Enfermedad Hepática Grasa no Alcohólica

218

En los últimos 10 años en México se ha incrementado 40 % el número de pacientes con este padecimiento, y aunque no existe una causa precisa para la enfermedad hepática grasa no alcohólica (EHGNA), se le ha relacionado con el desarrollo de la resistencia a la insulina (predispone a padecer prediabetes y diabetes mellitus tipo 2), sobrepeso u obesidad, colesterol alto; triglicéridos elevados e hipertensión arterial, así lo informo el Dr. Leonardo Martínez Rodríguez del Instituto Nacional de Ciencia Médica y Nutrición “Salvador Zubirán”.

Durante su participación en el XXVIII Congreso Nacional de la Federación Mexicana de Diabetes, el doctor Rodríguez resaltó que “la población Hispanoamericana, y en particular los mexicanos, somos genéticamente susceptibles a padecer hígado graso y sus graves complicaciones, incluso en índices de masa corporal “normales” y desde edades tempranas”.

La EHNA es un padecimiento que no presenta síntomas y cuando lo hace se manifiesta con pérdida de peso, debilidad y fatiga, los cuales aparecen cuando ya está en etapa avanzada.

El alza en la prevalencia de la obesidad en nuestro país se encuentra entre los más veloces que se han documentado a nivel global.

Datos de ENSANUT 2012 estiman que, de acuerdo con los puntos de vista de corte de la OMS para el índice de masa corporal, la prevalencia de sobrepeso y obesidad en adultos de más de 20 años en México es del 71 % (48,6 millones de personas). En tanto que 12 millones de niños y adolescentes (35 % de la población infantil entre 5 y 19 años) tienen sobrepeso y obesidad.

Por otra parte, estudios recientes muestran que un crecimiento excesivo de bacterias en el intestino delgado puede estar asociado con la enfermedad de hígado graso no alcohólico. Investigadores del Departamento de Gastroenterología y Hepatología del Queen Elizabeth Hospital en Adelaida, Australia, sospechan ahora que esto puede desempeñar un papel en la progresión de la esteatohepatitis no alcohólica, mediante la estimulación de la producción de factor de necrosis tumoral alfa.

Compartir