Cáncer cervicouterino, segunda causa de muerte

197

A pesar de ser una enfermedad altamente prevenible, por razones culturales y falta de acceso a los servicios de salud, en México las mujeres con cáncer cervicouterino siguen siendo diagnosticadas en etapas tardías, registrando anualmente tasas de 13,960 nuevos casos.

De acuerdo con datos del Centro Nacional de Equidad de Género y Salud Reproductiva de la Secretaría de Salud, aproximadamente mueren al día 11 mujeres por dicha neoplasia, lo que equivale a más de cuatro mil muertes al año.

“Una de la razones del alto porcentaje de decesos por cáncer cervicouterino en el país, es que las mujeres que han sido diagnosticadas en etapas tardías no tienen muchas opciones de tratamiento” comentó la Dra. Ariadna Martínez, especialista de la Fundación Luis Pasteur I.A.P.

Y agregó que los esfuerzos institucionales de contención de este tipo de cáncer están enfocados a la prevención y diagnóstico oportuno, dejando en una posición de desventaja y vulnerabilidad a las mujeres que ya lo padecen.

Al respecto, la Dra. Lucely Cetina, Médico oncólogo e Investigador en Ciencias Médicas “D” del Instituto Nacional de Cancerología (INCAN), expresó que es necesario asignar más recursos públicos para garantizar el derecho a la salud con innovación para las pacientes con cáncer cervicouterino.

“El acceso a tecnologías e innovación en el sector salud, es la respuesta para reducir la carga por enfermedades crónicas como el cáncer cervicouterino. Hoy es indispensable contar con tratamientos innovadores que permitan a las pacientes aumentar su calidad de vida”, explicó la especialista del INCAN.

El cáncer cervicouterino, en México, está ligado a una condición de desigualdad e inequidad de género. La mortalidad por este tipo de cáncer es un indicador de la falta de desarrollo en el país. En territorios con mayor desarrollo la incidencia y mortalidad por esta neoplasia es menor.

De acuerdo con datos de la Secretaría de Salud, las tasas más altas de mortalidad en el país causadas por cáncer cervicouterino están ubicadas en entidades con una fuerte presencia indígena: Chiapas (18.2), Morelos (17.2), Sonora (15.7), Quintana Roo (15.2) y Chihuahua (15.1). Destaca, que con base en las cifras publicadas, México es la región con la mortalidad más alta por cáncer cervicouterino entre los países de la OCDE.

Compartir