Meridianos informativos

12

EL EXCESO DE FRUCTOSA PUEDE DAÑAR LA PLACENTA

La fructosa se utiliza para fabricar jarabe de maíz rico en fructosa (HFCS, por sus siglas en inglés), usado por la industria alimentaria para edulcorar comidas procesadas, repostería industrial, helados, mermeladas, salsas y condimentos y, sobre todo, bebidas azucaradas.

El consumo excesivo de estos alimentos, y por tanto de este edulcorante, se relaciona desde hace años con la aparición de enfermedades como la obesidad y la diabetes.

Ahora, un estudio realizado por científicos de la Universidad CEU San Pablo determina que la ingesta elevada de esta forma de azúcar durante la gestación provoca importantes alteraciones en la placenta y en los fetos; un factor que aumenta el riesgo de que la descendencia presente patologías metabólicas en su vida adulta.

De entre todas las variables que pueden afectar a la salud del producto, quizás la más influyente sea la alimentación de la madre.

Sin embargo, el consumo de bebidas azucaradas con fructosa no está desaconsejado en el embarazo, incluso pese a que existen numerosos artículos que revelan cómo la ingesta de fructosa induce una situación de estrés oxidativo.

Según Carlos Bocos, autor principal del trabajo publicado en Molecular Nutrition & Food Research, “el propósito es concienciar a la sociedad, en general, y a las mujeres embarazadas, en particular, para que disminuyan el contenido de fructosa en su dieta mediante un consumo preferente de comidas y bebidas de origen natural, frente al de comidas procesadas y refrescos que contienen HFCS”.

El equipo de investigación analizó si el consumo materno de fructosa modifica el estado oxidativo en ratas gestantes y en sus fetos. Para ello se utilizaron tres grupos de animales. Uno de ellos bebió una solución que contenía fructosa a lo largo de toda la gestación. Y los otros dos bebieron solamente agua o bien una solución con glucosa. Los tres grupos se alimentaron por igual con comida estándar para animal de laboratorio.

Mientras que las madres que bebieron fructosa presentaron un nivel bajo de oxidación de lípidos en plasma, sus fetos mostraron unos niveles de oxidación altos tanto en el plasma como en el hígado.

SPLICING ALTERNATIVO Y EL CÁNCER

El cáncer surge a raíz de fallos en el ciclo vital de las células, como puede ser la proliferación descontrolada o la mala reparación del ADN. Pero no solo las mutaciones en el ADN pueden provocar cáncer. De acuerdo con un estudio recién publicado en la revista Cell Reports, alteraciones en el proceso conocido como splicing alternativo pueden también ser detonantes de la enfermedad.

Las funciones celulares se vehiculan a través de las proteínas. Así, el ADN es el libro de instrucciones que indica a la célula cuándo y cómo debe fabricar una determinada proteína. La producción de proteínas es un mecanismo altamente regulado y complejo.

Sin embargo, cada gen puede dar lugar a varias moléculas de ARN diferentes gracias a dicho splicing alternativo, un mecanismo esencial para numerosos procesos biológicos y que puede verse alterado en condiciones de enfermedad.

Mediante el análisis de datos de más de 4,000 pacientes de cáncer provenientes del Atlas del Genoma del Cáncer (TCGA Project), un equipo liderado por Eduardo Eyras, profesor ICREA en el departamento de Ciencias Experimentales y de la Salud de la Universidad Pompeu Fabra (DCEXS-UPF), ha analizado las alteraciones en el splicing alternativo que ocurren en cada uno de los tumores de los pacientes y ha estudiado el impacto que estos cambios tienen sobre la función de los genes. Los resultados revelan una pérdida generalizada de funciones esenciales de las proteínas y, en particular, de aquellas funciones que también se ven afectadas por mutaciones genéticas en pacientes de cáncer.

“Gracias a nuestras investigaciones previas, sabemos que el tipo y el estadio en el que se encuentra un tumor pueden predecirse observando las alteraciones del splicing alternativo”, comenta Eyras, jefe del grupo de investigación en Biología Computacional del ARN del Programa de Investigación en Informática Biomédica (GRIB), una unidad mixta del Instituto Hospital del Mar de Investigaciones Médicas (IMIM) y la UPF. “Ahora, con este nuevo estudio, hemos descubierto que los cambios en el splicing alternativo que ocurren en cáncer afectan a las funciones de las proteínas de una manera similar a las que se habían descrito anteriormente mediante mutaciones genéticas”, concluye el investigador.

OLIGOSACÁRIDOS DE LECHE HUMANA

Nuevas investigaciones sugieren que los prebióticos conocidos como oligosacáridos de la leche humana (HMO, por sus siglas en inglés) son uno de los secretos detrás de los beneficios inmunes de la lactancia materna. Este revelador descubrimiento ha abierto una nueva ventana al entendimiento de cómo funciona el microbioma y cómo se desarrolla el sistema inmune durante el primer año de vida. La doctora Rachael Buck, principal investigadora de los HMO para Abbott, comenta que ha pasado la mayor parte de su carrera estudiando el papel y función del microbioma infantil y cómo se relaciona con el desarrollo del sistema inmune de los niños. En los últimos 15 años se tiene conocimiento de cómo algunos nutrientes específicos de la lecha materna influyen en el tracto digestivo y el microbioma, donde reside cerca del 70 % del sistema inmune. Se ha sabido por mucho tiempo, y estudiado a profundidad, que los infantes que reciben leche materna tienen sistemas inmunes más fuertes, lo que es evidente por el menor número de infecciones que sufren, pero ¿por qué sucede eso? Ahora, investigaciones recientes sobre los HMO nos han brindado una ventana nunca antes explorada para apreciar qué es lo que influye en la fortaleza del sistema inmune de los niños.

Además del agua, los HMO son el tercer ingrediente más abundante en la leche materna después de la grasa y los carbohidratos (lactosa). En niños que se alimentan con leche materna, los HMO alimentan las bacterias benéficas dentro de su intestino, y las investigaciones demuestran que algunos también se absorben en el torrente sanguíneo. En una serie de estudios –usando un modelo experimental de digestión infantil–, se encontraron que HMO particular, 2’-FL (2’-fucosilactosa), es el más abundante en la leche materna e incrementa las bacterias benéficas como las bifidobacterias, además de promover la colonización de otras bacterias benéficas. La presencia de 2’-FL en la leche materna también se ha relacionado a un incremento en la producción de sustancias saludables como ácidos grasos de cadena corta y la reducción de liberación de moléculas poco favorables como el amonio.

Este descubrimiento acerca del rol del HMO 2’-FL representa uno de los avances más grandes en el campo de la nutrición infantil en casi dos décadas. Ahora tenemos un mejor entendimiento de cómo el HMO 2’-FL trabaja para apoyar el desarrollo natural del sistema inmune que los infantes tienen al nacer, tanto como su desarrollo con el paso del tiempo.

ESTUDIO COMPASS EN ENFERMEDADES CARDIOVASCULARES

En el marco del Congreso de la Sociedad Europea de Cardiología 2017, celebrado en Barcelona, España, se informó acerca de los resultados del estudio fase III COMPASS que revela el uso de rivaroxaban y ácido acetilsalicílico redujo 24 % el riesgo conjunto de accidente cerebrovascular, muerte cardiovascular e infarto de miocardio en pacientes con arteriopatía coronaria o arteriopatía periférica.

Los beneficios del tratamiento con rivaroxaban junto con ácido acetilsalicílico (en dosis específicas) mostrados en el criterio de eficacia compuesto (eventos adversos cardiovasculares mayores), se debieron fundamentalmente a una reducción significativa del riesgo de accidente cerebrovascular (42 %) y de muerte cardiovascular (22 %). Este esquema de tratamiento también redujo el riesgo de infarto de miocardio en un 14 %, aunque este resultado no fue estadísticamente significativo.

Un aspecto importante en el grupo de pacientes con arteriopatía periférica, fue la reducción de la combinación de eventos adversos mayores de las extremidades más todas las amputaciones mayores de causa vascular.

Cabe señalar que las enfermedades cardiovasculares son responsables de alrededor de 17.7 millones de fallecimientos por año, lo que representan el 31 % del total de fallecimientos en el mundo. Además conlleva una reducción de 7 años en la vida de estos pacientes.

Por su parte el doctor John Eikelboom, profesor asociado de la división de Hematología y Tromboembolias del Departamento de Medicina de la Universidad McMaster en Canadá, manifestó:

“La causa principal de la arteriopatía coronaria y periférica constituye una carga importante para la salud pública. A pesar del uso habitual de los tratamientos antiplaquetarios recomendados por las directrices médicas, las tasas de eventos siguen siendo altas”.

Y agregó: “estos hallazgos para la dosis vascular de rivaroxaban son presumiblemente los más significativos en materia de terapia antitrombótica es esta área terapéutica que se han encontrado hasta la fecha. Una vez autorizada, la dosis vascular de rivaroxaban nos proporcionará una gran oportunidad de cambiar la práctica clínica y ofrecer un mejor tratamiento a los pacientes”, concluyó.

El estudio COMPASS (Cardiovascular OutcoMes for People Using Anticoagulation StrategieS) es el primero de su categoría.

Ningún otro nuevo anticoagulante oral ha sido estudiado con este grupo de pacientes mostrando claramente sus beneficios.

Compartir