Síndromes de Ehlers-Danlos, tipos y características

314

Herramientas actuales, como los estudios moleculares, son de gran beneficio para la confirmación del diagnóstico, determinación de la evolución y en casos necesarios, la integración prenatal del síndrome.

Son un grupo heterogéneo de enfermedades congénitas del tejido conjuntivo, secundarias a defectos de la biosíntesis del colágeno, proteína más abundante del cuerpo humano y el principal constituyente de la dermis. Las fibras de colágeno están compuestas por la unión de triples hélices de cadenas de aminoácidos (dos alfa-1 y una alfa-2 por cada triple hélice). Existen al menos 21 tipos de colágeno con una distribución definida. Los que están implicados en la síndrome de Ehlers-Danlos son los tipos I, III y V.

Gracias a los avances en el entendimiento y determinación genética de los padecimientos del tejido elástico, se ha podido ser más específico en esta clase de trastornos, dando lugar en ocasiones a nuevas clasificaciones, como ha sucedido en éste.

Los SED son variables desde el punto de vista clínico y heterogéneos desde un enfoque genético, aunque las características unificadoras entre éstos pueden ser la fragilidad de los tejidos, la movilidad articular excesiva y la hiperextensibilidad cutánea.

Aunque no existe un dato cien por ciento preciso, se estima que la incidencia de los síndromes es de alrededor de un caso por cada 5,000 nacimientos.

Las mutaciones específicas se producen en diversos genes, con el resultado de alterar la estructura y la síntesis, junto con las modificaciones posteriores a la traducción o la estabilidad de los colágenos implicados.

Los SED se pueden clasificar de la siguiente manera:

• Clásico: Articular; hiperextensibilidad cutánea; cicatrices atróficas; piel lisa, aterciopelada; esferoides subcutáneos. La herencia es AD y el defecto se encuentra en la estructura de tipo colágeno V por las mutaciones en COL5A1, COL5A2.

Hipermovilidad: Articular; cierta hiperextensibilidad cutánea, con o sin textura lisa, aterciopelada. La herencia es AD o AR y el defecto se encuentra en la tenascina X (TNX).

• Vascular: Piel fina; formación de hematoma fácil; nariz afilada; acrogeria; ruptura de las arterias de calibre grande y mediano, útero e intestino grueso. La herencia es AD y el defecto se encuentra en la deficiencia de colágeno del tipo III (COL3A1).

• Cifoescoliótico: Hipermovilidad articular; escoliosis progresiva, congénita; fragilidad esclerótica con ruptura globular; fragilidad tisular, dilatación aórtica, prolapso de la válvula mitral. La herencia es AR y el defecto se localiza en la deficiencia de lisil-hidroxilasa.

• Artrocalasia: Hipermovilidad articular, grave, con subluxaciones, luxación congénita de la cadera; hiperextensibilidad cutánea; fragilidad tisular. La herencia es AD y el defecto se encuentra en la falta de escisión del amino terminal del procolágeno del tipo I por mutaciones en COL1A1 o COL1A2.

• Dermatosparaxia: Fragilidad cutánea intensa; disminución de la elasticidad cutánea, formación fácil de hematomas; hernias; rotura prematura de las membranas fetales. La herencia es AR y el defecto se encuentra en la falta de escisión del amino terminal del procolágeno del tipo I por la carencia de peptidasa.

• Tipos inclasificados

Mediante los antecedentes familiares, la exploración física y pruebas de laboratorio específicas, pueden diferenciarse los diferentes tipos de SED. Es necesario excluir varios síndromes específicos que no son SED. El tipo cifoescoliótico de SED en los lactantes comparte algunas manifestaciones con el síndrome de Marfan grave. Los pacientes con el síndrome de Larsen pueden parecerse a los pacientes con el tipo de artrocalasia del SED.

La redundancia cutánea y la pérdida de elasticidad del tipo dermatosparaxia de SED son reminiscencias de la piel laxa autosómica dominante, que no se asocia con hematomas fáciles ni fragilidad de los tejidos.

El pronóstico depende del tipo. En general los SED se vinculan con una expectativa de vida normal, excepto el tipo III (tipo vascular), el de peor pronóstico a causa de las roturas arteriales, intestinales o uterinas.

Compartir