Inmuno-Oncología, novedoso abordaje contra el cáncer

158

Los avances científicos recientes han permitido incrementar la precisión en el tratamiento de diferentes tumores, siempre en busca de la mayor eficacia con la menor manifestación de efectos adversos.

La Inmuno-Oncología es una disciplina médica nueva, y está convirtiéndose en un parteaguas terapéutico en la lucha contra el cáncer. En 2013, la revista Science la consideró como el descubrimiento científico del año.

“La investigación en Inmuno-Oncología incluye estudiar los mecanismos por los cuales los tumores se adaptan y evaden al sistema inmunitario, evitando ser reconocidos y destruidos”, comenta el doctor, Samuel Rivera, oncólogo especialista en cáncer renal del Instituto Nacional de Cancerología.

Por su parte el doctor Miguel Ángel Álvarez Avitia, señala que cuatro de cada 10 casos de cáncer en México se pueden prevenir, pero el resto puede ser descubierto tempranamente para recibir tratamiento óptimo. “Con la llegada a México de las inmunoterapias, se abre un universo de opciones para que nosotros como especialistas en oncología tengamos otra alternativa enfocada en cambiar las expectativas de supervivencia y la forma en que los pacientes viven con cáncer, con base en la premisa de que el sistema inmunológico es la herramienta más potente y eficaz para el reconocimiento y lucha contra la enfermedad”, concluyó así su intervención el especialista en melanoma del Instituto Nacional de Cancerología.

Cabe recordar que la inmunoterapia se desarrolló por primera vez en la década de 1970, en la cual los científicos lograron la producción de anticuerpos dirigidos específicamente a células cancerígenas. Los primeros anticuerpos monoclonales fueron aprobados en la década de 1990 para tratar cáncer de mama y linfoma, y hoy están siendo estudiados para muchos tipos de cánceres.

Actualmente el cáncer es uno de los desafíos más importantes para mejorar la salud; de acuerdo con el Centro para el Control y la Prevención de las Enfermedades en EE.UU. (CDC) en 2012 se diagnosticaron más de 14.1 millones de nuevos casos en el mundo, y se espera que para 2030 esta cifra aumente a 21.4 millones.

En México durante 2015 la cifra de diversos tipos de cáncer fue de 164,565 casos, la mortandad registrada fue de 87,300 decesos, -representa la tercera causa de fallecimientos-.

Durante la última década se han presentado importantes avances en el tratamiento del cáncer, dentro de los cuales la Inmuno-Oncología está considerada como el cuarto pilar -junto a la cirugía, quimioterapia y radioterapia-. Este tratamiento busca que sean las defensas naturales del sistema inmunitario las que se encarguen de detectar y destruir las células anormales con una toxicidad mucho menor.

Las terapias inmuno-oncológicas son aquellas que activan el sistema inmune del organismo para ayudarlo a luchar contra el cáncer, puesto que a menudo, las células malignas encuentran formas de “ocultarse” de células normales, por lo que el sistema inmune no siempre las reconoce y no las ataca.

Este sistema posee una serie de células especiales, las cuales tendrán la capacidad de reconocer y atacar a cualquier cuerpo extraño, incluyendo las células cancerígenas, lo que puede beneficiar a pacientes con diferentes tipos de cáncer.

Uno de los propósitos de la Inmuno-Oncología es mejorar significativamente la eficacia del tratamiento y al mismo tiempo, la calidad de vida de los enfermos. Recientemente, se presentó un innovador medicamento clasificado como anticuerpo monoclonal para pacientes con cáncer de pulmón y melanoma, que actúa ejerciendo un doble bloqueo de la vía PD-1, incluyendo PD-L1 y PD-L2, en células presentadoras de antígeno o tumorales. Al inhibir al receptor PD-1 para unirse a sus ligandos, reactiva y evita se inactive a los linfocitos T citotóxicos, específicos para el tumor, permitiendo a la inmunidad antitumoral seguir ejerciendo su acción.

Sin embargo, conviene no perder de vista que el cáncer no debe ser considerado como única enfermedad con la que podrá acabarse mediante un sólo tratamiento omnipotente. Existen diferentes tipos de cáncer y lo que en unos casos funciona no tiene por qué ser efectivo en otros. Sigue siendo necesario, por tanto, hacer más investigación científica y hacerla en diferentes frentes y recurriendo a distintas estrategias.

Compartir