Transferencia de genes, avance en diabetes tipo 1

61

Una posible cura para la diabetes tipo 1, así como un enfoque novedoso, permitirá también a los pacientes con diabetes tipo 2 detener las inyecciones de insulina. El descubrimiento fue realizado en la UT Health San Antonio, y se basa en aumentar los tipos de células pancreáticas que secretan insulina.

“Curamos a los ratones durante un año sin efectos secundarios; nunca se ha visto, pero es un modelo en ratón, por lo que se necesita precaución, queremos llevar esto a animales grandes que están más cerca de los humanos en la fisiología del sistema endocrino”, informó el doctor Doiron, también profesor asistente de medicina de UT Health.

Al respecto, el doctor Ralph DeFronzo, profesor de medicina y jefe de la División de Diabetes de UT Health, describió la terapia: “el páncreas tiene muchos otros tipos de células, además de las beta, y nuestro enfoque es alterar estas células para que comiencen a secretar insulina, pero sólo en respuesta a la glucosa. Esto es básicamente igual que las células beta”.

La terapia se realiza mediante una técnica llamada transferencia de genes, aprobada por la FDA. Se utiliza un virus como vector para introducir genes seleccionados en el páncreas. Estos genes se incorporan y causan que se generen enzimas digestivas y otros tipos de células para producir insulina.

“Si un diabético tipo 1 ha estado viviendo con estas células durante 30, 40 o 50 años, y todo lo que estamos haciendo es secretar insulina, esperamos que no haya respuesta inmune adversa”, concluyó el investigador DeFronzo.

La terapia regula con precisión el azúcar en la sangre en los ratones. Esto podría ser un avance importante sobre la terapia tradicional con insulina y algunos medicamentos para la diabetes que tienden a originar hipoglucemias.

“Un problema importante que tenemos en el campo de la diabetes tipo 1 es la hipoglicemia, dijo el Dr. Doiron. “La transferencia de genes que proponemos es notable porque las células alteradas coinciden con las características de las células beta. La insulina sólo se libera en respuesta a la glucosa”.

Las personas no tienen síntomas de diabetes hasta que han perdido al menos el 80 % de sus células beta, dijo el Dr. Doiron. “No necesitamos replicar toda la función de producción de insulina de las células beta”, dijo. “Sólo el 20 % de restauración de esta capacidad es suficiente para una cura”.

Compartir