Pérdida del embarazo, causas y beneficio del apoyo integral

141

Un aborto involuntario es la pérdida espontánea de un feto antes de la semana 20 del embarazo; si ocurre después de 20 semanas se le denomina muerte fetal. También se llama “aborto natural” y se refiere a los hechos que ocurren naturalmente y no a aquellos terapéuticos o quirúrgicos.

Algunas causas pueden ser:

• Drogadicción y alcoholismo

Exposición a toxinas ambientales

Problemas hormonales

Infección

 • Obesidad

 • Problemas físicos de los órganos reproductores de la madre

 • Dificultades con la respuesta inmunitaria del cuerpo

• Enfermedades graves en todo el cuerpo (sistémicas) de la madre (como la diabetes no controlada)

• Tabaquismo

La mayoría de los abortos espontáneos son causados por problemas cromosómicos, mismos que hacen imposible el desarrollo del producto. Por lo regular, no tienen relación con los genes del padre o de la madre y suelen ser un suceso esporádico, punto que es importante explicarle a los pacientes, ya que como es normal ante este tipo de situaciones se mantendrá un miedo constante de que subsecuentes embarazos terminen de la misma manera.

La presencia de sangrado y cólicos abdominales son los síntomas más comunes de un aborto natural. Aunque una pequeña cantidad de sangrado y los cólicos abdominales son relativamente comunes en las primeras etapas del embarazo, el sangrado a menudo cesa por su cuenta y el embarazo continúa normalmente. La presencia de ambos también pueden ser señales de problemas con la gestación, como embarazo ectópico, por lo que es prioritario instruir a que ante cualquier duda se contacte de inmediato a su médico que lleva el control del embarazo.

No hay tratamientos ni intervenciones que puedan prevenir la pérdida prematura del embarazo. Antes, se recomendaba reposo en cama, vitaminas y otros medicamentos para tratar de evitar que se diera, no obstante, ninguna de estas medidas ha demostrado de tener la pérdida prematura de manera cien por ciento eficaz.

La pérdida de un embarazo —aun si esta ocurre en las primeras etapas—puede causar sentimientos de tristeza y aflicción. Después de un aborto natural es fundamental mencionar la necesidad de una recuperación física y emocional, siendo frecuente en muchos casos que esta última sea más difícil que la primera.

La aflicción puede dar lugar a una amplia gama de emociones. Especialmente la mujer podría desarrollar sentimientos de tristeza y depresión con pensamientos recurrentes de las razones que originaron la pérdida, llegando a desarrollar sentimiento de culpa, por lo que es necesario platicar el tema ampliamente, descartar razones físicas u otras que lo originaron, y explicar la posibilidad al azar de que esto se diera, y en caso de ser necesario solicitar apoyo multidisciplinario con profesionales de la salud expertos en el tema.

Es posible que como parte de los síntomas referidos ante el evento, la paciente manifieste la presencia de dolores de cabeza, falta de apetito, cansancio o dificultad para concentrarse o dormir, por lo que una vez que hallamos descartado la presencia patológica que origina estas molestias, vale la pena el esclarecer que es posible que la alteración en el estado de ánimo sea la causa disparadora de lo que la aqueja.

Sin duda, un punto fundamental ante estas situaciones es la prevención, ofreciendo un cuidado integral en todo momento a la paciente y vigilar los factores que pueden favorecer la disminución del riesgo de una pérdida del embarazo.

Compartir