Maradona: D10S es zurdo

285

Screen Shot 2016-09-01 at 8.38.20 AM

Es el 22 de junio de 1986 y en el Estadio Azteca de la Ciudad de México se juegan los cuartos de final de la Copa Mundial de Futbol. Se trata de un encuentro muy cerrado entre las selecciones de Inglaterra y Argentina, en muchos sentidos más que simbólico porque tan sólo unos pocos años antes las dos naciones habían librado una confrontación bélica por la posesión del archipiélago de las Malvinas o Islas Falkland. Comienza el segundo tiempo y el marcador se encuentra empatado a cero. Diego Armando Maradona comienza a desequilibrar el partido a favor del cuadro albiceleste lanzando al equipo hacia la portería rival. Es el minuto 6 y el astro argentino se planta fuera del área enemiga y da un pase filtrado hacia Jorge Valdano, pero el esférico es interceptado por el defensa inglés Steve Hodge y sale bombeado a la altura del manchón penal. El portero inglés Peter Shilton, mucho más alto que Diego, sale a intentar despejar de puños. Al ir ambos a recuperar el balón, Maradona salta para intentar rematar con la cabeza, la cual va acompañada de su mano izquierda, siendo el puño el que terminará haciendo contacto con la pelota mandándola al fondo de la red inglesa. El árbitro turco Alí Bennaceur lo dio por bueno y desde entonces a ese gol, la polémica no le ha sido ajena, no sólo por la “divina” intervención de la zurda de Maradona, sino porque en el sentir argentino se cobraba así una revancha histórica a los británicos.

Dicho partido también fue célebre por el llamado “Gol del Siglo”, también de la autoría del Pibe Maradona, pues lo consiguió de una forma magistral, en la que como si estuviera bailando un tango sobre la cancha, toma el balón desde la media cancha burlando uno tras otro a cinco jugadores contrarios, para finalmente mandar el balón a la red con la pierna izquierda, en una de las mejores jugadas de todos los tiempos.

Al término del encuentro, Maradona fue cuestionado por los periodistas y ante ellos sentenció que el primer gol lo había conseguido “un poco con la cabeza y un poco con la mano de Dios”. En palabras de Valdano, “Maradona mostró las dos formas de ser del argentino. En el primer gol muestra la trampa, la picardía criolla o la viveza. En el segundo, Maradona corona el partido con una obra de arte. Es la habilidad, la gambeta, la nuestra”.

Años más tarde, al tocar en su autobiografía el tema de aquella jugada, Maradona expresaría: “Qué mano de Dios, ¡fue la mano de Diego! Y fue como robarle la billetera a los ingleses también…”.

Para el célebre escritor uruguayo Mario Benedetti “Aquel gol que le hizo Maradona a los ingleses con la ayuda de la mano divina es, por ahora, la única prueba fiable de la existencia de Dios”… Pero resulta que esa mano divina era zurda.

Compartir