PANORAMA ACTUAL DE LA TUBERCULOSIS EN MEXICO

470
Mycobacterium tuberculosis.

Por el Dr. Miguel Ángel Salazar Lezama
Líder Nacional en Tuberculosis Farmacorresistente.
Jefe del Servicio de Tuberculosis Pulmonar del INER.

Hasta 90 % de quienes inhalan el bacilo permanecen asintomáticos toda la vida, 5 % desarrolla la enfermedad en las primeras semanas después del contacto, y otro
5 % lo hace en algún momento de su vida.

La tuberculosis es una enfermedad infectocontagiosa, producida por el Mycobacterium tuberculosis o bacilo de Koch. Se contrae por la inhalación de pequeñas gotas de saliva (gotas de Pflüger) que son expulsadas por una persona enferma al toser, hablar o expectorar. Estas partículas llegan a los pulmones y dependiendo del estado de defensa de quien las inhala, pueden alcanzar a los alveolos y llegar hasta la circulación pulmonar.

Una vez que el bacilo de la tuberculosis entra al organismo puede tener dos vías, una llamada tuberculosis latente o infección tuberculosa, o desarrollarse y constituir la enfermedad como tal; el proceso para que el bacilo se instale y manifieste puede tardar entre dos y doce semanas, de ahí la importancia de que todo individuo que presente tos y expectoración, por más de dos semanas consecutivas, se realice una baciloscopía para detectar en forma oportuna la presencia de la enfermedad.

La tuberculosis latente o infección tuberculosa puede estar presente en el individuo por largos periodos, incluso toda la vida.

Las personas con factores de riesgo asociados como la diabetes mellitus, VIH, desnutrición, cáncer, tratamientos inmunosupresores, trastornos respiratorios crónicos, lactantes, individuos con contacto estrecho durante el periodo infeccioso, sujetos con historia de trasplante de algún órgano o quienes han usado esteroides sistémicos, están más expuestos a contraerla.

Los principales síntomas de la tuberculosis pulmonar son tos y expectoración, fiebre de predominio vespertino, diaforesis, escalofríos, pérdida de peso sin razón aparente, hemoptisis (tos con sangre) y dolor de pecho.

Se diagnostica principalmente por sospecha clínica. Existen diferentes pruebas diagnósticas, sin embargo la principal y más utilizada en el mundo sigue siendo la baciloscopía en expectoración. El estándar de oro es el cultivo, pero por el tiempo tan prolongado que tarda en desarrollarse no es el más usado (en líquido tardan 4 semanas, y en medio sólido 12 semanas).

La radiografía de tórax es muy importante, pero no sirve para dar el diagnóstico ya que puede confundirse con enfermedades producidas por hongos y otras pulmonares; sirve únicamente para conocer la extensión del daño pulmonar ocasionado por el bacilo.

El tratamiento farmacológico para la tuberculosis pulmonar (TBP) consiste en un comprimido único, compuesto por cuatro medicamentos (isoniacida, rifampicina, pirazinamida y etambutol), éste se da en una etapa inicial o intensiva y consta de 60 dosis, una por día. En la segunda fase o fase de control el comprimido está compuesto por  isoniacida y rifampicina, la dosis es un comprimido tres veces por semana por 45 dosis. En total, el tratamiento dura poco más de seis meses y debe ser estrictamente supervisado por personal calificado.

Cuando los pacientes no son diagnosticados a tiempo, dejan de tomar el medicamento o por alguna razón no es el adecuado, pueden desarrollar cepas resistentes y causar una tuberculosis resistente a múltiples fármacos. El paciente con TBP permanece infectante mientras no se comience el tratamiento específico.

Las formas extratorácicas en que se presenta son: tuberculosis diseminada o tuberculosis linfohematógena, tuberculosis pleural, tuberculosis ganglionar y tuberculosis miliar.

México está catalogado como una región de mediana prevalencia; se muestra un predominio de la enfermedad en los estados fronterizos del norte, Chiapas, Guerrero y Veracruz. Se presenta con más frecuencia entre los 15-65 años y tiene un predominio en el sexo masculino con una relación 2 a 1, no existe una definición exacta de por qué los hombres la padecen más, se cree que las mujeres no externan la enfermedad o porque tienen menos contacto con personas que pueden estar infectadas. No es un padecimiento estacionario, el riesgo de contraerlo está latente en cualquier época del año.

La vacunación de los recién nacidos y la detección precoz, principalmente en personas con alto riesgo, sirven para proteger de las formas graves de la enfermedad, no existe manera de prevenirla.

La tuberculosis es una enfermedad que afecta a todo el organismo, no solamente a los pulmones.

Suele presentarse en los países menos desarrollados y con mayores índices de pobreza.

Según reportes del Programa Nacional de Tuberculosis se presentan 20 mil casos nuevos por año de todos los tipos de tuberculosis, de éstos el 85 % son de tuberculosis pulmonar. En México la tasa de curación es mayor al 87 % gracias a los programas de salud que se han implementado en todo el territorio; en los lugares alejados existen técnicos comunitarios que acuden al domicilio de los pacientes a entregar y asegurarse que tomen el medicamento cada día; en algunas regiones como las Tarahumaras, por sus usos y costumbres, se han implementado estrategias especiales para lograr controlar los contagios.

Actualmente existen dos nuevos medicamentos (delamanid y bedaquiline) que están siendo probados en países con alta carga de tuberculosis resistente a fármacos como son Sudáfrica, Perú y los países de Europa del Este; éstos han demostrado buena efectividad, sin embargo el costo aún es muy elevado.

La TB es una enfermedad que debe ser abordada de forma multidisciplinaria, intervienen infectólogos, neumólogos, medicina interna, epidemiólogos, y una parte de medicina social, con la finalidad de poder dar el tratamiento y seguimiento correcto, ya que un paciente que tiene un régimen inadecuado puede desarrollar tuberculosis resistente a fármacos y durar muchos años vivo, infectando durante ese periodo entre 10 y 12 personas por año, de las cuales 10 % desarrollará la enfermedad.

Compartir