Incontinencia urinaria

101

Por el Dr. Mario Silvino Almanza González
Especialista en Urología. Médico Adscrito al Servicio de Urología

del HGM Dr. Eduardo Liceaga. Secretario General
de la Sociedad Mexicana de Urología.

La incontinencia urinaria (IU) está catalogada entre las 10 causas más frecuentes de consulta médica. Su clasificación se basa en la etiología que la genera, y dependiendo de ella será la cantidad de orina que se pierde y el tratamiento a seguir.

• IU de esfuerzo. Pérdida incontrolable de orina al momento de realizar cualquier esfuerzo con el abdomen. Se debe a que la posición anatómica de la vejiga con respecto a la pelvis es inadecuada; la flacidez del piso pélvico genera el escape de la orina. Afecta principalmente a mujeres en periodos de edad de multiparidad, menopausia o posmenopausia por deprivación en la producción de estrógenos, pacientes con trauma pélvico o cirugía pélvica. Existen casos en los que no está asociada con la flacidez de las estructuras del piso pélvico, en éstos hay una deficiencia intrínseca en el interior de la uretra que se encuentra relacionada con un exceso de movilidad, la frecuencia es mucho mayor en mujeres que en hombres, en ellos puede presentarse posterior a una cirugía radical de próstata. El tratamiento es quirúrgico.

• IU de urgencia. Escape de orina por un deseo inminente de orinar, va precedido por un exceso de actividad de contracción músculo detrusor de la vejiga que compone la pared vesical, dependiendo del daño será la frecuencia y cantidad que se fugue. Las causas son múltiples, en muchos casos la afección es de origen neurológico; en la infancia puede estar relacionada con trastornos del canal modular o malformaciones congénitas en el canal urinario; en la edad adulta es más común que se presente por los padecimientos degenerativos de la tercera edad o por DM, diversas formas de esclerosis (incluyendo esclerosis múltiple), enfermedad de Parkinson, Alzheimer o trastornos de causa inmunológica que alteren la formación de anticuerpos contra el epitelio de la vejiga. La presencia de cuerpos extraños en la vejiga, como tumores o cualquier infección que cause irritación e inflamación, pueden tener como síntoma la IU de urgencia. Se presenta de igual manera en hombres y mujeres, en proporción representan un porcentaje mayor que la IU de esfuerzo. Una vez que se determina la causa y se descarta la presencia de algún tumor, en la mayoría de los casos se da tratamiento oral con fármacos antimuscarínicos, si el paciente no responde se utiliza tratamiento invasivo introduciendo sustancias directamente en el interior de la vejiga con la finalidad de hacerla reposar y disminuirla.

Se define como la pérdida no controlable de cualquier cantidad de orina. Es una circunstancia, no deseada ni provocada por el sujeto, que condiciona un problema social e higiénico.

• IU mixta. Tiene componentes de IU de esfuerzo e IU de urgencia. Primero se trata de manera farmacológica, si no hay mejoría se utilizan técnicas quirúrgicas (mallas abdominales).

• UI de rebosamiento. Se presenta principalmente en los pacientes con crecimiento obstructivo de la próstata, con algún cálculo obstructivo o estrechez por tejido fibroso; las personas no orinan completo, siempre queda algún residuo, cuando sobrepasa 10 % de la capacidad de la vejiga, esa orina se infecta y puede provocar cálculos de origen infeccioso; esta orina al irritar el urotelio hace que se produzca el escurrimiento. El tratamiento es farmacológico y va dirigido a disminuir el tamaño de la próstata, en casos específicos es necesario el tratamiento quirúrgico.

• IU continua. Puede presentarse en niñas o niños desde el nacimiento por alguna anomalía en el uréter que se desarrolla desde la etapa embrionaria; en otros grupos de edad las causas están vinculadas con complicaciones quirúrgicas o radioterapia. El tratamiento es quirúrgico.

El diagnóstico es clínico y se apoya en estudios de imagen, ultrasonido, cistografía otomografía, así como estudio urodinámico para medir la presión y los volúmenes al momento del llenado y vaciamiento de la vejiga.

Es un padecimiento que bien diagnosticado en la mayoría de los casos es tratable. Se acompañan frecuentemente de infecciones, sin embargo solo un pequeño porcentaje desarrolla una urosepsis y tiene que ser manejado de modo hospitalario.

Compartir