Nuevas terapias para pacientes con EPOC

192
48356775 - copd.

El tabaquismo y el uso de leña, son las principales causas de desarrollo de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), condición prevenible que ocupa la sexta posición entre las causas de muerte en México.

Durante el IV Congreso de la Alianza de Expertos en Neumología, ADEN 2016, que cuenta con los avales de la Sociedad Mexicana de Neumología y Cirugía de Tórax, y del Consejo Nacional de Neumología y Cirugía de Tórax; asistieron expertos nacionales e internacionales, intercambiaron información y experiencias para mejorar sus conocimientos y práctica clínica, principalmente para aquellos que presentan algún padecimiento como: EPOC, asma, fibrosis pulmonar idiopática o cáncer de pulmón.

Se trata de una enfermedad subdiagnosticada y potencialmente mortal; actualmente el 75 % de los pacientes no son tratados de acuerdo con las guías de tratamiento actuales.

En su intervención el doctor Antonio Anzueto, experto mundial que forma parte del Comité Científico, responsable de elaborar las guías mundiales para el diagnóstico y tratamiento de la EPOC, destacó que la atención de este padecimiento, tiene un nuevo fármaco constituido por la combinación de dos broncodilatadores (tiotropio-olodaterol), administrados a través de un dispositivo que cuenta con un mecanismo de acción de nueva generación, que facilita el apego al tratamiento. Esta nueva combinación, destacó el especialista de la Universidad de Texas, “ofrece mayor broncodilatación en comparación con el uso de monoterapia, y se ha observado una significativa mejora en la función pulmonar”.

Por su parte, el doctor Gabriel Escobedo, neumólogo del Centro Médico Nacional LaRaza, señaló que los principales objetivos del tratamiento son disminuir las exacerbaciones, mejorar la broncodilatación, disnea, la tolerancia al ejercicio y consecuentemente mejorar la calidad de vida.

El especialista Escobedo, comentó que se prevé que la EPOC se convierta en la tercera causa de muerte en el año 2030, teniendo en consideración que el diagnóstico se da con frecuencia cuando la función pulmonar se ha deteriorado significativamente y se requiere un mayor tratamiento de mantenimiento; así, este padecimiento respiratorio se convierte en una causa importante de limitación física, discapacidad y ansiedad. Indicó que sin tratamiento “el deterioro es progresivo y agrava la enfermedad, contribuyendo a una mayor discapacidad”. Por otra parte, los pacientes presentan comorbilidades como cardiopatías, diabetes, osteoporosis y depresión, lo que dificulta aún más el tratamiento.

En este encuentro internacional, también se revisaron aspectos y procedimientos para el asma y fibrosis pulmonar idiopática (FPI), principalmente. En lo que se refiere al asma, puede presentarse de manera crónica o en episodios agudos, falta de aliento, respiración sibilante, tensión en el pecho y tos, si esta enfermedad se diagnostica y trata integralmente, no interfiere con la vida diaria del paciente; entre las opciones para su manejo integral se destaca la terapia inhalada, considerada “piedra angular”, e incluye el uso de medicamentos de mantenimiento, como el referido tiotropio que hoy representa una nueva opción en el tratamiento complementario.

En su intervención, la doctora Ivette Buendía, neumóloga de la Dirección de Investigación INER, habló de la FPI, un padecimiento caracterizado por la cicatrización progresiva del tejido pulmonar que conduce a la pérdida de la función respiratoria; refirió que es de origen desconocido, incapacitante y letal. “Lamentablemente, faltaban opciones de tratamiento y los pacientes fallecían, por la progresión natural de la enfermedad, entre 2 y 3 años después del diagnóstico. Gracias a la investigación, actualmente se cuenta con el primer medicamento específico para dicha enfermedad: nintedanib, el cual ha sido autorizado por la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios, concluyó la especialista.

Compartir