Alternativa farmacológica en migraña

151

Afecta al menos a 1 de cada 7 adultos en todo el mundo. Las mujeres son tres veces más propensas a padecerla. Por otra parte, los dolores de cabeza tienden a afectar más a los niños durante la infancia.

La migraña es una enfermedad que tiene su origen en el sistema nervioso central, es uno de los trastornos del sistema nervioso más comunes, dolorosos e incapacitantes, que se caracteriza por presentar cefaleas con ataques agudos que duran de 4 a 72 horas, de intensidad moderada a grave, que aumenta con los esfuerzos y estímulos, acompañadas de náusea y vómitos, fotofobia y fonofobia.

El mayor número de casos se identifica entre pacientes entre los 35 y 45 años de edad. En México, 12 por ciento de la población sufre migraña y en el 2010 fue la sexta causa de años vividos asociados a discapacidad.

En ese sentido, la patología se caracteriza por ser una enfermedad que impacta de modo trascendental las actividades cotidianas y la calidad de vida de quien la sufre. A lo largo de los años, se han buscado diversas maneras de abordar el padecimiento, así como factores desencadenantes; por ejemplo, se ha estudiado que el uso inadecuado y excesivo de analgésicos puede condicionar que la migraña se convierta en crónica; sin embargo se ha observado que terapias como el valproato de magnesio (fármaco antiepiléptico), han demostrado ser eficaces en la profilaxis de migraña.

En su participación, la Dra. Ana Luisa Velasco, neuróloga, Directora de la Clínica de Epilepsia del Hospital General, dijo que la migraña es una enfermedad que debe ser atendida de manera integral y que es importante explicar a los pacientes que el apego al tratamiento es vital para el éxito del mismo.

“El dolor es una señal que el cuerpo nos da para avisarnos que algo anda mal, cualquier dolor de cabeza recurrente debe ser atendido de manera inmediata. El médico deberá hacer un diagnóstico diferencial para descartar otras afecciones y proceder a realizar diversas pruebas como estudios de imagen, electroencefalograma, calendario de cefaleas y una muy puntual semiología del padecimiento. La migraña tiene varias fases previas al dolor agudo, los analgésicos se han enfocado en tratarla durante esta fase sin éxito. No obstante, la fase previa al dolor, también llamada aura, es en la que una terapia profiláctica dirigida al sistema nervioso central, como el valproato de magnesio en bajas concentraciones, ha demostrado mayor éxito para detener la migraña antes de llegar al estado migrañoso agudo”, explica la Dra. Velasco.

El valproato de magnesio (sal cuya ventaja farmacológica es la adición del ion magnesio) es un antiepiléptico y estabilizador del ánimo y la conducta, y se acepta como el fármaco de primera línea indicado por las guías de tratamiento internacional para tratar trastornos del sistema nervioso central.

En la actualidad, existen varios factores desencadenantes de migraña crónica, se clasifican en modificables y no modificables:

Modificables. Destacan crisis de migraña (más de 10 días de cefalea al mes), estrés, trastornos del sueño (fundamentalmente el síndrome de apnea del sueño), obesidad, depresión, ansiedad, abuso de analgésicos y de cafeína.

En cuanto a los no modificables se identifican la edad avanzada, género femenino, etnia caucásica y factores genéticos, entre otros. Los pacientes con migraña crónica sufren dolor crónico, ansiedad o depresión con una frecuencia 2-3 veces superior a la migraña episódica.

La población en general no considera que las cefaleas sean una enfermedad grave porque se presentan generalmente por episodios, no son mortales ni se contagian. Las tasas bajas de consulta en los países desarrollados pueden indicar que muchos enfermos desconocen la existencia de tratamiento eficaz; y se calcula que la mitad de las personas que padecen cefalea se tratan ellas mismas. En el ámbito clínico, la barrera principal es el desconocimiento del personal sanitario.

Finalmente, la Dra. Velasco hizo un llamado a los médicos de primer contacto a empoderarse de cara a las terapias que son verdaderamente eficaces para tratar este padecimiento, en el cual se estima que el 50 por ciento de los afectados recurre a la automedicación y sólo el 10 por cierto recibe tratamiento especializado. “Se debe ampliar la educación al paciente y actuar para prevenir episodios migrañosos que desencadenan incapacidad en la vida laboral y social de quienes la padecen”, concluyó la especialista.

Compartir