Adicciones y Enfermedad Mental

119
45531369 - adolescent drinking beer - alcoholism among young adults

Por el Dr. Enrique Chávez- León
Especialista en Psiquiatría. Presidente
de la Asociación Psiquiátrica Mexicana AC.

La dependencia a drogas tiene su periodo más álgido entre los 15 y 30 años, de ahí la importancia de prestar la atención necesaria para una oportuna identificación.

La adicción o dependencia a drogas es un trastorno mental caracterizado por la compulsión de buscar y consumir sustancias, incapacidad para controlar su uso y la aparición de estados emocionales desagradables como depresión o irritabilidad a consecuencia de la suspensión de la droga.

El 17 % de los estudiantes consume. El nárcotico de mayor consumo es la mariguana (10.6 %), seguida de inhalables (5.8 %) y cocaína (3.3 %). El crecimiento de la ingesta, principalmente de mariguana y alcohol, señala la importancia de crear estrategias de prevención para disminuir los índices de utilización entre los estudiantes, el cual aumentará si se da la legalización del uso médico de cannabis y será mucho mayor en caso de la aprobación del fin lúdico.

La prevalencia de consumo creció entre 1991 y 2014 de 8.2 % a 17 %; el uso de mariguana aumentó de 1.5 % a 10.6 %, los inhalables de 3.5 % a 5.8 % y la cocaína 0.7 % a 3.3 %.

Efecto del consumo de sustancias
en la salud mental

El consumo del alcohol ocupa el tercer lugar entre los principales factores de riesgo de muerte prematura y discapacidad a nivel mundial. En México se relaciona con cinco de las 10 principales causas de defunción: cardiopatías, accidentes viales, patología vascular cerebral, cirrosis hepática, homicidios y lesiones en riña.

El consumo de mariguana, por su parte, ha tenido un crecimiento acelerado, principalmente en los hombres. Sin duda, la discusión sobre su posible legalización ha permeado en la sociedad civil e impactado en la disminución de la percepción de riesgo y en el incremento de su uso. Estos niveles de apreciación son similares a los que se tienen sobre la ingesta de alcohol. La utilización de sustancias aparece de modo temprano, por ejemplo, 2.3 % de los estudiantes de 5º y 6º de primaria usan mariguana y 1.8 % inhalables.

La mariguana afecta su inteligencia. El coeficiente intelectual normal es de 90 a 110 puntos, las personas que la han usado en la adolescencia han perdido en promedio 8 puntos (7 a 9 % del coeficiente intelectual normal) y tienen menor velocidad en su funcionamiento cognitivo. Esta merma en las habilidades intelectuales no se recupera del todo, aún cuando se abandone su utilización en la edad adulta; por el contrario, si se continúa durante la edad adulta, la persona consumidora tendrá menor nivel socioeconómico, mayores dificultades económicas (superiores a las producidas por el uso de alcohol), problemas laborales y conflictos en sus relaciones.

Relación de los trastornos mentales
con el consumo de sustancias

La adicción a drogas y los trastornos mentales guardan un vínculo bidireccional. Hay pacientes adictos a drogas que desarrollan algún otro trastorno mental, y otros con alteraciones mentales que pueden desarrollar adicción a drogas.

Diagnóstico dual, es el término que se utiliza para denominar a la coexistencia de adicción a drogas con otro u otros desórdenes mentales.

Los adolescentes que padecen algún trastorno mental usan frecuentemente alcohol (10.3 %) y drogas (14.9 %). Las enfermedades mentales, sobre todo de ansiedad y déficit de atención, así como los problemas de conducta, predisponen a usar alcohol o drogas y a desarrollar adicciones.

La depresión es una de las patologías mentales que frecuentemente se asocia con las adicciones; así, 28.4 % de los adolescentes adictos a sustancias cursan con depresión. Ésta consiste en un cuadro caracterizado por tristeza, desinterés, alteraciones del sueño, apetito y peso, baja de energía, dificultades para concentrarse, ansiedad, ideas de minusvalía, culpa y desesperanza, de muerte e ideación suicida.

Efecto del consumo de mariguana

El consumo de cannabis implica riesgos importantes para la salud mental. El efecto negativo por su uso es mucho más grave en niños y adolescentes. La mariguana puede producir intoxicación, abstinencia, abuso y dependencia. Su uso induce además al abuso y la dependencia a otras drogas; además puede provocar psicosis, trastornos de ansiedad (principalmente ataques de pánico), desdórdenes del sueño y delirium (trastorno confusional agudo) durante la intoxicación.

Las personas con predisposición a desarrollar esquizofrenia, al consumir mariguana, presentan manifestaciones de este trastorno psicótico, años antes de lo esperado, y cuando la persona ya sufre de alguna enfermedad mental, dificulta su recuperación y empeora el pronóstico.

Tratamiento de las adicciones

Las terapias más efectivas son la familiar, conductual, cognitivo conductual y de estimulación motivacional. Además de lo anterior se deben incluir el uso de antidepresivos, anticonvulsivantes y antipsicóticos con base en el trastorno mental asociado.

La Asociación Psiquiátrica Mexicana A.C. propone:

• Difundir la información acerca de los riesgos que conlleva el uso de cannabis.

• Realizar programas de prevención para evitar su consumo.

• Llevar a cabo programas de tratamiento para el abuso y la dependencia a cannabis.

Incluir dentro de los esquemas de tratamiento para los pacientes con otros trastornos mentales, programas de prevención del uso de cannabis y de intervención para el tratamiento del abuso y la dependencia.

Las Sociedades Científicas de Profesionales de la Medicina y la Salud, especialmente la Asociación Psiquiátrica Mexicana AC, tiene un rol importante en los asuntos de Salud Mental de nuestro país.

Compartir