Neuralgia del trigémino y sus características sintomatológicas

152

Por el Dr. Antonio de Jesús de León Cruz.

El nervio trigémino es uno de los más largos de la cabeza y tiene tres ramas que llevan al cerebro sensaciones de las porciones superior, media e inferior de la cara, al igual que de la cavidad oral. La rama oftálmica o superior aporta sensación a la mayor parte del cuero cabelludo, la frente y la región frontal de la cabeza. La rama maxilar o media pasa por la mejilla, maxilar superior, labio superior, dientes y encías y los lados de la nariz. La rama mandibular, o inferior, pasa por la mandíbula, los dientes, las encías y el labio inferior. Más de una rama nerviosa puede estar afectada por el trastorno.

Se estima que se presenta con mayor frecuencia en personas mayores de 50 años, pero puede producirse a cualquier edad. El trastorno es más común en mujeres que en hombres. Existe alguna evidencia de que el trastorno es hereditario, tal vez debido a un patrón heredado de formación de vasos sanguíneos.

La supuesta causa de la neuralgia de este par craneal es un vaso sanguíneo que comprime al nervio trigémino cuando sale del tallo cerebral. Esta compresión ocasiona el desgaste del revestimiento de la vaina de mielina y esto puede ser considerado como parte del proceso natural de envejecimiento. Los síntomas de esta neuralgia también pueden producirse en personas con esclerosis múltiple, o pueden estar causados por daño sobre la vaina de mielina por compresión de un tumor.

La afección del 5º par craneal, también conocida como “tic doloroso”, suele ser una alteración crónica, física y mentalmente incapacitante.

La sintomatología de esta alteración se caracteriza por un dolor punzante intenso y súbito del tipo de shock eléctrico que típicamente se siente de un lado de la mandíbula o la mejilla. El dolor puede producirse en ambos lados de la cara, aunque no al mismo tiempo. Los ataques de dolor, que generalmente duran varios segundos y pueden repetirse en sucesión rápida, vienen y se van a lo largo del día. Estos episodios pueden durar días, semanas o meses por vez y luego desaparecen durante meses o años. En los días previos a que comience un episodio, algunos pacientes pueden experimentar una sensación de cosquilleo o entumecimiento o un dolor algo persistente y constante.

Los episodios intensos de dolor pueden desencadenarse por vibración o contacto con la mejilla (como al afeitarse, lavarse la cara, o colocarse el maquillaje), cepillarse los dientes, comer, beber, hablar, o estar expuesto al viento. El dolor puede afectar una pequeña área de la cara o puede diseminarse. Los ataques de dolor raramente se producen en la noche, cuando el paciente duerme.

Se considera que los pacientes tienen neuralgia del trigémino Tipo 1 si más del 50 por ciento del dolor que sienten es súbito, intermitente, agudo y punzante o del tipo de shock. Estos pacientes también pueden tener alguna sensación de ardor. La neuralgia del trigémino tipo 2 implica dolor que es constante, persistente o quemante más del 50 por ciento del tiempo.

La neuralgia del trigémino se tipifica por ataques que se detienen durante un periodo de tiempo y luego regresan. A menudo los ataques empeoran con el tiempo, con periodos libres de dolor más breves y más infrecuentes antes de que se reanuden. El trastorno no es fatal, pero puede ser altamente debilitante. Debido a la intensidad del dolor, algunos pacientes evitan las actividades diarias porque temen un ataque inminente.

No existe una prueba específica para diagnosticarla, generalmente se basa en los antecedentes médicos del paciente y en la descripción de los síntomas, un examen físico, y un examen neurológico minucioso.

Las opciones de tratamiento incluyen medicamentos, cirugía y enfoques complementarios.

Compartir