ALGUNOS CONSEJOS A LOS JÓVENES PINTORES

292
Mujer alcanzando la luna, 1946.

Trabajar con humildad, tener el orgullo de soportar el aislamiento, el silencio, la soledad y sobre todo la dureza del trabajo; no tener prisa; preguntarse de una vez por todas ¿qué es la pintura? y estar seguro de la respuesta; no hay que anteponer ningún valor a los valores plásticos. Un consejo final: todo esto no tiene ningún valor porque lo diga alguien. Cada pintor tiene que descubrirlo por sí mismo y si no es capaz de ello, mejor que se dedique a otra cosa.

Rufino Tamayo

Víctor Alba. “Rufino Tamayo. Los primeros pasos”. Revista Mañana,  junio de 1953.

Compartir