Hepatitis, Importancia del abordaje oportuno

81

Por la Dra. María Fátima Higuera de la Tijera
Especialista en Gastroenterología. Jefa del Servicio

de Gastroenterología del Hospital General de México
“Dr. Eduardo Liceaga”.

De modo genérico, se le denomina así a la enfermedad que denota un proceso inflamatorio del hígado por cualquier causa. Puede ser aguda y/o crónica.

Existen varios tipos de hepatitis dependiendo de la etiología: las más comunes son las virales (A, B, C, D y E); hepatitis por alcohol, causada por el consumo excesivo de esta sustancia; esteatohepatitis no alcohólica, asociada con comorbilidades como la obesidad, síndrome metabólico, diabetes, dislipidemia, y malos hábitos como una dieta rica en carbohidratos y sedentarismo; hepatitis autoinmune.

En los niños la hepatitis por virus A (VHA) es la más frecuente y se caracteriza por inflamación aguda; otra causa común de hepatitis en la infancia es la autoinmune, que es una enfermedad de origen incierto, pero que se sabe puede ser desencadenada por consumo de algunos fármacos, productos de herbolaria, virus inespecíficos u otros factores ambientales.

El VHA es endémico de México, por tanto se estima que hasta un 90 % de la población ha estado expuesta al virus, se adquiere por el consumo de alimentos o agua contaminada, la vía de contagio esfecal-oral. En la infancia los síntomas son inespecíficos, se puede presentar diarrea, vómito, náusea y fiebre; son muy raros los casos que presentan ictericia.

Las pruebas serológicas para detectar anticuerpos contra el VHA de tipo IgM confirman la enfermedad. Por el contrario, si la infección se adquiere en la edad adulta los síntomas son mucho más contundentes y suele haber presencia de ictericia. Es una enfermedad aguda pero que no evoluciona a la cronicidad.

Acualmente existe tratamiento específico para cada tipo de hepatitis, siendo el objetivo evitar la cirrosis y sus complicaciones.

La causa número uno a nivel mundial de enfermedad hepática es la hepatitis por virus C (VHC). El 90 % de los casos progresan a hepatitis crónica; se adquiere por contacto con sangre infectada. En México las personas que recibieron alguna transfusión sanguínea o tuvieron alguna intervención quirúrgica antes de la década de los 90 tienen mayor riesgo a presentarla; en otros países, como Estados Unidos, el principal factor de riesgo es el uso compartido de jeringas entre los usuarios de drogas intravenosas; otros factores de riesgo son los tatuajes, acupuntura o contacto sexual (sobre todo si hubo cualquier implicación de sangre).

Se calcula que hasta un 90 % de los pacientes no se percataron en el momento de adquirir la enfermedad; en etapas tempranas no se presentan síntomas, de ahí la importancia de realizar un estudio serológico contra virus de hepatitis C si se tiene algún factor de riesgo para poder detectar de modo temprano el padecimiento y ofrecer el mejor tratamiento.

El virus de la hepatitis B (VHB) se encuentra en sangre, semen, fluidos vaginales y otros fluidos corporales; la infección se adquiere por contacto sexual, compartir objetos personales con alguna persona infectada (principalmente si son punzocortantes como maquinas de afeitar o cortaúñas), transfusión de sangre o cualquier contacto directo con sangre contaminada.

La hepatitis por alcohol se caracteriza por el establecimiento súbito de ictericia e insuficiencia hepática, se desarrolla tras décadas de consumo riesgos o de alcohol (aproximadamente 100 g/día). Los pacientes presentan fiebre, ascitis, debilidad muscular proximal y hepatomegalia. En los estudios de laboratorio el perfil bioquímico muestra elevación de las enzimas hepáticas, nunca mayor a dos veces el valor normal, leucocitosis, coagulopatía e incremento de bilirrubina total por arriba de 5 mg/dl.

El tratamiento y pronóstico de la enfermedad dependen directamente de cuál sea la causa y del grado de daño hepático en caso de cronicidad. El manejo farmacológico debe ser guiado por un gastroenterólogo o hepatólogo; para elegir el tratamiento adecuado se toma en cuenta si hay presencia de fibrosis o cirrosis.

Todos los tipos de hepatitis cuentan con algún tratamiento, ya sea curativo o de control. Por ejemplo, la hepatitis por VHB generalmente requiere de tratamiento a largo plazo y el objetivo es disminuir la morbimortalidad asociada y lograr la mejoría bioquímica (normalización de transaminasas), serológica (seroconversión con negativización de antígenos y desarrollo de anticuerpos), viral (supresión del DNA viral) e histológica (regresión del grado de fibrosis).

En la hepatitis autoinmune existen criterios específicos absolutos y relativos para valorar la necesidad de tratamiento específico con esteroides y/o azatioprina, el tratamiento generalmente es a largo plazo y con vigilancia continua durante toda la vida del paciente.

El VHA suele autolimitarse sin uso de medicamento y generalmente no deja secuelas.

Actualmente para tratar el VHC existen agentes antivirales directos de segunda generación, los cuales tienen una eficacia muy alta, logrando respuesta viral sostenida en más de 90 % de los casos; son vía oral y los esquemas de tratamiento varían de 12 a 24 semanas de acuerdo con el genotipo, presencia o ausencia de cirrosis, tratamiento previo o naive, coinfección o monoinfección; sin embargo estos medicamentos aún no están disponibles en el sector público, se adquieren únicamente en forma particular. Cuando el VHC no es tratado a tiempo y de manera correcta puede desarrollar complicaciones graves como cirrosis descompensada o hepatocarcinoma.

En la hepatitis alcohólica la piedra angular del tratamiento es la abstinencia de alcohol y debe evaluarse la severidad de la enfermedad para instaurar tratamiento específico.

La detección oportuna de las diferentes hepatitis que hemos comentado es primordial. La vía final de todas ellas es el desarrollo de cirrosis. La cirrosis descompensada puede cursar con complicaciones como hemorragia variceal, encefalopatía, ascitis, ictericia. Además, estas hepatitis crónicas se consideran en mayor o menor medida factores de riesgo para desarrollo de hepatocarcinoma.

Compartir