Rinitis alérgica vs. no aléRgica

315

Por el Dr. Jorge Francisco Moisés Hernández
Jefe del Servicio de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello
del Hospital General de México, Dr. Eduardo Liceaga.

Cualquier tipo de rinitis cursa con sensación ardorosa dentro de la nariz, prurito y obstrucción nasal, estornudos, así como producción aumentada de moco (generalmente transparente y viscoso).

El término rinitis hace referencia al proceso inflamatorio de la mucosa de las fosas nasales y puede tener distintos orígenes. Cuando está relacionada con una respuesta mediada por la inmunoglobulina E, se denomina rinitis alérgica (RA), entendiendo por alergia una respuesta de defensa exagerada (hipersensibilidad) del organismo a cualquier estimulo externo (alérgeno) que se da en el órgano de choque (nariz). También puede estar causada por agentes infecciosos (virus, bacterias) y se denomina rinitis infecciosa (RI), si ésta no se controla se puede propagar hacia las vías respiratorias inferiores, senos paranasales o al oído medio (principalmente en niños); cuando la causa es secundaria al ambiente (contaminación, frío, calor) o a otras enfermedades se denomina rinitis no alérgica no infecciosa (RNANI).

La RA se presenta en cualquier etapa de la vida; en los lactantes el sistema inmune está aún en formación, haciéndolos más susceptibles a sustancias formadoras de alergias y, por lo tanto, pueden desarrollar una sensibilización a ciertas sustancias.

Se clasifica de acuerdo con su presentación en: RA leve, cuando la sintomatología no interfiere con las actividades, y RA moderada-severa, al interferir con las labores o el sueño.

Los factores más comunes que causan RA son los inhalables, principalmente el polen que es de tipo estacional, el polvo casero compuesto de Dermatophagoides; el ácaro por sí solo no es alergénico pero si lo son sus deposiciones, la caspa del pelo de los animales (perros y gatos principalmente por ser las mascotas más comunes, aunque puede ser cualquier animal con pelo), en el caso del gato el alérgeno es la saliva que se seca en su pelo al lamerse. En menores casos puede estar relacionada con alimentos.

Un factor importante para la RA es la información genética, si hay antecedentes familiares seguramente el paciente presentará las mismas alergias; puede ser que los familiares tengan algunas que se manifiestan en la piel y el paciente lo exteriorice como RA.

De las rinitis no alérgicas no infecciosas las más comunes son la que se presenta por la exposición al frio (rinitis vasomotora), y la mediada por cambios hormonales durante el embarazo (rinitis gravídica). Existen varias sustancias químicas como los aromatizantes o cloro que pueden provocar una rinitis sin que el paciente desarrolle alergia a ellas.

El diagnóstico se sustenta en una anamnesis, que busca identificar el inicio, la sintomatología, los factores precipitantes y antecedentes familiares. En la exploración física los pacientes con RA presentan un color pálido violáceo dentro de la nariz (en la RI el color es rojizo), ojos llorosos, comezón en el paladar y dolor en los oídos como parte del proceso alérgico. El diagnóstico se complementa con una placa de senos paranasales o una tomografía computada.

Para determinar la causa de la RA se utilizan pruebas de laboratorio que detectan la presencia de inmunoglobulina E, en el moco nasal se busca la presencia de eosinófilos, también se utilizan las pruebas de reacción alérgica ya sea en piel o en sangre.

El mejor tratamiento para la rinitis es eliminar el factor causante, sin embargo si esto no es posible se pueden tomar medidas de ventilación del lugar y mantener una limpieza adecuada. En la RA se debe implementar también un tratamiento antiinflamatorio (tópico -spray- o vía oral) para reducir la inflamación que causó el alérgeno. En los casos que se presenta mucha sintomatología y no es posible eliminar el alérgeno se utilizan antihistamínicos para bloquear la respuesta alérgica, corticoesteroides y descongestionantes. En situaciones severas se da una terapia de inmunodesensibilización al alérgeno.

La RA puede desencadenar en lo que se conoce como marcha alérgica, que empieza con rinitis y posteriormente aparecen manifestaciones cutáneas, bronquitis y finalmente asma. El cuadro característico de estos pacientes es rinitis-bronquitis-asma. En todo momento el tratamiento trata de evitar que el alérgeno llegue a los pulmones. Cabe mencionar que en un descontrol muy largo se puede desarrollar enfisema pulmonar.

Compartir