Esterilidad o infertilidad ¿Qué opciones existen?

377

Por el Dr. José Roberto Silvestri Tomassoni
Especialista en Ginecología y Obstetricia. Biólogo de la Reproducción. Maestro en Educación Médica, y Posgrado en Cirugía Endoscópica Ginecológica.

La confusión en estos términos es usual, y aunque en algunos países como EE.UU. ambos significan lo mismo, en nuestro país y en las naciones de habla hispana son conceptos totalmente diferentes.

La esterilidad es la incapacidad para concebir, mientras que la infertilidad es la dificultad para finalizar un embarazo, con el nacimiento de un niño sano. Esta diferencia no es solamente conceptual, sino que está encaminada a buscar causas y tratamientos para cada uno de ellos. Es muy distinto tratar a una pareja que nunca se ha podido embarazar a aquellas que sí se embarazan, pero que no logran llevarlo a término y acaban en abortos.

Datos del INEGI indican que la infertilidad afecta a cerca de 1.5 millones de parejas en México; se calcula que actualmente una de cada seis parejas tienen problemas de concepción y pocas saben que existen posibilidades reales para lograr la fecundación.

De las causas de infertilidad se puede decir que 30 % están dadas por factores inherentes a la mujer, 30 % por razones atribuibles al varón y en 20 % a los dos; en 20 % no hay un factor evidente que la explique (infertilidad de origen desconocido).

Cuando se analizan las causas por las cuales una mujer no se puede embarazar, destacan el factor tuboperitoneal (las trompas de Falopio tienen una obstrucción que evita que el óvulo llegue a esa zona y sea fertilizado). Otra limitante es el factor endrocrino ovárico (la anovulación crónica resulta de una disfunción del hipotálamo y la hipófisis). También se estudia el factor cervical en la mujer (el cérvix no permite la entrada de los espermatozoides y cuando entran mueren en su paso a través del cuello de la matriz). El factor uterino es uno de los más difíciles de poder estudiar, ya que la implantación se desarrolla a nivel molecular y es complejo.

Respecto al varón, primero se debe estudiar cómo está el conteo de los espermatozoides, junto con la evaluación de su movilidad y morfología. En la cantidad y la calidad del esperma puede influir el estilo de vida, el alcohol, tabaquismo y el uso de drogas, además de haber tenido múltiples parejas sexuales (mayor riesgo de presentar ETS).

En la actualidad existen varias opciones de tratamiento, el primer paso es una adecuada exploración física y un interrogatorio a la pareja. El abordaje dependerá de la causa de la infertilidad, y puede variar desde una simple orientación y asesoramiento, pasando por el uso de medicamentos para tratar infecciones o promover la ovulación, hasta procedimientos médicos altamente sofisticados.

Las Técnicas de Reproducción Asistida se dividen en baja y alta complejidad. La Inseminación Artificial (de baja complejidad) consiste en una estimulación ovárica con preparados hormonales (gonadotropinas) que se administran por vía oral o inyectados a partir del segundo o tercer día del ciclo; cuando el óvulo ya está maduro, se pasan los espermatozoides previamente capacitados a través del cuello de la matriz, con una pequeña sonda para depositarlos dentro del útero, ahí los espermatozoides subirán a través de la trompas y encontrarán el óvulo o los óvulos para ser fertilizados.

Por otro lado, en la fertilización in vitro se estimulan los ovarios, y en un quirófano, bajo visión ultrasonográfica, se introduce una aguja hueca a través de la vagina de la mujer hasta llegar a los ovarios para extraer varios óvulos, los cuales se llevan al laboratorio de reproducción y ahí se inseminan con los espermatozoides. Si la fertilización se da de manera natural, se denomina fertilización in vitro; también se puede utilizar para fertilizar una técnica de laboratio de reproducción conocida como inyección intracitoplasmática del espermatozoide dentro del óvulo (ICSI). Cuando se logran formar los preembriones se procede a la transferencia de los mismos a través de un procedimiento muy similar a una inseminación.

Si alguna pareja tuviera algún antecedente de malformación genética o alteración cromosómica, lo que se recomienda es un Análisis Pre Implantatorio de los embriones para determinar cómo están genéticamente y si es viable su transferencia.

Esto es lo que existe actualmente en México y en el mundo para ayudar a las parejas con infertilidad a lograr un embarazo y el nacimiento de un bebé sano.

Compartir