Meridianos informativos

52

EL COLESTEROL Y LA REGULACIÓN DE PROTEÍNAS CEREBRALES

Un estudio liderado por expertos del Instituto Hospital del Mar de Investigaciones Médicas (IMIM) y del Hospital Charité de Berlín (Alemania) demuestra, por primera vez, que el colesterol presente en las membranas de las células puede interferir en la función de una importante proteína de las membranas cerebrales mediante un modo de interacción desconocido hasta el momento (Guixà-González R, et al. Nat Commun. 2017;8:14505).

En concreto, el trabajo publicado revela que el colesterol es capaz de regular la actividad del receptor de adenosina, invadiendo su interior y accediendo así a su centro activo. Esto permitirá idear nuevas formas de interacción con estas proteínas que, en un futuro, podrían convertirse en fármacos para tratar enfermedades como el alzhéimer.

El receptor de adenosina pertenece a la familia de las GPCRs (receptores acoplados a proteínas G), una amplia familia de proteínas ubicadas en la membrana de las células, que son clave en la transmisión de señales celulares y en la comunicación entre células. De ahí que las GPCRs estén involucradas en la mayoría de procesos fisiológicos relevantes, incluyendo la interpretación de estímulos sensoriales como la visión, el olor o el gusto, la regulación de la actividad del sistema inmune e inflamatorio o la modulación del comportamiento.

“El colesterol es un componente esencial de las membranas neuronales donde residen, entre otras proteínas, las GPCRs. Curiosamente, los niveles de colesterol de la membrana están alterados en enfermedades como el alzhéimer, donde tanto GPCRs como el receptor de adenosina desempeñan un papel clave”, explica Jana Selent, coordinadora del grupo de investigación en desarrollo de fármacos con base en receptores acoplados a proteínas G del GRIB, programa conjunto del IMIM y la Universidad Pompeu Fabra (UPF).

“Este estudio muestra por primera vez que el colesterol puede ejercer una acción directa sobre esta importante familia de proteínas en membranas neuronales, las GPCRs, y establece las bases de una vía de interacción entre la membrana celular y estas proteínas completamente desconocida hasta el momento”, añade la investigadora.

LA FDA APRUEBA NUEVA TERAPIA PARA ELA

La esclerosis lateral amiotrófica (ELA) es la tercera enfermedad neurodegenerativa más prevalente en el mundo y que reduce la esperanza de vida media de los afectados a apenas cuatro años.

Esta cifra podría verse aumentada ahora tras la aprobación por parte de la Agencia de Medicamentos y Alimentos de Estados Unidos (FDA) del segundo tratamiento para la ELA. El visto bueno de la FDA a radicava se produce más de dos décadas después de la aceptación en 1995 del primer fármaco, riluzol. La aprobación se basa en los datos de un ensayo clínico de fase 3 (NCT01492686 ) en Japón, que demostró la capacidad de radicava para disminuir el deterioro en el funcionamiento diario de los pacientes con ELA.

Radicava ayuda a controlar el estrés oxidativo excesivo en el cuerpo. La investigación muestra que en la ELA, los procesos oxidativos dañinos ocurren en una tasa mayor que lo normal.

El fármaco se administra por infusión intravenosa, en un programa relativamente intenso de ciclos de 28 días. El tratamiento comienza con infusiones diarias durante 14 días, seguido de 14 días de descanso. Durante ciclos de tratamiento posteriores, los pacientes reciben radicava durante 10-14 días, de nuevo seguido de un periodo libre de tratamiento de 14 días. Cada infusión dura unos 60 minutos, durante los cuales los pacientes reciben 60 mg del fármaco. Los efectos secundarios más comunes (observados en más del 10 % de los pacientes) fueron moretones, problemas de marcha y dolor de cabeza.

Sin embargo, tanto la FDA como la MT Pharma subrayan que aunque radicava fue útil para ayudar a muchos pacientes, su uso también puede causar efectos secundarios serios, incluso mortales. En particular, las reacciones alérgicas graves, conocidas como choque anafiláctico, pueden ocurrir durante y después de una infusión.

Radicava contiene bisulfito de sodio, y además de reacciones alérgicas generales a este tratamiento, algunos pacientes son alérgicos al compuesto. La alergia al sulfito puede darse a conocer tanto como reacciones leves como un shock anafiláctico potencialmente mortal. Las personas con asma son particularmente propensas a una alergia al sulfito.

TRASTORNO DISMÓFICO CORPORAL EN MÉXICO

El trastorno  dismórfico corporal (TDC) es una condición clínica grave presente aproximadamente en tres por ciento de la población general. La preocupación puede incluir cualquier aspecto de la apariencia física, por ejemplo, forma, tamaño, color o simetría.

Este comportamiento se acompaña de compulsiones de camuflaje para pretender disimular el supuesto defecto, revisión exagerada en espejos, inseguridad y búsqueda de tratamientos estéticos, e incluso puede motivar ideas suicidas hasta en un 30 por ciento de las personas con TDC”, señaló en entrevista Cristina Lóyzaga Mendoza, quie es médico psiquiatra y coordinadora de la Clínica del Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC) y de Trastorno del Espectro del Instituto Nacional de Psiquiatría Ramón de la Fuente Muñiz (INPRFM).

En entrevista, subrayó que todos los seres humanos tienen obsesiones que forman parte de la vida mental normal, pero representa un problema cuando éstas duran más de una hora al día y afectan algún área del desempeño de la persona ya sea en el trabajo, escuela, las relaciones interpersonales.

La causa de este trastorno tiene un origen multifactorial, debido a que involucra aspectos genéticos, neurobiológicos, perceptuales y socioculturales. Respecto al factor neurobiológico, la investigadora del INPRFM indicó que las personas con TDC tienen una alteración a nivel de los circuitos córtico–estriado-tálamo–cortical del cerebro, por lo que los neurotransmisores de serotonina, dopamina y glutamato se encuentran en bajas concentraciones.

El componente genético es otro factor implícito. “De acuerdo con estudios, si una persona tiene TOC o TDC, es posible que un familiar presente el mismo diagnóstico porque comparten características genéticas”.

En México no existían investigaciones relacionadas, hasta hace siete años, cuando en 2010 un grupo multidisciplinario del INPRFM, que encabeza la doctora Cristina Lóyzaga Mendoza, inició un proyecto dirigido a determinar la caracterización del TDC en población mexicana desde una perspectiva psicopatológica, clínica, neuropsicológica y genética.

Derivado de este proyecto de investigación nació la idea de realizar un curso impartido en el INPRFM dirigido a médicos, psiquiatras, psicólogos, con el objetivo de revisar principales trastornos neuropsiquiátricos que tienen foco psicopatológico en el cuerpo desde la perspectiva histórica, sociológica y del simbolismo corporal.

Fuente: Agencia Informativa Conacyt, http://www.conacytprensa.mx

ARRITMIAS Y BENEFICIO DEL CHOCOLATE

De acuerdo con el reporte de un estudio danés titulado Chocolate intake and risk of clinically apparent atrial fibrillation: the Danish Diet, Cancer, and Health Study, este componente, que al ser mal utilizado puede generar problemas calóricos importantes (entre otros), también ofrece beneficios en el ámbito cardiaco; esto lo afirma un equipo internacional de científicos que implementó un estudio en el que encontraron asociación entre el consumo de chocolate y un menor riesgo de padecer fibrilación auricular (FA), siendo especialmente destacable en mujeres que ingieren una ración a la semana, y de dos a seis porciones en ese mismo periodo en el caso de los hombres.

Para realizar las pruebas se usaron los datos tomados a 55,502 personas (26,400 hombres y 29,102 mujeres) de edades comprendidas entre los 50 y 64 años, que participaban en el proyecto Dieta, Cáncer y Salud del Centro de Investigación de la Sociedad Danesa contra el Cáncer. Los individuos incluidos en la investigación aportaron información sobre su consumo semanal de chocolate, para el que una porción equivalía a unos 30 gramos.

El periodo de monitorización de los individuos duró una media de 13.5 años. Durante ese tiempo se diagnosticaron 3,346 nuevos casos de FA entre todos los participantes. Tras tener en cuenta otros factores relacionados con enfermedades cardiacas, se estableció que el número de personas con esta afección era un 10 % menor en el grupo que consumía de una a tres porciones al mes en comparación con las que tomaban una sola ración durante el mismo periodo. La diferencia también era llamativa en otros niveles de consumo. El riesgo era un 17 % menor al tomar una ración diaria; un 20 % menos comiendo de dos a seis porciones a la semana; y un 14 % menos tomando una o más porciones al día.

También se encontraron diferencias al ordenar los datos según el sexo de los participantes. La incidencia de FA en mujeres era mucho menor que en hombres independientemente de la dieta, pero el vínculo entre un alto consumo de chocolate y un menor riesgo de sufrir esta arritmia se mantenía incluso después de eliminar el resto de factores estudiados. En el caso de las mujeres, la asociación más fuerte, según el estudio, era de un 21 % menos de riesgo al consumir una ración semanal, mientras que para los hombres era del 23 % tomando entre dos y seis raciones a la semana.

Sin duda las conclusiones de causa y efecto reportadas deben ser tomadas con cautela, individualizando la ingesta del chocolate de modo específico en cada paciente.

Compartir