Evolución del Diagnóstico del Síndrome de Intestino Irritable

141

El Síndrome de Intestino Irritable (SII) se caracteriza por la presencia de dolor abdominal recurrente asociado a alteraciones del ritmo deposicional, ya sea en forma de estreñimiento, diarrea o de ambas, así como inflamación y distensión abdominal.

De acuerdo con los criterios de Roma IV, se diagnostica por la presencia de dolor abdominal recurrente que debe estar presente al menos un día a la semana, con dos o más de las siguientes características: 1) se asocia a la defecación y 2) está relacionado con cambios en la frecuencia y consistencia de las deposiciones.

Diagnosticar el SII es una tarea que actualmente exige al paciente y al médico un proceso prolongado que involucra diversos procedimientos, los cuales muchas veces son invasivos. Una prueba de laboratorio que ayude a facilitar el diagnóstico de este síndrome, que afecta a más del 20 % de los mexicanos, es un avance científico relevante.

Los subtipos de SII son:

• SII con predominio de estreñimiento (SIIE):>25 % con evacuaciones tipo 1 o 2 de Bristol y <25 % con tipos 6 o 7. Las evacuaciones anormales se presentan usualmente con estreñimiento (tipos 1 o 2 de Bristol).

• SII con predominio d diarrea (SII-D):>25 % de tipo 6 o 7 de Bristol y <25 % con tipos 1 o 2. Las evacuaciones anormales se presentan usualmente con diarrea (tipos 6 o 7 de Bristol).

• SII con hábito intestinal mixto (SII-M):>25 % con tipo 1 o 2 de Bristo y >25 % con tipos 6 o 7. El paciente refiere que las evacuaciones anormales son usualmente con estreñimiento y diarrea.

 • SII no clasificable (SII-NC): Pacientes con criterios para SII, pero con hábito intestinal que no puede clasificarse de manera certera dentro los grupos anteriores. Los pacientes reportan que son raras las evacuaciones anormales (tanto diarrea como estreñimiento).

A pesar de ser uno de los padecimientos más prevalentes en el país, el SII usualmente tarda en ser diagnosticado. Los pacientes reportan que se ve afectada su motilidad intestinal, causando síntomas variados como dolor, distensión abdominal, meteorismo, diarrea y en otros casos, estreñimiento.

Nuevos criterios de Roma IV para SII

Dolor abdominal recurrente por lo menos 1 día a la semana en promedio en los últimos 3 meses, asociado con dos o más de los siguientes criterios: a) relacionado con las evacuaciones; b) asociado con un cambio en la frecuencia de las evacuaciones y c) asociado con un cambio en la forma (apariencia) de las evacuaciones.

*Los criterios deben llenarse durante los 3 meses previos con inicio de los síntomas al menos 6 meses antes del diagnóstico.

Las causas son variadas, en algunos casos se ha detectado el desarrollo del síndrome después de una infección intestinal, aunque también pueden intervenir factores como la dieta y alteraciones emocionales.

Evolución en el diagnóstico del SII. Los beneficios de un diagnóstico rápido y confiable, son similares a los de cualquier padecimiento, pues permite encauzar a los pacientes hacia un tratamiento efectivo con prontitud. Además, conocer exactamente qué es lo que los aqueja, tiene efectos positivos en la manera en que los pacientes encaran su enfermedad, y en algunos casos hasta la mejora de los síntomas.

Actualmente, el diagnóstico del SII se lleva a cabo mediante los criterios de Roma IV y en muchos casos se requieren pruebas diagnósticas para descartar otras enfermedades que se pueden manifestar con los mismos síntomas. Debido a la naturaleza multifactorial el SII conlleva un proceso largo de diagnóstico sin un protocolo de tratamiento único; esto genera mucho estrés en los pacientes por la incertidumbre de saber si padecen algo más grave por tanto tiempo y sin encontrar un tratamiento realmente satisfactorio para ellos.

De eso se desprende la relevancia que ha adquirido la prueba IBS chek que fue desarrollada en el hospital Cedar’s Sinai de Los Ángeles, ya que es una prueba de sangre que brinda resultados cuantificables para determinar la presencia del SII. Ofrece una tasa de especificidad hasta del 93 % para el diagnóstico del SII-D (predominio en diarrea) y SII-M (mixto, diarrea alterna a constipación).

¿En qué consiste la prueba? Se trata de una prueba de sangre diseñada para ayudar a los médicos en el diagnóstico; utiliza 2 biomarcadores, dos anticuerpos que ayudan a corroborar la existencia del SII. El primero es anti-CdtB (toxina de distensión citoletal), una toxina producida por todas las bacterias patógenas más comunes a causa de gastroenteritis infecciosa (E. coli, Shigella, Salmonella, Campylobacter,etc.).Elsegundoesanti-Vinculina, una proteína necesaria para la adecuada conducción de la señal nerviosa del músculo liso intestinal; esta regula la adecuada motilidad y peristalsis.

Los anticuerpos contra la toxina de distensión citoletal B, reaccionan de forma cruzada contra la vinculina, provocando una alteración de la motilidad y un sobrecrecimiento bacteriano o disbiosis en el intestino delgado; causas del SII.

Estos biomarcadores brindan un rango en el que se pueden encontrar los valores que arroja la prueba, brindando un diagnóstico claro.

La facilidad de interpretación es un incentivo más que los médicos pueden aprovechar para encauzar a sus pacientes hacia el tratamiento correcto.

Sobre la interpretación y tratamiento. Otra de las características de la prueba es que es muy fácil de interpretar puesto que claramente reporta si es positiva o negativa y eso es lo único que se necesita para llegar a un diagnóstico oportuno. La prueba puede resultar positiva con tan sólo uno de los biomarcadores fuera de rango.

Algo que hay que destacar es que sila prueba es negativa, no se descarta el diagnóstico de SII por lo que habrá que seguir investigando oportunamente a estos pacientes.

Una vez que se ha diagnosticado el padecimiento, es posible avanzar por la ruta que el médico considere más prudente, con medicamentos, cambios a la dieta y otras alternativas.

Compartir