El mundo izquierdo

Rolando Baca Martínez

244

En el pasaje final de Los cuatro músicos de Bremen, cuento popular recopilado por los hermanos Grimm, se narra cómo los ladrones envían al Zurdo a  inspeccionar quién se ha aposentado en la casa  que ellos recién ocupaban, y cómo los animales lo ahuyentan  para que convenza al resto  de no regresar. Dos temas nos interesan en  esta historia: cómo se “encajona” al personaje zurdo y la  creatividad con que éste interpreta el ataque de los “cuatro músicos”: en el cuento  el zurdo es simple, pero también es elocuente su  imaginación.

De entonces a nuestros días la perspectiva sobre los zurdos ha evolucionado un tanto y es de congratularse. Y la idea de hacerlo ahora, en este mes, es que desde 1976 el mundo celebra el 13 de agosto como el Día Internacional de la Zurdera. Esta conmemoración nació como una iniciativa de la organización Lefthanders International, con el fin, primero, de convocar a esa décima parte de la población mundial que es zurda y, segundo, para crear conciencia entre el restante 90 % como un mensaje hacia la tolerancia, aceptación y, por qué no, admiración hacia las personas con predominio corporal izquierdo, ya que por ejemplo, en Estados Unidos, un estudio estadístico reveló que los zurdos con estudios universitarios ganan 15 % más que los diestros en igual condición. No por nada en los tiempos recientes se les ha asociado con la genialidad, sobre todo al relacionarlos con Leonardo da Vinci (pintor, dibujante, inventor, científico, anatomista, gourmet, etc.) y sus contemporáneos renacentistas Miguel Ángel y Rafael, también zurdos como él.

No obstante estos prestigiosos antecedentes, en esta edición se verá cómo se les ha estigmatizado a lo largo del tiempo, lo que incluso se refleja en nuestra habla cotidiana, llena de expresiones que exaltan lo diestro y condenan lo zurdo, y en especial a la oposición entre ambas condiciones. Así tenemos lo mismo frases negativas como “levantarse con el pie izquierdo” o positivas como “ser la mano derecha de alguien”.

En fin, lo invitamos a dar un paseo por el fascinante mundo izquierdo.

Compartir