Suicidio: epidemiología, clínica y prevención

21

Por el Dr. Enrique Chávez-León,
Presidente de la Asociación Psiquiátrica Mexicana.
Coordinador de Posgrado de la Facultad de Psicología
de la Universidad Anáhuac México.

La palabra suicidio proviene del latín suicidium, acto mediante el cual una persona deliberadamente se provoca la muerte.

Robert Burton en su Anatomía de la melancolía (1621) estableció la relación del suicidio con la depresión; Goethe hizo patente la influencia de la cultura tras la publicación de Las desventuras del joven Werther que ocasionó una “epidemia” de suicidios en Alemania; Durkheim, sociólogo francés, describió el papel de la cultura, sociedad, personalidad y las pérdidas de seres queridos y del estatus. En el siglo XX se hizo patente el papel de los movimientos migratorios y los medios de comunicación en el suicidio.

Epidemiología. En el mundo el suicidio es la segunda causa de muerte en adolescentes y adultos jóvenes. Más de 800,000 personas se suicidan cada año (un suicidio cada 40 segundos).

Europa del Este y Asia tienen una tasa de 15 o más suicidios por cien mil habitantes. Argentina, Estados Unidos de Norteamérica, Finlandia, Francia y Suecia, una tasa de 10 a 14.9 suicidios por 100,000 habitantes. Canadá, España y Noruega de 5 a 9.9 por cien mil habitantes.

México, junto con Perú y el norte de África, tiene la tasa más baja (menos de 5 por cada100,000).

En México, las tres principales causas de muerte en adolescentes y adultos jóvenes son: muertes violentas, muertes por accidentes y en tercer lugar las debidas a suicidio.

Recientemente los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedad señalaron cómo la tasa de suicidio en Estados Unidos entre las niñas adolescentes continúa aumentando y alcanzó su máximo en 2015, al duplicarse las tasas de suicidio entre las niñas y aumentar más de 30 % entre adolescentes varones y hombres jóvenes entre 2007 y 2015.

De acuerdo con el INEGI la cifra de suicidios se elevó del año 2000 al año 2014 de 3.5 a 5.2 por 100,000 habitantes. En el año 2014 la tasa de suicidios en hombres fue de 8.5 por 100,000 habitantes y en mujeres de dos por cada cien mil habitantes; ocho de cada diez suicidios ocurre entre varones. En el grupo de edad de 15 a 29 años, la tasa de suicidio es de 7.9 por 100,000 habitantes (varones 12.5 y mujeres 3.5) superior a la tasa nacional;
40.2 % del total de los suicidios corresponden a adolescentes y adultos jóvenes.

Campeche, Aguascalientes, Chihuahua y Yucatán, son los estados con tasas más altas.

Causas del Suicidio. Los eventos estresantes son importantes desencadenantes, padecer depresión o consumir alcohol o drogas, son su causa principal. Tener un trastorno mental aumenta hasta 12 veces el riesgo.

El 16 % de las personas con depresión ha tenido un intento suicida a lo largo de la vida y 60 a 70 % de quienes se suicidaron sufrían depresión. Cuando ésta y el consumo de sustancias coexisten, el riesgo se eleva hasta 80 %. El uso diario de cannabis, en especial durante la adolescencia aumenta entre 6 y 8 veces los intentos suicidas y el consumo semanal en varones condiciona ideación suicida.

Factores de riesgo. Los varones que están divorciados o separados o son viudos, que viven solos en aislamiento social, están desempleados o recientemente jubilados, han tenido problemas laborales o económicos y tienen dificultades interpersonales son los que corren más riesgo. El riesgo es mayor para personas que han sufrido abuso sexual o físico o violencia familiar, personas con orientación homosexual o transexualismo o que han estado expuestas a conducta suicida de amigos o familiares.

Más del 10 % de las personas que se suicidan tienen un familiar de primer grado que también lo ha hecho. Los familiares de personas que han cometido suicidio tienen 10 veces más probabilidades de mostrar esta conducta.

La exposición a conductas suicidas a través de los medios de comunicación y los dramas televisivos son factor de riesgo por contagio. La búsqueda en Internet de términos relacionados con el suicidio aumentó con la serie «13 razones por que», centrada en un caso ficticio de una adolescente que se quita la vida; a los 12 días de su estreno las consultas del término «suicidio» aumentaron de un 15 a 44 %. Hasta un 11 % de esos sitios son pro suicidio.

Valoración e intervención. Durante la entrevista el médico debe determinar si elpaciente con depresión tiene riesgo suicida, preguntando sobre pensamientos acerca de morir, ideación suicida, s itiene un plan para hacerlo o si ha intentado suicidarse; 20 % de las personas que mueren por suicidio realizaron un intento previo.

La detección temprana de los trastornos mentales y su tratamiento efectivo son elemento clave para evitarlo. Si el paciente está en riesgo, la hospitalización es una opción que permite su cuidado y a la vez iniciar tratamiento intensivo.

Conclusiones. El suicidio está relacionado con enfermedades mentales como depresión y consumode alcohol y drogas; los eventos ambientales constituyen factores desencadenantes, no causales, de la conducta suicida. En la evaluación clínica de pacientes con depresión u otros trastornos mentales debe interrogarse acerca de ideación o planeación suicida haciendo preguntas directas, incluyendo la consulta de sitios en Internet. Dentro de las medidas a tomar se encuentran la hospitalización y el retirar los medios que pudieran ser utilizados como medios de suicidio (venenos y armas).

Compartir