Meridianos informativos

96

PROMETEDOR TRATAMIENTO PERSONALIZADO PARA LA LEUCEMIA

Investigadores del Beth Israel Deaconess Medical Center de Boston y el Dana-Farber Cancer Institute, Estados Unidos, han desarrollado una vacuna personalizada que brinda resultados prometedores en pacientes con leucemia mieloide aguda (LMA), subtipo especialmente agresivo de estos tumores hematológicos.

El estudio, publicado en la revista Science Translational Medicine, muestra cómo la vacuna estimuló potentes respuestas inmunes contra las células tumorales y dio lugar a una protección contra las recaídas en la mayoría de los pacientes.

“Las estrategias de inmunoterapia aprovechan los sistemas defensivos del organismo para combatir las células tumorales”, ha explicado David Avigan, uno de los autores de este hallazgo, que recurre al sistema inmune de cada paciente para atacar directamente al tumor evitando así los efectos secundarios de la quimioterapia. Los afectados por esta leucemia logran la remisión de la enfermedad tras someterse a un tratamiento con quimioterapia estándar pero, pese a ello, la recaída es habitual y la mayoría de personas acaban sucumbiendo al padecimiento.

Los investigadores desarrollaron vacunas personalizadas para 17 pacientes con leucemia mieloide aguda que habían superado inicialmente la enfermedad tras un primer tratamiento con quimioterapia. A pesar de tener 63 años de media, más del 70 % de los participantes en el ensayo clínico permanecieron en remisión durante los más de 4 años que duró el estudio tras recibir varias dosis del tratamiento inyectado, gracias a que aumentó el número de células T específicas contra la leucemia en sangre y médula ósea.

Las células T son células inmunes determinantes en la capacidad del organismo a la hora de reconocer y recordar diferentes patógenos como los virus o, en este caso, las células tumorales. Sus niveles eran bajos antes de usar la inmunoterapia pero, tras administrarla, se expandieron ofreciendo protección a largo plazo contra la leucemia.

Los investigadores están probando este enfoque de la vacuna en otros tipos de tumores, para lo que han puesto en marcha un estudio nacional con pacientes con mieloma múltiple, otro tipo frecuente de tumor hematológico.

VACUNA CONTRA LA MALARIA QUE USA
PARÁSITOS ATENUADOS GENÉTICAMENTE

Un ensayo clínico de Fase 1 con diez voluntarios sanos ha confirmado que una nueva vacuna contra la malaria, es segura, se tolera bien y tiene buena respuesta inmune. El estudio ha sido publicado en Science Translational Medicine por científicos del Center for Infectious Disease Research (CIDR) y del Fred Hutchinson Cancer Research Center, ambos en EE.UU.

El nuevo estudio describe el uso de un parásito de la malaria modificado genéticamente, que se debilita mediante la eliminación de tres genes específicos, imprescindibles para que infecte con éxito y cause la enfermedad en humanos. Estos parásitos genéticamente atenuados, (GAP, por sus siglas en inglés) son incapaces de multiplicarse en el hígado humano, pero están vivos y estimulan efectivamente el sistema inmunológico para construir defensas que puedan proteger contra una infección real de malaria.

La atenuación ha sido una estrategia habitual en la producción de vacunas, tanto virales como bacterianas, que se viene aplicando desde la primera vacuna de Edward Jenner contra la viruela hace más de dos siglos.

Sin embargo, la atenuación en la mayoría de las vacunas anteriores se logró cultivando el virus o bacterias durante largos periodos de tiempo, hasta que los organismos perdían parte de su virulencia, o bien utilizando un organismo altamente relacionado pero no patógeno. La vacuna GAP3KO contra la malaria se creó utilizando ingeniería genética precisa del parásito. Se trata de un enfoque único en la lucha contra las enfermedades parasitarias.

Según explica Sebastian Mikolajczak, científico principal del CIDR y líder del proyecto GAP, “el nuevo estudio está basado en nuestro trabajo anterior. Ya teníamos buenos indicadores en trabajos preclínicos con ratones de que este ‘triple nocaut’ (GAP3KO), que tiene tres genes eliminados, estaba completamente atenuado”.

“Ahora –agrega Mikolajczak–, hemos demostrado que la vacuna GAP3KO está totalmente atenuada en humanos y también que, después de una sola administración, provoca una respuesta inmune robusta contra el parásito. En conjunto, estos hallazgos son hitos claves para el desarrollo de una vacuna eficaz contra la malaria”.

DESCRIBEN PROCESO DE CONVERSIÓN
DE CÉLUOAS ADULTAS A MADRE PLURIPOTENCIALES

Una investigación liderada por el Grupo de Neurobiología Celular de la Universidad de Valencia (UV)-Instituto de Investigación Sanitaria del Hospital Clínico Universitario de Valencia (Incliva), ha revelado que las proteínas Gdap1 y MiD51 participan en el inicio de la conversión de células adultas en células madre pluripotentes inducidas, a través de la fisión mitocondrial.

El estudio identifica la importancia de este proceso de fisión, describiéndolo como absolutamente necesario para que esta conversión celular pueda tener lugar. Este nuevo conocimiento, en el que también participan investigadores del Centro de Investigación Príncipe Felipe (CIPF) y el Instituto de Investigación Sanitaria La Fe, ambos de Valencia, abre nuevas expectativas en medicina regenerativa y carcinogénesis.

Según ha explicado Josema Torres, investigador del Grupo, en una investigación de este mismo año, publicada en Nature Communications, su equipo ya detalló que la fisión mitocondrial inducida durante el proceso de reprogramación celular necesitaba de la proteína citosólica Drp1. De ahí, el siguiente paso era conocer qué proteínas estaban implicadas en el reclutamiento de Drp1 a la mitocondria durante este proceso. Para ello, los investigadores del Grupo de Neurobiología Celular diseñaron experimentos de reprogramación donde se inhibió la expresión de las proteínas que participan en el reclutamiento de Drp1.

“Utilizando un panel de ARN de interferencia contra éstas, observamos que sólo Gdap1 y MiD51 eran necesarias para el reclutamiento de Drp1 a la mitocondria durante el proceso de reprogramación celular”.

Además, los investigadores se plantearon conocer el efecto de la inhibición del proceso de fisión mitocondrial durante la reprogramación celular, utilizando la tecnología de chips de ARN. Los resultados revelaron que, si se inhibe la fisión mitocondrial durante la reprogramación celular, se produce una parada en el ciclo celular muy semejante a lo que se observa si se impide la fisión de estos orgánulos en células cancerosas. Sin embargo y a diferencia de las células tumorales, dicho estancamiento en la proliferación celular se produce sin daño en el genoma de las células. “Este freno del crecimiento celular durante la reprogramación de células sanas en ausencia de una fisión mitocondrial eficiente, sigue por tanto un mecanismo diferente al que utilizan las células tumorales”, apuntó. Así, el estudio concluye que “la fisión mitocondrial es absolutamente necesaria para el proceso de reprogramación celular y que, en ausencia del mismo, se produce un arresto en las fases G2/M del ciclo celular”.

LA EPIGENÉTICA Y LA ETIOLOGÍA DE LA DIABETES TIPO I 

Conocer las causas del aumento de la incidencia de diabetes tipo 1 en las tres últimas décadas puede ayudar a prevenirla. Todo apunta a que esta tendencia está impulsada por cambios en el entorno o estilo de vida, ya que los factores genéticos no han variado.

Un estudio publicado en Nature Communications aporta nuevas evidencias en esta dirección.

El equipo internacional de investigadores, entre los que se encuentra Ivo Gut, director del Centro Nacional de Análisis Genómico (CNAG), en Barcelona, ha evaluado la contribución de las señales epigenéticas en 52 pares de gemelos idénticos, con la particularidad de que únicamente uno de los dos hermanos había desarrollado diabetes tipo 1.

Se tomaron muestras de sangre y se separaron tres tipos celulares: linfocitos T y B y monocitos. “Pudimos ver las diferencias entre los tres tipos y dentro de cada tipo”, expone Gut. Concretamente, se analizó la metilación: “Hemos visto regiones genómicas donde los enfermos mostraban metilación y sus gemelos sanos no. Esto se vio en los tres tipos celulares”. Este estudio sienta las bases de una vía para identificar biomarcadores que ayuden en el diagnóstico y búsqueda de nuevos tratamientos.

Algunos de los cambios observados estaban relacionados con la regulación de la función de las células del sistema inmune, algo que no representa “una gran sorpresa”, al tratarse de una patología autoinmune, pero puede proporcionar detalles valiosos.

El experto afirma que lo más novedoso es que es la primera vez “que se realiza con una resolución tan amplia, de 450,000 posiciones de metilación, y con gemelos”. De este modo, “ahora tenemos puntos del genoma con metilación diferencial que pueden sernos útiles para llevar a cabo estudios con parámetros ambientales para establecer relaciones de causa-efecto”.

Todavía no hay pistas definitivas sobre los factores ambientales más decisivos. Como apunta Lluís Forga, jefe del Servicio de Endocrinología del Complejo Hospitalario de Navarra (Pamplona), en términos generales, “el paso de los países más deprimidos a un nivel de vida superior no sólo se acompaña de un aumento de la diabetes tipo 2, sino también de la uno.

En cuanto a las causas de este aumento, hay varias teorías. Una es la hipótesis de la higiene: el control mayor de las infecciones llevaría a una alteración del sistema inmune que, al no tener que enfrentarse a bacterias y virus, se dedicaría a atacar otras estructuras que no son nocivas.

También se ha evaluado el papel de ciertos virus como desencadenantes y el impacto del déficit de vitamina D.

Compartir