asociación no pudo ser demostrada en zonas no lesionales de la piel, ni en las fosas nasales.

 

Compartir