Patología nasal, ¿cuándo proceder quirúrgicamente?

146

Por el Dr. Gabriel Abud González
Especialista en Otorrinolaringología.

Hablar de cuáles son las indicaciones de tratamiento médico o quirúrgico ante padecimientos o enfermedades que afectan a esta importante estructura anatómica y funcional hasta cierto punto es sencillo; sin embargo, es fundamental tener en cuenta los límites que nos deben alertar sobre mantener un abordaje terapéutico “conservador” o cambiar a una estrategia más compleja.

Como parte de las condiciones que se mantienen en el campo de las intervenciones no quirúrgicas podemos destacar las siguientes:

• Procesos inflamatorios tan simples como catarros o resfriado común, que se curan usualmente con tratamiento médico y hasta “casero”.

• La alergia es cada vez más común, además es una entidad que frecuentemente requiere la atención de expertos ya que algunos casos pueden ser de difícil manejo, por lo que no es inusual la integración de médicos especialistas en otorrinolaringología; la severidad del caso nos lleva a recordar que el manejo integral individual se sobrepone a la creencias, es decir, dependiendo de las características del proceso, es prioritario determinar si también un psicoanalista o psiquiatra de enlace será una elección prudente y que ofrezca beneficios importantes para el mejoramiento de la calidad de vida del paciente.

• Infecciones propias de la infancia, como suele serlo la rinitis (catarro que dura más de una semana) se controla con un antibiótico adecuado, y antihistamínicos (suelen autolimitarse).

• Cuando existen amígdalas que están infectadas en forma crónica se favorece la formación de caries, además la hipertrofia de éstas suele dificultar el paso del aire, permitiendo que el moco de la nariz se estanque y se genere un caldo de cultivo que origina la infección nasal y que debe ser abordada mediante una limpieza escrupulosa, uso de antibióticos por largos periodos y desinflamatorios.

• Las infecciones por hongos se manifiestan principalmente durante edades pediátricas tempranas, o pacientes inmunocomprometidos, y su tratamiento debe ser dictado por el infectólogo, pediatra, alergólogo, otorrinolaringólogo o maxilofacial.

• Los golpes en la nariz pueden causar inflamación local y, si no es demasiado intensa, están indicados analgésicos comunes, sin embargo, cuando el dolor continúa (24 horas aproximadamente) se debe considerar nueva valoración.

El abordaje del colapso valvular nasal puede mejorar de manera significativa múltiples aspectos del bienestar de nuestros pacientes.

Respecto a la inflamación crónica de la nariz, conocida actualmente como deformidad rinoseptal, es usual encontrar catarros de difícil control, tendencia a dormir sobre un solo lado, falta de descanso, dolores de cabeza, sensación de estar tragando moco, dolor de espalda, problemas digestivos (gastritis y colitis), problemas de atención, y en las mujeres suelen referirse incremento de dolores menstruales.

La explicación de la sintomatología anterior responde a que la nariz controla la saturación de oxígeno, y éste, al estar por debajo de lo normal, puede conducir a hipoxia; además de que la estructura nasal se ve alterada en sus funciones de olfación, purificación, hidratación del aire inspirado, control de la temperatura corporal, entre otras.

Ante los casos de alteración funcional de la nariz secundarios a enfermedad anatómica, sin duda la elección debe ser la implementación de alguna de las nuevas técnicas funcionales de cirugía, las cuales se realizan mediante anestesia local, con cuidados de un anestesiólogo experto, enfermera, y monitoreo de signos vitales, dada la trascendental relación de la estructura nasal con múltiples reflejos nerviosos.

Los resultados suelen ser muy buenos, sin embargo, es importante el destacar que la experiencia y capacitación del grupo quirúrgico será reflejo del éxito que podrá ofrecerse al paciente, por lo que una vez más queda clara la importancia de mantener una capacitación constante que nos permita dar la seguridad a nuestros pacientes de poca inflamación, adecuado resultado estético y uso de las técnicas de vanguardia que eliminan molestias como lo era la anterior utilización de los tapones o excesiva presencia de moretones.

Compartir