Meridianos informativos

206

ALTERNATIVA PARA LA DETECCIÓN DE CA DE PIEL

Con la finalidad de contribuir en la detección temprana del Carcinoma Basocelular (CBC), estudiantes del Instituto Politécnico Nacional (IPN) crearon un sistema computacional que analiza y procesa fotografías tomadas por un dermatoscopio, el cual permite identificar este padecimiento en etapas tempranas.

El CBC es un cáncer de piel que se presenta por lo general en forma de manchas rojizas en cara y cuero cabelludo, crece de forma lenta, rara vez produce metástasis, pero tiene capacidad destructiva local, además daña extensas áreas de tejido, cartílago y en ocasiones hueso.

Mediante algoritmos de reconocimiento de patrones, Francisco Araujo Pérez, Juan Antonio González Esteban y Cristian Olvera Morales, de la Escuela Superior de Cómputo (Escom), lograron que su prototipo identifique las propiedades más comunes del CBC para seleccionar sólo aquellas imágenes que presenten los rasgos de la enfermedad.

Una vez elaborado el preprocesamiento de la imagen, aún quedan elementos en ella que no pertenecen al análisis de las características que se buscan, por lo que emplearon técnicas de análisis de objetos en imágenes y algoritmos de reducción para lograr una segmentación efectiva.

Con esto, los estudiantes lograron eliminar todos los elementos que no presentan relación alguna con el CBC, de esta manera, aíslan las células basales para su análisis. Posteriormente el sistema estudia en cada una cinco parámetros: bifurcaciones, área, perímetro, longitud y color. Una de sus características es la presencia de ramificaciones, si son más de dos se les conoce como arborizados.

El sistema servirá de referencia para el médico, indicándole que dicha fotografía cuenta con células basales con posible presencia de cáncer, así, esta herramienta permitirá al especialista tener un prediagnóstico efectivo y confiable que evitará la realización de biopsias innecesarias a los pacientes cuyas imágenes no estén relacionadas con el CBC y que generalmente son cortes profundos de entre cuatro y siete milímetros.

Cabe señalar que este proyecto terminal fue dirigido por el académico de la Escom, Benjamín Luna Benoso, y asesorado por el investigador del Centro de Innovación y Desarrollo Tecnológico en Cómputo (Cidetec), Rolando Flores Carapia.

FIBROMIALGIA Y NATACIÓN

Un estudio realizado en la Universidad Federal de São Paulo (Unifesp) demostró que la natación es tan eficaz como las caminatas para disminuir el dolor y mejorar la calidad de vida de pacientes con fibromialgia.

«La actividad física se encuentra en todas las directrices de tratamiento de la fibromialgia, y lo que probadamente aporta más beneficios son los ejercicios aeróbicos de bajo impacto. Pero no a todo el mundo le gusta o puede hacer la misma actividad física, por eso nuestro grupo testeó alternativas», comentó Jamil Natour, docente de la Cátedra de Reumatología de la Unifesp y coordinador de la investigación, que contó con el apoyo de la FAPESP.

«La natación aún no se había evaluado con el debido rigor científico, y en este ensayo clínico presentó resultados tan buenos como los de la caminata, cuyos beneficios están comprobados. Puede ser una opción más interesante para una persona que, aparte de fibromialgia, padece artrosis en las rodillas, por ejemplo», sostuvo el investigador.

El estudio se realizó con 75 mujeres que padecían fibromialgia, con edades entre 18 y 60 años. Todas eran sedentarias al comienzo de la evaluación. Quedaron aleatoriamente divididas en dos grupos: 39 se sometieron a un entrenamiento de natación durante 12 semanas, y otras 36 a uno de caminata moderada durante idéntico periodo. Las sesiones de actividad física se realizaban tres veces por semana, con un seguimiento a cargo de profesionales del área de educación física, y duraban 50 minutos.

Antes del comienzo del entrenamiento, y luego de las 12 semanas, las voluntarias pasaron por diversos estudios. El nivel de dolor se midió con una regla numérica que varía de 0 a 10 centímetros (cm). Cada paciente le asignaba una nota al nivel de dolor que estaba sintiendo en el momento.

En el grupo sometido a caminatas, en promedio, el nivel de dolor se redujo de 6,2 a 3,6 cm, en tanto que en el grupo que entrenó haciendo natación, los valores cayeron de 6,4 a 3,1 cm. Según Natour, se considera clínicamente relevante una baja de al menos dos cm en la escala de dolor.

Además se detectaron mejorías estadísticamente significativas en las ocho subescalas del SF-36 en ambos grupos.

VACUNAS EN NANOPARTÍCULAS

Uno de los problemas frecuentes al momento de consumir medicamentos contra las alergias es que éstos sólo son efectivos durante unas pocas horas, ya que el factor disparador no se modifica; la única “cura” es una serie de inyecciones de pequeñas dosis de alérgenos que de-sensibilizan el organismo durante unos meses o años. Sin embargo, muchos pacientes evitan este camino por miedo a posibles efectos secundarios.

Por lo anterior es que las investigadoras Stephen Miller, de la Universidad Noroccidental, ya Lonnie Shea, de la Universidad de Michigan, han diseñado un método de administración semejante a un caballo de Troya:un alérgeno envuelto en una nanopartícula.

Estas partículas tienen aproximadamente el mismo tamaño que los restos de las células muertas de la sangre, por lo que el sistema inmunitario las registra como desechos normales y las deja atravesar el torrente sanguíneo hasta el hígado y el bazo. Una vez allí, el revestimiento de las partículas se disuelve y libera los alérgenos.

Tal y como se ha publicado en un nuevo artículo en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences USA, las investigadoras ensayaron esa estrategia en ratones alérgicos a la ovoalbúmina, proteína del huevo.

Los científicos cargaron inicialmente nanopartículas con esa proteína, que por sí sola provocaría una reacción alérgica grave, y luego inyectaron las nanopartículas en cinco ratones; éstos no mostraron reacción alguna.

Más tarde, cuando se les inyectó ovoalbúmina directamente para ver si todavía eran alérgicos, los roedores no presentaron signos de inflamación en las vías respiratorias.

Además, los análisis de sangre revelaron un aumento del número de linfocitos T reguladores, que atenúan el sistema inmunitario. Dichos resultados indican que los alérgenos encapsulados en nanopartículas se deslizaron entre las defensas del organismo de forma camuflada, y que el sistema inmunitario aprendió posteriormente que éstos no eran dañinos.

El uso de nanopartículas en los tratamientos de la alergia podría ofrecer una herramienta poderosa para combatir una variedad de alergias e incluso trastornos autoinmunitarios como la esclerosis múltiple, de acuerdo con Kari Nadeau, director del Centro Sean Parker N. para la Investigación de Alergias y Asma en la Universidad Stanford. Algunos investigadores ya han visto resultados positivos en sus experimentos con nanopartículas para el tratamiento de la alergia a los cacahuates.

VITAMINA D PARA PREVENIR EL RECHAZO
DE TRASPLANTE DE MÉDULA

Con base en lo publicado en la revista Clinical Cancer Research los pacientes que toman vitamina D tras un trasplante de médula ósea tienen menos riesgo de padecer enfermedad de injerto contra huésped, la cual es la principal complicación después de este tipo de procedimiento, según un ensayo clínico multicéntrico español que duró siete años y fue conducido por la Unidad de Hematología del Hospital Universitario Virgen del Rocío, España.

En total, 150 pacientes han participado en este ensayo Fase I-IIa diseñado para confirmar inicialmente la seguridad y bajo perfil de toxicidad de este compuesto y posteriormente su potencial efecto benéfico.

Para llegar a esta conclusión, los autores, liderados por el director de la Unidad, José Antonio Pérez Simón, compararon los resultados del trasplante en 50 pacientes que no tomaron la vitamina (grupo control) con los de otros 50 que recibieron un mililitro de vitamina D al día y otros 50 que tomaron unos cinco mililitros al día. Otros cinco hospitales españoles (Hospital de Salamanca, Hospital de Jerez, Hospital Vall d›Hebron, Hospital Carlos Haya y el Instituto Catalán de Oncología) colaboraron también en la selección y seguimiento de pacientes.

La vitamina D ayuda al organismo a absorber y fijar el calcio en los huesos. Su forma activa se sintetiza en la piel y precisa del funcionamiento adecuado de riñón e hígado, además de poder administrarse por vía oral. Las células del sistema inmune tienen receptores para la vitamina D, de ahí su efecto beneficioso, por ejemplo, facilitando el efecto de dicho sistema inmune frente a diversos patógenos.

Pero además, esta sustancia favorece también la función de una subpoblación concreta de linfocitos, denominados linfocitos T reguladores, que generan tolerancia inmunológica, regulando la respuesta del sistema inmune. De ahí que los investigadores hayan querido extrapolar estos beneficios al contexto del trasplante para prevenir la activación del sistema inmune tras el trasplante, que conduce al desarrollo de la enfermedad injerto contra huésped.

Este padecimiento puede ocurrir después de un trasplante de médula ósea (también llamado trasplante de células madre hematopoyéticas) de un donante. Las células trasplantadas pueden reconocer al receptor (paciente) como extraño y atacarlo, principalmente la piel (erupción cutánea), tubo digestivo (dolor o cólicos abdominales, náusea, vómitos) o hígado (ictericia, esto es coloración amarillenta de la piel u ojos).

Compartir